Actualizado 18/01/2021 11:55 CET

6 ideas para ahorrar en familia enseñando educación financiera

Ideas para enseñar educación financiera a tus hijos
Ideas para enseñar educación financiera a tus hijos - ISTOCK

La educación financiera ha ido tomando relevancia en los últimos años como pilar fundamental para lograr una sociedad más libre y próspera. Sin duda, la familia se ha convertido en un núcleo fundamental para fomentar la educación financiera desde los niños hasta los más mayores, pasando por los jóvenes.

Sin embargo, para los padres la educación financiera es un tema muy novedoso y muchos se preguntan qué pueden hacer más allá de enseñar a sus hijos el valor del dinero y lo que cuesta ganarlo.

Para ayudarnos en esta tarea, el departamento de Educación Financiera de EFPA España ha elaborado un documento que recoge algunas claves para fomentar la educación financiera en familia y mejorar la economía doméstica.

Cómo enseñar educación financiera en familia

1. Elabora en familia un presupuesto mensual de gastos e ingresos

En general, todas las familias tenemos unos gastos fijos mensuales (facturas de agua, luz, gas, telefonía, gasto en supermercado, colegios...) y cuentan con unos ingresos fijos o mínimamente variables que nos permiten ser medianamente previsores. Para que la balanza de gastos no supere a los ingresos, lo mejor es elaborar un presupuesto en familia para definir cuánto nos vamos a gastar, teniendo en cuenta también los gastos variables que van a surgir cada mes, y reservar una partida para gastos extraordinarios y otra para el ahorro mensual.

Artículo relacionado:
- Natalia de Santiago: "Para llegar a fin de mes, el mejor aliado es el presupuesto"

2. Enseña cómo ahorrar a los más pequeños del hogar

Es importante que los niños sepan cuál es el valor del dinero y aprendan a valorar el esfuerzo que conlleva conseguirlo. Lo ideal es darles una paga semanal o mensual, para que desde pequeños aprendan a ahorrar, sepan distribuir su economía y se den cuenta de que el dinero es limitado. Los juegos son la manera más idónea para que sepan la diferencia entre los billetes y las monedas.

3. Marca unos objetivos financieros para cada miembro de la familia

Todos y cada uno de los miembros de la familia tienen unos intereses y necesidades particulares a la hora de gastar dinero y ahorrar. En el caso de los niños, podemos enseñarles a ahorrar estableciendo como objetivo la compra de un juguete que les guste, con esta opción se darán cuenta de que todo esfuerzo tiene una recompensa. En el caso de los adolescentes, también es fundamental que entiendan la importancia del esfuerzo para conseguir el dinero y la importancia del valor del mismo. Por ejemplo, si quieren comprar unas zapatillas de marca o un videojuego, tienen que saber que su valor está por encima de ser una necesidad básica, por ello, tendrán que aprender a ahorrar una parte de su paga para este fin. Para los adultos, es importante ir revisando con una cierta periodicidad si estos objetivos financieros se están cumpliendo.

4. Crea un fondo familiar de emergencia

Unos de los principales objetivos para llegar a final de mes es tener cubiertos aquellos imprevistos que puedan desmontarnos nuestra planificación financiera. Por esta razón, será importante destinar una partida de nuestros ingresos mensuales, en función de nuestra capacidad económica, a la creación de un fondo de emergencia y así hacer frente a esos gastos extraordinarios. ¿Cuál podría ser la cantidad adecuada? La recomendación mínima debería ser de 6 a 12 meses de nuestros ingresos netos.

5. Ten especial cuidado con las comisiones e intereses de algunos productos

Cuando contratamos determinados productos y servicios, siempre debemos tener en cuenta que, según su uso, pueden conllevar comisiones o el pago de intereses, en algunos casos como las tarjetas de crédito que, si fraccionemos la compra, puede provocar un gasto mensual añadido. También debemos tener en cuenta el periodo de vigencia obligatorio de determinados servicios o productos financieros, que nos pueden atar de una forma innecesaria durante un amplio periodo de tiempo. Además, los retrasos en el día de pago de determinadas partidas pueden provocar incrementos en las cantidades a pagar y diezmar nuestra capacidad de ahorro.

6. Repasa tu planificación financiera con un asesor financiero

Para optimizar mejor nuestros recursos económicos resulta fundamental solicitar una cita con un asesor financiero cualificado que resuelva todas las dudas sobre nuestras finanzas: los productos financieros más adecuados, dudas sobre la obtención de préstamos o hipotecas, la mejor forma de ahorrar para la jubilación... Con nuestro asesor, podremos trazar la mejor estrategia en el largo plazo, teniendo en cuenta nuestros objetivos personales, el horizonte temporal y otros factores personales.

Marina Berrio
Asesoramiento: EFPA España

Te puede interesar:

- Cómo hablar a tus hijos de dinero

- 5 consejos para que los niños aprendan a ahorrar y a valorar el dinero

- El dinero, educar en valores

El valor del dinero y los niños