Actualizado 06/06/2021 19:44 CET

Primer baño de tu bebé, ¿cuándo puedes hacerlo?

Todo lo que debes saber sobre el primer baño de tu bebé.
Todo lo que debes saber sobre el primer baño de tu bebé. - ISTOCK

Los hijos nacen sin libro de instrucciones y la llegada de un niño supone la aparición de numerosas preguntas que merece la pena contestar antes de que nazca, todo ello con el fin de ofrecerle el mejor de los cuidados. Si bien el día a día de la crianza brinda grandes lecciones, otras se pueden ir aprendiendo durante el embarazo. Como, por ejemplo, ¿cómo asegurar una correcta higiene a los bebés? ¿Cuál es el mejor momento para empezar a bañarlos?

Y es que una de las imágenes más idílicas en la mente de todo padre es la de compartir el momento del primer baño de su bebé. Sin embargo, tal y como indican desde la Academia Americana de Pediatría, este evento no debe ser tan inmediato como se piensa. Hay que aguardar un poco antes de proceder con esta rutina que sin duda aumenta el vínculo con los hijos. ¿Cuñando hacerlo, cómo hacerlo? Estas son solo algunas de las dudas relacionadas con este tema.

Primer baño del bebé

El primer baño del bebé, según la Organización Mundial de la Salud, debe esperar al menos 24 horas después del nacimiento del niño. Entre los motivos de posponer este tema:

- La temperatura corporal y el nivel de azúcar en sangre. Si el bebé recibe un baño nada más puede llegar a sentir frío y sufrir hipotermia. En algunos casos, incluso, puede desarrollarse una caída del nivel de azúcar en sangre.

- Permitir el vínculo entre madre e hijo e iniciar la lactancia. Retirar al bebé demasiado pronto de su madre supone interrumpir el contacto piel tan piel, que es muy necesario para comenzar a desarrollar el vínculo con el hijo y comenzar a apostar por una lactancia exitosa.

- Piel seca. El vérnix caseoso es una sustancia que recubre la piel del bebé antes del nacimiento y actúa de hidratante natural y ofrece propiedades antibacterianas. Lo adecuado es dejarlo en el recién nacido para evitar que la dermis se reseque, previniendo lesiones.

Baños del bebé

No es necesario bañar a los recién nacidos todos los días ya que no es habitual que transpiren o se ensucien tanto como para precisar esta limpieza tan completa y de manera frecuente. Tres veces por semana es suficiente ya que realizarlo en más ocasiones puede llegar a resecar la dermis. Por otro lado, se recomienda llevar a cabo esta higiene con esponjas hasta que se caiga el muñón del cordón umbilical, lo que suele ocurrir entre una y dos semanas tras el nacimiento.

Para dar un buen baño con esponja:

- Se recomienda tener a mano todos los accesorios necesarios para la limpieza (palangana, esponja, paño, agua).

- Apoyar al bebé sobre una superficie que sea cómoda para ambos, como un cambiador o una mesa firme (en este caso es imprescindible acolchar esta superficie con una manta o toalla). Hay que mantener la mano sobre el niño en todo momento para evitar caídas.

- Comenzar por lavar la cara con un paño húmedo sin jabón y cuidando que no entre agua en ojos ni en boca, luego continuar con el resto del cuerpo.

- Mantener al bebé con una temperatura adecuada. Durante el baño se aconseja envolver al bebé en una toalla seca y descubrirle solo las partes del cuerpo que se estén lavando.

Una vez que la zona umbilical haya cicatrizado, puede comenzarse a meter al bebé en agua. Los primeros baños tendrán que ser delicados y breves. Es posible que el niño proteste un poco, en este caso se aconseja volver a la esponja hasta que esta irritabilidad desaparezca. Como consejos para estos momentos:

- Usar una tina para bebés, de plástico rígido y con una textura o arnés que impida que el niño se deslice.

- Usar la supervisión táctil, teniendo al alcance de la mano toalla y todo lo necesario para el baño del bebé de manera que siempre se pueda sujetar al pequeño.

- Verificar la temperatura del agua, nunca superando los 49º en el caso del agua caliente. Se aconseja, primero abrir el grifo frío y cerrarlo en último lugar.

- Usar jabón con moderación para evitar que se reseque la piel del bebé y siempre un producto suave, con un PH neutro.

- Tras el baño se recomienda secar al bebé inmediatamente, cubriendo su cabeza y cuerpo con una toalla para asegurar una temperatura cálida.

Damián Montero

Te puede interesar:

- Consejos para comprar la mejor bañera para tu bebé

- Consejos para vestir y desvestir a tu bebé

- Cinco bañeras con cambiador baratas

- Principales gastos del bebé y trucos para ahorrar

- Cinco bañeras baratas ideales para tu bebé

Para leer más