Actualizado 28/08/2014 10:42:04 +00:00 CET

La preeclampsia: qué es, causas y síntomas

La preeclampsia
Foto: THINKSTOCK Ampliar foto

La preeclampsia es un trastorno que afecta alrededor del cinco por ciento de las mujeres embarazadas. Suele aparecer con más intensidad a partir de la semana 20 de embarazo y va acompañada por los siguientes síntomas: presión arterial alta, hinchazón que no se va, y grandes cantidades de proteínas en la orina.


La preeclampsia provoca la inutilización de la función de la placenta al no permitir que al feto le lleguen los nutrientes y el oxígeno necesario para su correcto desarrollo. Esta carencia puede provocar que el bebé tenga un peso muy bajo al nacer, entre otras complicaciones.

Sólo en las situaciones de preeclampsia grave existen riesgos tanto para la madre como para el feto, por ello, su detención precoz permite que hoy en día la mayoría de las embarazadas que la padecen finalmente den a luz a un hijo saludable.

Clasificación de la preeclampsia

Preeclampsia grave, cuando las tensiones arteriales son mayores o iguales a 160 mm de Hg y diastólicas mayores o iguales a 110 mm de Hg. En el caso de las proteínas en la orina, debe de tener en 24 horas una cifra mayor o igual a 2 gramos y /o presentar alteraciones visuales, gran disminución en el volumen de orina, crecimiento intrauterino retardado, plaquetas maternas bajas...

Causas de la preeclampsia

Aún no se sabe con exactitud las causas exactas que provocan la preclampsia, peros si hay ciertos factores que provocan ésta complicación en el embarazo y que convierten a la madre en una paciente de riesgo:

- Alteración genética.

- Un trastorno autoinmune.

- Problemas vasculares.

- Dieta inapropiada.

Factores que aumentan el riesgo de preeclampsia

- Primer embarazo de la mujer.

- Tener un embarazo múltiple.

- Tener más de 35 años de edad.

- Padecer obesidad o antecedentes de diabetes.

- Presentar hipertensión arterial o de alguna enfermedad renal.

¿Qué efectos tiene la preeclampsia?

- Dolor abdominal, debajo de las costillas y en gran medida en el lado derecho. A veces, lo podemos confundir con acidez.

- No orinar con la frecuencia necesaria.

- Náuseas y vómitos excesitos.

- Cambios en la visión como auras, fotosensibilidad o visión borrosa.

¿Cómo tratar la preeclampsia?

Sólo desaparecerá por completo tras el parto, y por tanto, está indicado finalizar la gestación a partir de la semana 37. En general, para la paciente con preeclampsia se le recomienda un reposo relativo y una dieta normocalórica, normoprotéica y normosódica.

Dr. Juan Luna. Jefe de Servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital La Milagrosa de Madrid.