Cómo conseguir estimular la autonomía en niños con déficit de atención

Estimular la autonomía en niños hiperactivos es imprescindible
Foto: ISTOCK Ampliar foto

Educar a un niño no es ninguna tarea sencilla. Esta misión se torna especialmente difícil en aquellos casos en los que el menor presenta algún problema como el déficit de atención. En estas situaciones que se ponen cuesta arriba hay que saber cómo proceder y estimular de la mejor forma al pequeño.

Lo primero que hay que saber en estos casos es que los niños con un trastorno de déficit de atención no tienen una capacidad intelectual menor que el resto. Así lo indica la neuropsicóloga clínica Paloma Méndez de Miguel, del Hospital Quirónsalud San José, que explica que estos alumnos pueden cursar su vida académica de la forma más normal al igual que sus compañeros de clase.

La autonomía en niños con déficit de atención

Que un niño padezca déficit de atención no quiere decir que tenga menos capacidades que sus compañeros, simplemente que necesita ayuda para estimular su autonomía. La doctora Méndez explica que aunque "aparezcan dificultades en los estudios en los pequeños con este desorden neurobiológico" estas se relacionaran con la intensidad del cuadro y no "con la inteligencia de estos, dado que el TDA-H no está vinculado a la capacidad intelectual".

Para conseguir la normalidad escolar en los alumnos con déficit de atención se ha de apostar por herramientas que fomenten su autonomía. Estos son algunos medios con los que ayudar a estos niños:

- Dividir las tareas escolares. A estos niños se les debe dividir sus deberes en pequeños pasos. Con esto se incrementará su persistencia a la hora de resolver las tareas.

- Mejorar la forma de dar órdenes. A estos niños se les deben dar instrucciones claras, cortas y sencillas.

- Los padres deben favorecer el uso y aplicación de autoinstrucciones para fomentar el lenguaje interno como factor importante para dirigir conductas.

- Aumentar la motivación. No hay nada que motive más que una recompensa por el trabajo bien hecho o un halago cuando se consiga algo el éxito para que el sentimiento de competencia los haga seguir adelante.

- Incrementar su reflexibilidad. Tras concluir sus tareas que hagan, hay que permitir digan lo que piensen en voz alta y qué podrían mejorar para favorecer el lenguaje interno como mediador de la conducta.

- No prestar atención. Si el niño ha entendido lo que debe hacer, hay que dejarle actuar con autonomía y confiar en él. Eso sí, los padres deben estar presentes para solucionar cualquier duda del niño si esta surge, pero no para distraer.

- Evitar discusiones y regañinas ya que la atención negativa también es un refuerzo.

 

Objetivo de la autonomía en niños

No hay que olvidar que la misión a la hora de estimular la autonomía en niños no es que simplemente aprueben. El objetivo es que este sea capaz de hacer las cosas por sí mismo, sin que nadie se las recuerde y atreverse con nuevos retos que se les presente en un futuro. Por este motivo los padres deben ser un apoyo, no un sustituto a la hora de resolver los problemas de sus hijos.

Tampoco deben ser un freno y negar a los hijos la posibilidad de actuar por sí mismos. Hay que brindar confianza, siempre que no exista peligro para el niño, para de este modo aumentar los grados de autonomía de los más pequeños de la casa. Por ejemplo quiere vestirse él mismo, primero que se le debe enseñar a hacerlo y explicarle para qué sirve cada prenda para que después repita.

Damián Montero

Te puede interesar:

- Los grados de autonomía de los niños

- 8 claves para que los niños sean autónomos

- Mi hijo juega solo: ¿autonomía o aislamiento?

- Cinco actividades ideales para niños hiperactivos

- 10 claves para convivir con niños hiperactivos

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.