4 beneficios de los videojuegos para los niños

Beneficios de los videojuegos para los niños
Foto: THINKSTOCK Ampliar foto
correo

Diversos estudios han comprobado que los videojuegos contribuyen y afectan el desarrollo del individuo, y como los niños empiezan a usarlos de forma lúdica desde que son pequeños, es importante que los padres tengan conocimiento de los aspectos positivos o beneficios de los videojuegos para los niños que pueden afectar al desarrollo psicológico y cognitivo del niño.

4 cualidades de los videojuegos que benefician el desarrollo de los niños

1.   Múltiples niveles de dificultad. La posibilidad de establecer niveles de pericia permite que el niño empiece con una modalidad abierta para "explorar". Conforme va dominando el videojuego, él podrá ir subiendo a su paso a un nivel de más desafío para él.

2.   Oportunidades para tomar decisiones. Busca juegos y actividades que le den a tu hijo la oportunidad de expresar sus preferencias e intereses, en vez de que tengan todo prefijado por el software. La libertad de elegir un color o a un personaje al principio del juego - así como la oportunidad de hacer otras elecciones a lo largo del mismo - desarrollará el carácter independiente del niño y su sentido de estar en control de algo.

3.   Múltiples jugadores a la vez. El hecho de realizar un juego de computadora o un programa con alguien más - ya sea con otro niño o tal vez con vosotros --le brinda a tu hijo la oportunidad de hablar sobre lo que está aprendiendo y descubriendo. Estas conversaciones constituyen una buena manera de averiguar lo que él experimenta. Es posible que te sorprenda: puede que lo que veis que hace tu hijo sea diferente de lo que él piensa que está haciendo.

4.   Ausencia de estereotipos y violencia. Es posible que algunas actividades inserten ciertos sesgos sexuales y culturales sutiles. La voz de un personaje, por ejemplo, puede vincularlo a un cierto acento relacionado con un comportamiento negativo. Lee las reseñas en línea o alquila los juegos antes comprar. Evita los juegos cuyos personajes recurren a la violencia para resolver conflictos.

Beneficios de los videojuegos para los niños

Sabemos que cuando el niño juega, éste se desarrolla integralmente a nivel biopsicológico, físico y social (Garaigordobil, 1990). Igualmente, se ha comprobado que cuando el niño juega con videojuegos desarrolla habilidades y destrezas propias de la psicología social que inciden el proceso enseñanza-aprendizaje, entre las que destacan las siguientes:

a.   Su capacidad para emplear símbolos aumenta, ya que por medio de estos juegos, puede representar diferentes fenómenos, analizar sus experiencias conscientes, planear, imaginar y actuar de manera previsora.

b.   El jugador, utiliza sus procesos de autorregulación de tal manera que puede controlar, seleccionar y organizar las influencias externas de modo que no se limita a reaccionar ante las situaciones lúdicas que tiene durante el juego.

c.   El jugador interactúa con el entorno, de forma que durante el juego la persona maneja las riendas de la situación y establece los límites de su autonomía.

d.   La motivación y estimulación visual y auditiva de los videojuegos permite al jugador la resolución de diferentes niveles de problemas y dificultades, con lo cual se obtiene el dominio de habilidades y destrezas propias de la tecnología.

Recomendaciones para padres y el uso de videojuegos

Si bien es cierto que existen videojuegos agresivos, también es importante señalar la existencia de videojuegos inofensivos para el jugador, y por tanto no resulta conveniente etiquetar a los videojuegos como elementos dañinos, todo depende de los videojuegos que adquirimos y que proporcionamos al niño.

a.   Es importante que se conozca el contenido de los videojuegos que se adquiere así como sus instrucciones, lo que nos ayudará a elegir aquellos videojuegos más apropiados para cada edad.
b.   Es recomendable que los videojuegos no sean sexistas, violentos o racistas.
c.   Fomentar el uso de videojuegos que permitan la participación de más de un jugador.
d.   Limitar el tiempo del uso de los videojuegos. Es recomendable que se juegue entre 30 a 60 minutos por día, dependiendo de la edad del niño.
e.   No olvidemos que el juego y sus recursos deben variar, por lo tanto el adulto procurará que el niño diversifique el juego y sus objetos de juego.
f.   Se debe procurar que los padres y maestros se involucren durante el juego, de tal manera que sean coparticipes en esta actividad.

Dr. Francisco Javier Lavilla Royo. Especialista en Nefrología. Servicio de Nefrología de la Clínica Universitaria de Navarra.

Te puede interesar:

- Videojuegos: educar jugando

- 5 claves para explicar la violencia en el mundo a los niños

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.