Actualizado 12/09/2020 9:27:18 +00:00 CET

Primera cuenta en redes sociales, los puntos que deben quedar claros

Antes de sumergirse en el universo de las redes sociales hay que conocer varias normas para hacer un uso apropiado y prevenir sus peligros.
Antes de sumergirse en el universo de las redes sociales hay que conocer varias normas para hacer un uso apropiado y prevenir sus peligros. - ISTOCK

Las nuevas tecnologías generan un gran debate dentro del hogar. Por un lado, son una fuente de apoyo en la vida de los jóvenes, garantizando un espacio en el que encontrar información. También se han convertido en espacios en donde se desarrollan interacciones entre personas, un buen ejemplo son las redes sociales, donde se puede desde compartir una charla a través de chat hasta compartir una imagen divertida.

Pero tampoco se puede obviar la responsabilidad que supone la red y el cuidado que hay que mantener a la hora de navegar por la misma y hacer uso de sus herramientas. Si se tiene la edad correcta no hay que cerrarse a que los hijos abran un perfil en redes sociales, lo que sí hay que tener en cuenta son las normas que deben acompañar el uso de estas plataformas para garantizar la seguridad de los menores.

Redes sociales y jóvenes

Desde Internet Segura explican que las redes sociales se han convertido en unas herramientas de comunicación para los jóvenes. Desde estas plataformas online charlan con sus amistades, buscan reconocimiento social, refuerzan sus lazos comunes con el resto de grupos y sirven como instrumento para estar al día de temas que les interesan. En especial a través de los influencers.

La distancia que les ofrece la pantalla puede ofrecerles una sensación de seguridad, por lo que pueden desinhibirse a la hora de compartir determinados mensajes o imágenes, perdiendo en ocasiones el respeto por los demás internautas. Pero nunca hay que olvidarse que al otro lado de la pantalla hay otra persona y que todo lo que se hacen internet perdura.

Tampoco hay que olvidar que una cuenta privada puede volverse pública. Los datos expuestos en estos perfiles son susceptibles de volverse virales a través del resto de seguidores, quienes podrían encargarse de transmitir estas informaciones. La lección más importante en este sentido es no descuidarse y siempre tener en cuenta que internet es la red de redes, cualquier contenido puede transmitirse más allá de lo que se imagina.

Riesgos y normas en redes sociales

Las redes sociales son un espacio complejo, en donde pueden surgir problemas y situaciones de peligro para un menor. El primero es la exposición de información personal, que pueden derivar en situaciones como la suplantación (otra persona usa estos datos para crear un perfil falso y actuar en su nombre), o el grooming (cuando un adulto se hace pasar por un menor para ganarse la confianza de otro y manipularlo para conseguir imágenes o vídeos con la intención e chantajearle).

Otros riesgos que aparecen en internet pueden ser los bulos y fraudes (la difusión de noticias falsas que puede causar una excesiva alarma social), exposición a discursos de odio que promueven ideas negativas o extremistas, generando actitudes intolerantes y violentas), o el contacto con comunidades peligrosas que generen contenidos de riesgo o contacto con personas que promuevan conductas dañinas como desórdenes alimenticios o consumo de sustancias peligrosas.

Ante esta situación no queda otra que aprender a usar las redes sociales con responsabilidad y aprender a interactuar con otros usuarios. El primer paso es saber cuál es la plataforma adecuada para los jóvenes ya que no todas ellas se recomiendan ni son adecuadas para todas las edades. Habrá que tener en cuenta la madurez de los niños a la hora de decidir si es conveniente la apertura de una cuenta.

En cualquier caso, como medidas de seguridad se recomienda establecer el perfil como privado, limitar la visibilidad de las publicaciones a los contactos y poner filtros para recibir mensajes y comentarios de manera que solo sus conocidos puedan hacerlo. Restringir las búsquedas dentro y fuera de la misma red social.

A la hora de administrar las solicitudes de amistad es mejor que los menores solo contacten con personas conocidas, como compañeros de clase, amigos y familiares. Con la ayuda de los adultos se debe ir aprendiendo a identificar aquellas peticiones que pueden suponer un riesgo.

Damián Montero

Te puede interesar:

Ventajas y riesgos de las redes sociales

- El control de los padres en las redes sociales

- Amigos virtuales: las nuevas relaciones personales

Contador