Saltarse la merienda también tiene consecuencias para la salud

La merienda es igual de importante que el resto de comidas diarias.
ISTOCK

Mucho se habla de lo importante que es el desayuno, pero, ¿qué hay del resto de comidas que deben tomarse a lo largo de una jornada? Todas esas ingestas de alimentos también son importantes y saltarse alguna de ellas puede tener repercusiones en la salud de las personas. Incluso prescindir de la merienda, un momento que suele olvidarse al ubicarse en un tramo vespertino.

Pero prescindir de la merienda no es una buena idea. Tal y como explica la Fundación Española de Nutrición en el estudio Anibes, eludir esta comida tiene consecuencias parecidas a las de no realizar un desayuno. Aquellos que no se sientan a media tarde a comer, presentan una mayor probabilidad de padecer obesidad y tener grasa abdominal, incrementándose las posibilidades de desarrollar enfermedades cardíacas.

Acumulación de grasas

Los datos de este estudio desvelan que aquellas personas que eluden una de estas comidas: desayuno o merienda, presentan unos mayores índices de obesidad, con todos los problemas que esto conlleva. Incluso aunque las calorías que ingieren sean las mismas que una persona que cumple con las cinco ingestas de comida recomendadas por los nutricionistas.

¿Cuál es la explicación? El organismo tiende a acumular más grasa para solventar los periodos de ayuno. Aunque las calorías ingeridas sean las mismas, si estas se reparten a lo largo de dos simples comidas, el cuerpo previene la falta de una comida acumulando grasa para poder tener reservas de energía. Pero si se distribuyen esta ingesta de alimentos a lo largo de la jornada, no habrá esta necesidad.

Previa YoutubeCargando el vídeo....

Cinco comidas al día

Todas las comidas, de las cinco recomendadas en una jornada, son igual de importantes. Cumplir con esta rutina ayudará a mantener una buena nutrición. Desde el Ministerio de Sanidad y Consumo se recuerdan los beneficios de respetar esta media decena de ingesta de alimentos a lo largo de día.

Una rutina en la que tampoco es mala idea incluir "comidas intermedias". Pequeñas ingestas de alimentos a media mañana y media tarde son un buen hábito alimenticio. La merienda suele ser a media tarde, es un horario bastante alejado del almuerzo y de la cena lo mismo que el aperitivo de media mañana.

Por lo tanto las comidas intermedias son una buena oportunidad para completar las raciones diarias recomendadas. Para que este aperitivo o pequeña merienda sea equilibrada y te aporte energía se ha de moderar el consumo de alimentos ricos en grasas saturadas y azúcares refinados, como la bollería industrial y los refrescos carbonatados.

Además, estas comidas intermedias adecuadas también ayudan a controlar el sobrepeso. Se tratan de un método eficaz para calmar el apetito y completar la dieta. Para determinar el tipo de alimentos que se deben incluir en tu aperitivo o pequeña merienda, hay que revisar lo que se come en las principales comidas y complementar estos productos con aquello que ha faltado, teniendo en cuenta la pirámide de los alimentos.

Damián Montero

Te puede interesar:

- La merienda: cuida la salud de los niños

- Calendario de frutas y verduras de temporada

- Motivos para desayunar cada mañana

- La relación entre la merienda y el autocontrol

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies