Actualizado 13/02/2021 19:15 CET

Los riesgos de un embarazo en época de pandemia y cómo evitarlos

El embarazo durante la pandemia tuvo todas estas consecuencias.
El embarazo durante la pandemia tuvo todas estas consecuencias. - ISTOCK

La pandemia ha causado que nuestra preocupación por la salud se incremente. En especial en momentos tan comprometidos como el embarazo, etapa durante la que tanto la madre como el hijo deben extremar las precauciones con el fin de asegurar su bienestar. ¿Cómo ha sido la gestación de tantas mujeres durante este casi año en el que e coronavirus se ha instalado entre nosotros?

Una investigación de la Universidad de Granada (UGR) ha analizado los efectos psicológicos que ha tenido la pandemia tanto en el embarazo como en postparto. Un trabajo en el que se hace latente que el estrés ha sido un compañero habitual de muchas mujeres lactantes en estos nueve meses. Situación a la que hay que añadir un empobrecimiento de los cuidados recibidos.

Embarazo en tiempos del coronavirus

Los datos de este trabajo señalan que las variables psicológicas relacionadas con la pandemia se han hecho notar en las embarazadas. De esta forma, se ha contribuido a empeorar su ansiedad y se han detectado más casos de depresión en este grupo de la población. Además, hay que sumar el estrés general que estos meses generan, así como las preocupaciones del periodo de gestación.

Estrés y preocupación por el desarrollo el embarazo en mitad de una pandemia, han sido las manifestaciones más claras de esta ansiedad, al que hay que sumar el miedo al contagio o a sentirse sola, o dormir mal. Todas ellas han sido las variables más vistas en lo que se refiere a la problemática ansiosa y depresiva.

"Hemos vivido situaciones muy estresantes, tristes y ansiosas debido a la pandemia que estamos sufriendo. Desde que se decretó el estado de alarma en nuestro país, miles de personas han tenido que enfrentarse a una nueva forma de vida que no conocíamos. Esta situación, en concreto, ha afectado a las mujeres embarazadas, las cuales han visto cómo aumentaban sus miedos a contagiarse, por la posible transmisión al feto", explica el autor principal de este trabajo, Borja Romero González, investigador del departamento de Personalidad, Evaluación y Tratamiento Psicológico de la UGR.

Efectos más allá de la ansiedad

Este trabajo no solo analizó la presencia del estrés en las embarazadas durante el confinamiento, también revisó otros elementos en las 131 mujeres gestantes que participaron en la investigación. Además de las variables psicológicas ya señaladas, los autores también analizaron las variables del confinamiento, que estaban constituidas por el tipo de vivienda en el que pasaron estos meses, si siguieron una dieta equilibrada o la frecuencia de videollamada a familiares y amigos.

Además, en un segundo estudio se compararon los niveles de satisfacción con el parto y depresión posparto en mujeres que dieron a luz antes y durante la pandemia. Los principales resultados mostraron que aquellas mujeres que dieron a luz durante la pandemia reportaban haber sentido mayor estrés en el proceso de parto, y calificaron como peores la calidad de los cuidados recibidos. Asimismo, existió además casi un 15% más de mujeres que desarrollaron síntomas de depresión posparto tras haber dado a luz durante la pandemia.

Combatir esta situación

Como se ha dicho, el embarazo es una etapa en la que hay que extremar la precaución, no solo por la salud física sino también por la mental. Estos son algunos consejos para evitar mayores problemas en este sentido y combatir el estrés:

- Tomarse descansos de la actualidad informativa para no vivir en constante preocupación por la evolución del virus y vivir en vilo ante el ascenso o descenso de casos.

- Cuidar el cuerpo. En la medida de lo posible, hacer ejercicio en casa. Se puede consultar por vía telefónica con el obstetra para conocer recomendaciones acordes con el estado de la mujer y el momento de la gestación en la que se encuentra.

- Tiempo de relajación. Ya sea para leer, o para ver una película, siempre hay que encontrar un hueco para que la madre desconecte a través de una de sus actividades favoritas.

- Comunicación. La madre debe comunicar sus sentimientos con las personas queridas en su entorno para transmitirle su estado anímico en todo momento.

Damián Montero

Te puede interesar:

- Psicología para padres en la cuarentena

- Coronavirus, ¡crece la psicosis!

- Neumonía o pulmonía, claves para prevenir y tratar

- Reducir el uso de antibióticos aumenta la defensas

- Los virus causan el 90% de las infecciones infantiles y no necesitan antibióticos

Contador