Actualizado 20/05/2022 08:20

Lorena Metaute: "Todas las personas vivimos una vida inspiradora que merece ser contada"

Archivo - Entrevista a Lorena Metaute, periodista de familia
Entrevista a Lorena Metaute, periodista de familia - UMAMIBRANDS 

Casi todos conocemos nuestra historia familiar a través de lo que nos han contado nuestros mayores y gran parte de ella se ha ido perdiendo de generación en generación. Si todo este legado se hubiera conservado por escrito, hoy podríamos disfrutar de nuestra memoria histórica familiar.

¿Imaginas que te regalan un libro donde leer tu historia familiar? Esta es la idea de los libros de familia que realiza la periodista de familia Lorena Metaute, quien elabora los contenidos en colaboración con los familiares. El libro incluye un retrato escrito, un reportaje o entrevista, y curiosidades que ayudan a definir a la persona protagonista.

De este modo, podemos retratar a un protagonista a través de su biografía, conservar la historia del conjunto de la familia, relatar episodios destacados como el año en que se celebra una boda, los primeros doce meses de un hijo, la experiencia universitaria...

El legado de los libros de familia

¿Cómo te convertiste en una periodista de familia?
Uniendo dos conceptos que me representan muchísimo y forman parte de quien soy. Por una parte, soy periodista de formación. He estado más de quince años trabajando en medios de comunicación. Hacía entrevistas a muchísimas personas. Me di cuenta de que todas las personas vivimos una vida inspiradora que merece ser contada a su familia. Y me parecía injusto que solo unos cuantos pudieran vivir la experiencia de que una periodista se fijara en ti, te hiciera preguntas, escuchara todas tus vivencias y después sentir el subidón de leer sobre ti en el periódico. Muchas personas, cuando leían la entrevista o el reportaje, me llamaban y me decían "qué fuerte, no parece que sea yo de quien estás hablando". Era un chute de autoestima, de empoderamiento y de reconocimiento para ellas. Y pensé: "esto no puede dejarse solo para unos cuantos. Todo el mundo tiene derecho a vivir esta experiencia y a ser reconocido y autoreconocido". Por otra parte, toda la vida he tenido la obsesión de preguntarme qué pasará cuando mis abuelos fallezcan. "¿Qué pasará con toda la historia que ellos saben de mi familia?". Salvo que alguien lo haya preguntado antes y conservado por escrito, suele pasar que cuando mueren los abuelos, se pierde la historia familiar, que es como decir que se pierde una parte de nuestra propia identidad.

¿Qué fue lo que te inspiró para empezar a escribir libros familiares?
Recuerdo que cuando aprendí a escribir en casa de mis abuelos, donde me crié, se me abrió el cielo, porque podía ir escribiendo mis cosas, mis cuentos, mis diarios y las entrevistas que les hacía a ellos. Más recientemente, tuve una empresa de organización de eventos en la que, para organizar el look and feel de las bodas (diseño gráfico, ambientación, flores...), hacía una entrevista a los novios y un dosier con los momentos importantes de la pareja y su historia. Las parejas me pedían después que les entregara este dosier porque querían conservar su historia. De ahí nació el corresponsal de boda, que es una aplicación del concepto de periodismo a la familia. Yo vivo muchas vidas gracias a todas las personas que me explican la suya.

Para mí la familia es la fuente de información por excelencia. Es donde están las respuestas a todas las preguntas que nos hacemos.

Te defines a ti misma como corresponsal de familia, ¿qué es para ti exactamente un corresponsal de familia, qué hace y qué tipo de crónicas escribes en esta categoría?
En este momento no me defino exactamente como corresponsal de familia, sino como periodista de familia. Aunque puedo ser corresponsal puntualmente, si por ejemplo me contratan para hacer el libro de la historia de amor de una pareja que se va a casar o que va a tener cualquier celebración, y voy el día de la boda a entrevistarles a ellos y a los invitados. En ese caso sería un viaje puntual para recoger un evento puntual, como una corresponsalía o enviada especial de un medio de comunicación. Lo que hace una periodista de familia es entrar en el seno de la familia, ya sea en un evento especial o en su día a día. Y ahí observar las dinámicas, las relaciones, preguntar por la historia, generar lazos, relacionar y explicar lo que ve y lo que siente procurando ser objetiva, porque no existe una sola realidad.

¿Cómo trabajas, cómo es tu proceso creativo?
Todo lo que creo está basado en hechos reales. Por ejemplo, la primera Caja Conversación que nació fue la del padre, es un libro-guía para tener esa conversación de más de cinco minutos que tu padre está esperando y además para poder conservar por escrito sus respuestas y, por tanto, la historia de ambos. Esto surgió en un momento en el que yo tenía que tomar una decisión importante, que era dejar mi trabajo por cuenta ajena de muchos años y empezar con mi empresa de periodismo de familia, escritura y vínculo. Decidí hablar con mi padre sabiendo que el padre representa la energía de la estructura, el sol que te ilumina, te fortalece, te empodera, te impulsa a crecer y te ayuda a tomar decisiones, sobre todo las ligadas a lo material. Tuve conversaciones con mi padre sobre su vida, que me sirvieron también para entender muchos de mis miedos y muchas de mis aspiraciones. Conociéndole a él, pude identificarme mejor a mí. Me ayudó muchísimo conocer quién había detrás de él, ese hombre, ese joven, ese niño, ese adolescente, ese novio, ese marido. Me ayudó tantísimo que pensé que no podía quedarme aquello para mí, y después de un periodo de investigación y prueba, creé las Cajas Conversación. Saber hacer las preguntas para obtener información de valor te ayuda a tomar decisiones, y para mí la familia es la mayor fuente de información. Con los libros de familia, por ejemplo, mi proceso creativo se nutre de entrevistas. Lo que me inspira es escuchar primero. Después de ingerir la información, la dejo un tiempo que se aposente. Al final, lo que recuerdas pasados unos días de ese encuentro es lo que tienes que escribir después. Lo importante es saber lo que tienes que redactar. Cuando, al final, me pongo a escribir, siempre tengo un ritual: enciendo una vela y pongo la intención de que aquello que voy a escribir sea para el mayor bien de las personas que lo van a recibir. Entonces canalizo y escribo lo que venga. Soy muy de escribir a mano. Cuando hago un libro o un about (sobre mí) de una web o el dosier tras una sesión de desbloqueo creativo, siempre utilizo mi rollo de papel, lo extiendo sobre la mesa y escribo a lo grande: hago un esquema, destaco palabras importantes y plasmo todo lo que tengo en la cabeza. Y después lo desarrollo. Cuando acompaño a otras mujeres en la escritura de libros basados en su biografía, lo que hacemos los primeros 21 días es básicamente estructurar todo, y esto aporta la claridad necesaria para poder escribir posteriormente. Además, cualquier paseo por el campo me puede inspirar. La naturaleza me inspira muchísimo, es donde acudo cuando tengo un bloqueo. Y también bailar me coloca en un lugar creativo.

¿Cómo son tus libros de familia? ¿Qué podemos ver en ellos? ¿De qué constan y cómo convertirlos en un emocionante regalo?
Lo que hago en mis libros de familia, y en las historias para enmarcar o en los libros breves dedicados al nacimiento de un hijo o a recoger todo el periodo de lactancia, por ejemplo, es conservar eso por escrito para que perdure. Como la realidad es subjetiva siempre, lo que procuro es preguntar a todas las personas disponibles y conseguir todas las versiones posibles, de manera que la persona que lo lea en el futuro tenga una aproximación lo más realista posible.

¿Qué familiares son los que más te gusta entrevistar?
Todos, la verdad. Aunque en los extremos es donde me instalaría. Me encantan las historias que explican las personas mayores, cómo ven la vida, todo lo que se aprendo escuchándoles y observando su actitud. Gracias a ellos incorporo muchos aprendizajes. Por una parte me quedo con las personas mayores, y por otra parte con la mirada de los más pequeños de la familia. Es súper interesante y muy enriquecedor ver la perspectiva del presente y del futuro de la historia familiar.Yo vivo muchas vidas gracias a todas las personas que me explican la suya. Las historias y experiencias que me cuentan las personas a las que acompaño en la escritura de un libro o en la salida de un bloqueo, me sirven muchas veces. Es bonito juntar a personas que necesitan vivir una experiencia con otras que están compartiendo lo que han vivido a través de mí. Me gusta ver cómo nos ayudamos entre todos y ser yo ese puente.

¿Cuáles son las cosas más originales y sorprendentes que te han pedido a la hora de hacer un libro de familia a medida?
Para mi lo más sorprendente fue hacer un Libro de Familia biográfico para regalar a una persona por su cumpleaños, que incluía su propio testimonio sin que sospechara nada. Fue muy bonito hacerlo. Y, de hecho, tres de los cinco Libros de Familia que he hecho han sido así: sorpresa. Es muy bonito y gratificante hacer equipo con la familia para buscar la mayor felicidad y sorpresa del protagonista del libro. ¿Te imaginas cuando te regalan un libro biográfico y te enteras de que tu familia y la periodista de Familia llevan un año trabajando por ti y en tu honor? Las reacciones son muy intensas.

¿A qué llamas boda consciente y por qué están de actualidad?
El concepto de bodas conscientes nació hace ya tres o cuatro años. Se trata de una actitud ante una boda. Es tomarse la ceremonia como un ritual de compromiso, de amor, y que el consumo de ese día, y de los anteriores y posteriores, sea ecológico. Y me refiero, no solo a un consumo consciente a nivel material, sino también a un consumo energético. Es importante tomar consciencia de por qué nos casamos, para qué. Una boda marca siempre un punto de inflexión. Lo que propongo con las Cajas Conversación para disfrutar en Pareja, y con los procesos del Libro de Familia y de Boda, así como los talleres de Diario de Boda, es que ambas partes, la pareja, hable y tenga un plan común, comparta valores y prioridades. El amor es una decisión, una acción, y para actuar, hay que hablar primero. Para mí eso es una boda, y una familia consciente de la importancia de compartir las propias historias y ponerlas en común por el bien del grupo, el equipo, la familia. Incluso, definir qué es para nosotros familia.

Estamos viviendo el despertarde una nueva humanidad, más conectadaa sí misma, más relacional y espiritual

¿Ha cambiado el concepto de familia en los últimos años?
La familia es un concepto al que cada uno le pone la descripción y el contenido. Para mí, la familia es un lugar en el que crecer, evolucionar y encontrar respuestas. Esto ha sido y será siempre así, para mí. En cambio, a nivel social, la familia sí que ha cambiado, se ha ampliado y eso me gusta. Cada uno elige a qué llama familia. Cuando trabajo con empresas, también les explico que las personas que trabajan en la empresa son un sistema familiar en el que sirven las mismas bases de comunicación que aplico en mis Cajas Conversación, talleres, sesiones individuales o familiares de comunicación y mis Libros de Familia.

¿De qué manera ha afectado a la familia la pandemia?
El confinamiento, como para tantas personas, fue un punto de inflexión. Mi propia familia, incluso, se ha transformado. La empresa también, me he acercado más al presencial y procesos individuales como las Cartas Mágicas, talleres y sesiones individuales para conectar con esa persona a la que echas de menos y ya no está en 3D, como digo yo. He apostado con más decisión por extender mi mirada sobre la familia y el mensaje de: "si quieres saber, pregunta. Si quieres avanzar, visita tu pasado para entender el presente y decidir sobre tu futuro". Creo que en confinamiento nos dimos cuenta de lo poco que sabíamos de aquellos familiares y amigos con los que más tiempo pasábamos. También hemos comprobado lo poco que atendemos realmente a alguien cuando nos habla, o lo que nos falta saber sobre lo profundo del sentir de aquellos de los que nos rodeamos. Estamos viviendo el despertar de una nueva humanidad, más conectada a sí misma, más relacional y espiritual. Y a mí me gusta contribuir a ello con mi empresa, en la que hago, como dicta mi claim: comunicación de otra dimensión.

Marisol Nuevo Espín

Te puede interesar:

- Los 7 hábitos de las familias altamente efectivas

- Los abuelos y su relación con la familia

- Los 7 secretos de un amor duradero

- Abuelos y nietos: claves para educar

Más información