Actualizado 08/10/2021 13:57 CET

7 consejos para enseñar educación financiera a los niños

Consejos para aprender a utilizar el dinero a los niños
Consejos para aprender a utilizar el dinero a los niños - ISTOCK

Cada vez nos cuesta más ahorrar. Exprimir el sueldo para llegar a fin de mes es una odisea para muchas familias que han visto disminuidos sus ingresos al atravesar en el tiempo una crisis financiera tras otra. Por este motivo, dar a los niños unas pautas de educación financiera empieza a tener una gran relevancia no solo para las familias sino también para los docentes. 

Desde que son pequeños los niños pueden aprender a ahorrar y a mejorar la gestión de los ingresos. Aprender una serie de consejos para llevar unas finanzas saludables y estar preparado para cualquier imprevisto puede ser vital para su futuro. 

7 trucos para enseñar enseñar educación finaciera a los niños

1. Ahorrar desde que comienza el mes

Para tener una buena gestión de las finanzas hay que empezar por guardar dinero para cualquier gasto inesperado o mejor aún, una futura inversión. Una buena forma de hacerlo es disponer de una pequeña cantidad de nuestro salario en el mismo momento en el que se ingresa, transfiriéndolo de forma periódica y contando todos los meses con la misma cantidad de dinero para afrontar los gastos. Así, los ahorros crecerán poco a poco sin casi darse cuenta.

Este plan que funciona con la nómina de los adultos también puede empezar a construirse con la paga mensual o semanal como primer pilar de la educación financiera.

Artículo relacionado:
- Natalia de Santiago: "Para llegar a fin de mes, el mejor aliado es el presupuesto"

2. Evitar el endeudamiento

Pedir préstamos para hacer frente a algún imprevisto puede ser una solución rápida, pero perjudicial a largo plazo, ya que habrá que devolver el dinero con intereses. Es preferible no hacerlo, e incluso ir descartando las deudas existentes para poder comenzar a ahorrar e invertir.

Los niños pueden aprender a no pedir dinero prestado a los padres o a los hermanos porque luego cuesta mucho devolverlo. Es mejor esperar un poco para realizar las compras de lo que necesitamos.

3. Realizar presupuestos

Organizar presupuestos mensuales permite tener en cuenta gastos que a veces se olvidan porque tienen otra periodicidad, como los seguros, que normalmente son anuales. Con el objetivo de evitar sorpresas, la planificación sirve para identificar en qué mes existe un gasto mayor y poder enfrentarlo sin problema.

La planificación en épocas destacadas para los niños como Navidad, verano o la vuelta al cole donde se disparan los gastos es fundamental para los niños. 

4. Buscar rentabilidad

Buscar ampliar la rentabilidad de los activos es una de las formas de mejorar las finanzas. Es decir, intentar que la posesión de alguna propiedad genere ingresos para aumentar los ahorros e inversiones."Nos referimos a que, a la hora de invertir, el dinero trabaje para nosotros. Esto puede suponer ingresos extra que complementen los principales o, incluso, unos ingresos pasivos que, por ejemplo, pueden surgir de recibir dividendos, alquileres..., aunque este último caso está al alcance solo de unos pocos", destaca Victoria Torre, responsable de Oferta Digital de Singular Bank.

Para esto, es importante plantear objetivos de rentabilidad y estudiar qué tipos de inversiones podemos realizar, teniendo en cuenta riesgos y liquidez ya que no significa lo mismo invertir en un negocio consolidado que en una start up, por ejemplo.

Aunque realizar inversiones es un objetivo lejano para niños y adolescentes, los padres pueden plantearse enseñarles la importancia de ser precavido o arriesgar en momentos puntuales.

5. Tener una visión a largo plazo

Para todo lo ya mencionado es necesario contar con una visión a largo plazo: ahorrar, invertir y crear presupuestos son estrategias que deben hacerse con visión a futuro para que las finanzas mejoren. Es importante no ir con prisa y tener en cuenta que a largo plazo el interés compuesto se volverá a favor y si la inversión ha sido acertada, puede ser conveniente seguir en ella para que siga creciendo.

Ahorrar el dinero de los cumpleaños o de la Primera Comunión para pagar los estudios en el futuro es tener visión a largo plazo.

6. Evitar el consumismo

Las buenas finanzas son aquellas que evitan caer en compras innecesarias de cosas que muchas veces incluso no se usan. Procurar no caer en estas compras por impulso es un pilar clave para el buen manejo del dinero.

"El consumismo está ligado en muchos casos a épocas determinadas del año, como la Navidad, o a promociones comerciales, como el Black Friday. Para evitarlo o controlarlo, está la planificación, además del control de las emociones", recomiendan desde Singular Bank.

7. Formarse y asesorarse

Para mejorar las finanzas hay que saber cómo. Si bien mucha información puede ser accesible y se puede poner en práctica de forma autodidacta, a veces resultará necesario contar con el asesoramiento de un experto.

Los especialistas pueden ayudar a adquirir productos de inversión sofisticados para los cuales se requiere cierto conocimiento y, también, a gestionar asuntos como sucesiones o construcción de patrimonio de forma que estas tengan la mayor rentabilidad posible.

Marina Berrio
Asesoramiento: Victoria Torre, responsable de Oferta Digital de Singular Bank

Te puede interesar:

- Cómo hablar a tus hijos de dinero

- 5 consejos para que los niños aprendan a ahorrar y a valorar el dinero

- El dinero, educar en valores

El valor del dinero y los niños

Contador