Actualizado 04/04/2024 13:20

5 motivos por los que no debes exponer a tus hijos en redes sociales

Razones para no exponer a tus hijos en redes socialesRazones para no exponer a tus hijos en redes sociales - ISTOCK

Algunos padres han ganado enorme éxito y, por tanto, dinero, en redes sociales por una exposición desmesurada del día a día de sus hijos. Junto a las cuestiones legales relacionadas con la privacidad del menor, destacan importantes aristas morales sobre si es lícito sacar rédito económico de unos menores como si fueran un objeto.

Niños en redes sociales: 5 motivos para evitar exponerles

El fenómeno no es nuevo. Siempre ha habido famosos dispuestos a sobreexponer a sus hijos en redes sociales por el precio de una buena exclusiva. Pero se ha extendido exponencialmente porque está al alcance de cualquiera.

1. No son una materia prima, un producto o un servicio. La visión utilitarista de los menores como material al que sacar partido es muy negativa para la construcción de su personalidad. Incluso si la intención original es buena, las consecuencias no deseadas son enormes.

2. No han dado su consentimiento. Aunque los padres como tutores legales tengan la potestad de decidir qué uso se hace con la imagen de sus hijos (por eso tenemos que firmar cesión de imagen cuando nuestros hijos figuran en fotografías o vídeos del colegio, o de un medio de comunicación), no se puede comparar una presencia puntual de los niños en la esfera pública con una constante en la que son el centro de atención.

3. Falsea las relaciones filioparentales. Las redes sociales son un escaparate de la perfección, de estándares de vida que no se parecen a los reales. Esa realidad falseada de vida perfecta puede generar una tensión en la relación padres-hijos porque la vida real, la que está fuera de internet, sea "peor" que la editada para ser publicada.

4. Genera un mundo ficticio a su alrededor. Hará creer a los niños que la fama es un valor significativo, que el trabajo no requiere esfuerzo, desdibujará los límites de su privacidad y fomentará la exposición pública de toda su vida. Eso puede generarles dificultades para desarrollarse en el entorno relacional natural, muy distinto del que han vivido desde la infancia.

5. Deja de por vida una huella digital. No somos dueños de lo que publicamos en internet ni sabemos el uso que pueden darle personas, empresas e instituciones que hayan podido capturar nuestro contenidos. Cuando los influencers exponen a sus hijos, están dejando una huella digital indeleble a la que ellos tendrán que hacer frente como adultos y que estará al alcance de cualquiera que pueda buscarlos.

6. Condiciona sus acciones futuras. Si la infancia condiciona todas las acciones futuras, más aún la infancia expuesta al público, porque supone la representación de un papel que marca el camino de esos niños el día de mañana condicionando todas sus elecciones.

María Solano Altaba. Directora de la revista Hacer Familia. Profesora de la Universidad CEU San Pablo

Te puede interesar: 

- El significado de las fotos en redes sociales

Selfies, un significado más allá de la fotografía

- Fotos en redes sociales: desetiquetar el pasado, un nuevo conflicto familiar

Contador