Actualizado 10/08/2020 13:10 CET

Psicología para padres en la cuarentena

¿Sientes Que El Confinaniento Te Está Volviendo Loco?
¿Sientes que el confinamiento te está volviendo loco? - ISTOCK

Gestionar a nivel psicológico la situación de cuarentena que estamos atravesando a consecuencia de la crisis sanitaria y social causada por el Covid-19 es muy complicado, y más cuando debe hacerse con niños a nuestro cargo.

¿Hay dias que piensas que esto es una locura? Sabemos que en casa debemos actuar con ellos como si estuviesen en el colegio: establecer rutinas y horarios, así como realizar ciertos ejercicios y tareas. Sin embargo, ¿cómo podemos actuar en consecuencia para atenderles a ellos sin olvidarnos de nosotros mismos? Estos consejos de psicología para padres en la cuarentena te pueden ayudar.

Es normal que los niños experimenten diferentes emociones ante el cierre de su colegio. Al principio, pueden sentirse contentos por estar 30 días sin clase, pero ese sentimiento puede tornar tarde o temprano en tristeza por no ver a sus amigos o no poder jugar con ellos. A esto, se le suma además la preocupación causada por los cambios de rutina y la incertidumbre ante no saber cuándo acabará esta situación, lo que genera cierto agobio y ansiedad que pueden verse reflejados en conductas de enfado o renegación.

¿Cómo debemos hablar con los niños sobre el coronavirus?

Ante esta confluencia de sentimientos, es primordial que los niños entiendan, en la medida de lo posible, lo que está sucediendo. Es necesario explicarles con la mayor naturalidad posible por qué no van al colegio y por qué hemos cambiado y alterado nuestras rutinas, por qué no podemos salir a la calle o ver a nuestros amigos y familiares como solemos hacer habitualmente.

Para ello, es conveniente explicarles de forma clara qué es el coronavirus y cuáles son sus consecuencias. Por suerte, los niños apenas padecen la enfermedad, pero sí que son potentes transmisores del patógeno, por lo que no debemos mentirles, pero tampoco alarmarles. Deberemos procurar usar un lenguaje adaptado a la edad del menor y aprovechar para insistir sobre la importancia de la higiene y la responsabilidad individual.

Algunas recomendaciones a la hora de hablar con los niños sobre el coronavirus son las siguientes:

- No debemos esperar a que los niños pregunten, sino hablarlo directamente con ellos para evitar que recurran a argumentos fantasiosos que compensen la falta de información.

- Ser sinceros en cuanto a que se trata de un virus peligroso porque se contagia con facilidad y debemos protegernos: lavarnos las manos con mucha frecuencia, toser hacía la parte interna del brazo, evitar tocarnos la cara, etc.

- Informar de que la mayoría de los casos se recuperan, pero que los mayores deben cuidarse mucho del virus porque corren un peligro mayor.

- Evitar hacer referencia a las personas que están muy enfermas o han fallecido.

- Dar seguridad y confianza informándoles de que hay muchos profesionales sanitarios para curar, entender el virus, reducir sus riesgos y encontrar una vacuna.

- Hablar con frecuencia sobre el tema pero sin saturarles con demasiada información. Normalizar que se hable sobre ello sin que sea un tema tabú.

- Usar dibujos o representaciones gráficas sencillas para explicar cómo se produce el contagio. Por ejemplo, que nació en China, que le gusta mucho viajar, y que de momento, Italia y España son dos países que le gustan mucho.

¿Cómo ayudarlos a canalizar los sentimientos generados?

Una vez se haya explicado con naturalidad la situación, es importante que les dejemos compartir pensamientos y sentimientos. Debemos incitarles a hacerlo atendiendo a preguntas e inquietudes ante la situación, dejándoles que se expresen con total libertad. Es importante que comprendan que estamos de su lado y que esto es solo cuestión de tiempo.

Aunque los colegios estén cerrados, es el momento de continuar aprendiendo en casa, pues ya llegará el momento de volver a la escuela. De este modo, debemos hacerles comprender que también puede ser emocionante aprender cosas desde casa. Aunque esto será diferente para cada familia, se trata de encontrar la rutina de aprendizaje que más funcione en cada caso. Es el momento de intentar ser pacientes y comprensivos los unos con los otros, hasta que podamos adaptarnos a las nuevas rutinas, lo cual puede llevarnos días o, incluso, algunas semanas.

¿Cómo podemos adaptarnos a las nuevas rutinas?

Lo más probable es que los niños tengan trabajo que hacer gracias a las indicaciones que habremos recibido por parte de su centro de estudios: clases online, ejercicios, lecturas, repaso de lecciones, etc. Sin embargo, aunque estemos en casa para atenderles con sus dudas, en muchas ocasiones también tenemos que teletrabajar, por lo que, nos vemos igualmente en la tesitura de tener que conciliar ambas tareas: trabajar y estar pendientes de nuestros hijos. Ante esta situación, debemos saber atenderles, pero también poner límites a las interrupciones, ya que acudirán a contarnos todo aquello que necesiten.

Para los más pequeños, lo aconsejable es usar relojes que indiquen en qué momento pueden acudir a nosotros y, en qué momento deben concentrarse en su tarea para intentar resolver dudas por ellos mismos. Si queremos que se distraigan, debemos darles cierta autonomía, lo que conseguiremos programándoles las tareas. Lo más recomendable es establecer toda la secuencia de actividades al completo, de modo que el propio niño pueda empezar y terminar cada actividad de manera autónoma. Una vez finalizada toda la secuencia, sí que podrá enseñársela a los padres.

Igualmente, en el caso de los niños de menos edad, se recomienda que la duración de las actividades sea corta, de unos 15 minutos por tarea. Estas tareas pueden ser: pintar, recortar o jugar, entre otras.

En el caso de niños más mayores, además de las tareas escolares, es recomendable que aprovechen para realizar otras tareas de casa; como ordenar su habitación, poner la mesa... Debemos ayudarles a diseñar su propia planificación sin olvidarnos de los descansos y evitando el uso excesivo de la tecnología y del sofá.

Ana Ciruelos y Natalia Guijarro. Psicólogas de TEMS, The English Montessori School

Te puede interesar:

- Xusa Serra: "9 de cada 10 niños no se despide de su ser querido, y esto aumenta los trastornos mentales en el futuro"

- 30 días sin clase por el coronavirus, ¿qué hacemos en casa con los niños?

- Alarma sanitaria, ¿qué deben saber los padres sobre el coronavirus? Los pediatras hablan

- Entrevista a la psicóloga Mercedes Bermejo: "Los niños no son adultos en miniatura, hay que adaptar la información"

- Planes con niños para un fin de semana en casa

- Cómo explicamos... el coronavirus a los niños