Actualizado 04/06/2021 11:54 CET

10 consejos para una educación digital positiva

Archivo - Buenas prácticas para educar en tecnología a los niños
Buenas prácticas para educar en tecnología a los niños - ISTOCK 

Las tecnologías de Internet han alcanzado un interesante protagonismo en este 2021, marcado por la pandemia y por la tendencia a estudiar, teletrabajar y entrenernos en casa a través de los dispositivos móviles. La cuestión en este momento es analizar y mejorar el efecto que esta conexión tiene en las familias.

Evitar que el impacto del uso de la tecnología sea negativo es el objetivo de PantallasAmigas, Twitter y la UNODC, que se han unido para crear el "Decálogo para la Parentalidad Digital Positiva", una guía de pautas para la optimización del modelo de educación digital en familia.

Decálogo para una educación digital positiva en familia

Para apoyar a las familias en la labor de educación y crianza digital proponen las siguientes pautas:

1. Acompaña y comparte momentos de pantalla en familia. Te permite estar presente, aprender y generar vínculos para vencer barreras entre generaciones.

2. Escucha, interésate por lo que hacen, no prejuzgues y empatiza. El mundo ha cambiado mucho, no son como tú con su edad. Trata de comprenderles.

3. Sé influencer en positivo dando buen ejemplo. Aprovecha cada momento para hacer visibles buenas prácticas, conductas y valores.

4. Promueve la utilización consciente y crítica de las tecnologías digitales. Anímales a cuestionar qué, cómo y para qué las usan ayudándoles a encontrar el equilibrio.

5. Estimula los usos alternativos y creativos. Descúbreles nuevas posibilidades de Internet, desarrolla capacidades y despierta inquietudes.

6. Prueba, arriesga, experimenta en primera persona. Es un entorno cambiante lleno de oportunidades que debes explorar.

7. Piensa en cómo mejorar el efecto de las tecnologías en tus hijos e hijas. Observa, identifica mejoras, plantea medidas y mide logros en un proceso de mejora continua.

8. Establece momentos y límites claros para prescindir del móvil. Permite tomar conciencia del uso abusivo y poner en valor la oportunidad de la desconexión.            

9. Mantente al día, busca la información que necesites para ayudar a tu familia. Saber más sobre la nueva red social o el videojuego de moda te da control y genera confianza.

10. Desarrolla habilidades para la vida digital en tus hijos e hijas. Vivir online requiere en especial empatía, pensamiento crítico y gestión de emociones e impulsos.

Jorge Flores, Director de PantallasAmigas, asegura que "procurar el pleno desarrollo y bienestar de nuestros hijos e hijas en el entorno digital requiere presencia y dedicación consciente. Va más a allá de dar pautas de seguridad o privacidad y tiene mucho más que ver con escuchar y compartir para influir. Ahora que las personas adultas tenemos experiencia y herramientas digitales similares a las de las personas menores, tenemos muchas más posibilidades de desarrollar un estilo de parentalidad digital más significativo y positivo".

Las tecnologías digitales en el contexto familiar

La pandemia con sus limitaciones, y muy en particular el confinamiento, han redefinido nuestra relación con las tecnologías de Internet y, en consecuencia, con las demás personas, así como las dinámicas familiares. Un informe del equipo de investigación "EUkids Online Spain" de la Universidad del País Vasco ya revelaba algunas claves antes de esta situación:

- La mayoría de padres y madres (57 %) se consideran usuarios experimentados de Internet y lo llevan usando muchos años.
- Ante los dilemas que se les plantean en la educación digital de sus hijos buscan en primer lugar apoyo en los centros educativos y, en segundo lugar, en familia y amistades.
- Entre las causas más frecuentes de conflictos familiares están, en primera posición, el tiempo que pasan conectados (58 %) y en un nivel intermedio estaría lo que hacen en Internet, con el móvil y otros dispositivos (35 %).

Normas digitales en casa

Según el mismo informe, compartir actividades con sus hijos e hijas (23 %) y animarlos a descubrir y aprender cosas en las redes (27 %) son las estrategias habilitantes menos frecuentemente practicadas por los progenitores. Por otro lado, las normas restrictivas más aplicadas están relacionadas con la privacidad de sus hijos e hijas: el 33 % no les permiten usar la cámara de un ordenador o móvil y el 30% les prohíbe compartir vídeos, fotos o música online.

El seguimiento de las aplicaciones descargadas (35 %) o la monitorización del contenido al que acceden (33 %), están también en el grupo de estrategias aplicadas con más frecuencia por los progenitores, junto con la utilización de programas de control parental de bloqueo o filtrado de contenidos web (35 %) o de seguimiento de sus actividades (29 %).

El estudio también destaca que los hijos e hijas no piden con frecuencia a sus padres consejos sobre cómo actuar (16 %) o ayuda cuando se enfrentan a situaciones online que no pueden manejar (18 %) y solo un 12 % afirma que les hablan de cosas que les molestan online.

Marina Berrio

Te puede interesar:

- Cómo proteger a los hijos de los peligros de internet

- Casi un millón de jóvenes en riesgo de adicción a internet

- Niños y nuevas tecnologías: cómo aprovechar su potencial de aprendizaje

- Internet segura: recíclate con tus hijos

Contador