La importancia de la leche en la dieta de la embarazada

La importancia de la leche en la dieta de la embarazada
ISTOCK

Leche y embarazo son un binomio inseparable, no solo porque este será el primer alimento que tomará el bebé durante sus primeros meses. Esta bebida rica en calcio también se recomienda para las gestantes durante este proceso que suele durar, de media, unos nueve meses. De 2 a 3 raciones con ingredientes que incorporen un derivado lácteo es lo que se aconseja según el estudio publicado en la revista Advances in Nutrition.

Un estudio elaborado por el Departamento de Ciencias Farmacéuticas y de la Salud de la Universidad CEU San Pablo, María Achón, Natalia Úbeda, Ángela García-González, Teresa Partearroyo y Gregorio Varela-Moreiras. La finalidad de este trabajo no fue otra que la de analizar el efecto de la leche en el embarazo y en el correcto desarrollo de la gestación.

De 2 a 3 raciones

De los distintos grupos de control que formaron parte de esta investigación destacó aquel en el que las futuras madres habían seguido la recomendación de tomar de 2 a 3 raciones de lácteos al día durante el embarazo. En estos casos los hijos presentaban unos mejore resultados en índices como el peso y la longitud del feto, la longitud del fémur fetal, la circunferencia de la cabeza, el aumento de peso gestacional.

También se redujeron los partos prematuros y el valor nutricional de la leche materna que se ofrecía al niño una vez que este había nacido. Un trabajo en el que también se tuvieron en cuenta los resultados de otras investigaciones previas y que abren la puerta a nuevas vías de investigaciones que sigan apoyando la inclusión de lácteos en la dieta de las embarazadas.

Y es que tal y como indican los líderes de esta investigación "el embarazo y la lactancia se consideran períodos críticos en la vida de una mujer. Por lo tanto, la dieta materna debe proporcionar suficiente energía y nutrientes para satisfacer los requisitos más altos de lo habitual de la madre, así como las necesidades del feto en crecimiento".

La dieta en el embarazo

Tal y como indican los responsables de esta investigación laa dieta materna debe permitir que la madre proporcione las reservas de nutrientes necesarios para un desarrollo fetal adecuado, y una buena salud y calidad de vida en la infancia y después en la edad adulta. Entre los grupos de alimentos y bebidas, la leche y los productos lácteos pueden desempeñar un papel muy importante en el logro de estos objetivos debido a su alta densidad de nutrientes y biodisponibilidad, así como a su disponibilidad y consumo generalizado.

Otros de los productos que deben estar presentes en la dieta de la madre son:

- Verduras y frutas en cada comida, por las vitaminas, minerales y fibras, indispensables para tu dinamismo.

- Féculas, en forma de pasta, arroz, pan integral, legumbres o cereales, por la energía que aportan. Consumir en cada comida en pequeñas cantidades.

- Proteínas. 2 porciones/día de carne, pescado o huevos.

- Tres o cuatro porciones/día de queso, leche, yogur y queso blanco, ya que contienen calcio, que va bien para tus huesos y los de tu hijo.

- Materias grasas de origen variado, ya que algunas de ellas aportan Omega 3 y Omega 6, indispensables para el desarrollo neurológico del bebé, y también aportan otras vitaminas importantes como la A y la D.

- Frutos secos, como higos, almendras o nueces, por su aporte de magnesio.

- Beber como mínimo 1,5 litros de agua al día.

Damián Montero

Te puede interesar:

- Alimentación en el embarazo

- Dieta inteligente en el embarazo

- La importancia del calcio en el embarazo

- Embarazos de riesgo por peso inadecuado

Para leer más

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.