Cómo explicar una situación de paro laboral a los niños

Explicar una situación de paro a los niños
Foto: ISTOCK Ampliar foto

Los hijos son muy sensibles y perciben enseguida los cambios en el ambiente de la familia. Cuando el paro laboral o el desempleo afecta a la familia, es natural querer proteger a los niños y con esta intención, podemos pensar que es mejor no decirles nada, pero lo más probable es que se den cuenta de que algo ocurre.

Si no tienen una explicación para los cambios, les va a provocar mayor incertidumbre y pueden llegar a encontrar explicaciones erróneas, como que ellos son los culpables de lo que está pasando.

Cómo explicar a los niños una situación de paro o desempleo 

Adecuando el lenguaje a su edad, podemos aproximarles a la normalidad de esta situación de paro laboral o desempleo hoy en día y explicarles las repercusiones que puede tener en el nuevo estilo de vida de la familia, sin dramatizar.

1. Evitar el miedo a lo desconocido. Los niños suelen tener miedo a lo desconocido, pero estarán más tranquilos si les explicamos qué ha pasado, qué va a pasar en este tiempo y un porqué adecuado. Por ejemplo, explicarles que cíclicamente en la sociedad aparece una crisis que lleva a que las empresas tengan menos dinero y puedan contratar a menos gente y por ello, algunos papás tienen que quedarse sin trabajo de forma temporal; en algunas personas ese tiempo es más corto y en otras más largo.

2. Explicarles los cambios concretos. Contarles que este hecho hace que puedan comprar menos cosas y explicarles los cambios que en ese sentido va a haber en casa. Y también transmitirles que, aunque haya menos dinero en casa, no les va a faltar el cariño. Los niños necesitan seguridad, por eso se debe evitar discutir de cuestiones económicas delante de ellos, sí se les puede involucrar - dependiendo de las edades- en la economía familiar de tal manera que ellos mismos sean los que aporten ideas de cómo ahorrar, mostrándose participativos en la casa y haciéndoles sentir útiles.

3. Contarles la parte positiva. Hacerles ver también la parte positiva de esta nueva circunstancia, por ejemplo ahora podrán pasar más tiempo con el padre o la madre al que antes no tenían tan disponible y que ahora podrá ir a buscarles al colegio, comer con ellos, ayudarles con los deberes...

4. Dejar que hagan preguntas. Es importante, que además de explicárselo, les dejemos también hablar a ellos, que hagan preguntas sobre sus dudas y preocupaciones. Todo esto para que ellos entiendan lo que está pasando y tengan la seguridad de que sus papás controlan la situación.

5. Asegurarse de que comprenden lo sucedido. También es importante que comprendan lo que está pasando porque puede que en el colegio sus compañeros les hagan preguntas y a ellos les va a dar tranquilidad saber explicarles con seguridad qué está pasando en su casa.

6. Cuentos de ayuda. Hoy en día hay cuentos sobre este tema que pueden ayudar a explicar esta realidad a nuestros hijos, por ejemplo un comic titulado ¿Y tu padre no trabaja?, de Josep Ignasi Gras y Yolanda Portolés.

Recomendaciones para explicar una situación de paro laboral a los niños

- No perder la perspectiva de que la familia es un equipo y los miembros tienen que apoyarse mutuamente, no competir o recriminar, sino colaborar y apoyar.

- Priorizar objetivos a corto y medio plazo y buscar estrategias para ir avanzando en ellos.

- Planear bien los gastos, negociar los recortes y aprender a ser creativo en cómo cubrir las necesidades básicas y sociales con menos dinero.

- Programarse una agenda diaria con actividades en forma de obligaciones que sustituyan una jornada laboral. Se trata de romper la inactividad y el aislamiento.

- Mimar la autoestima siendo realista en ver qué factores en la búsqueda de empleo dependen de uno mismo y saber que hay otros que se nos escapan, y no cuestionan la valía personal.

- Puede ser un buen momento para reinventarse. El rol laboral daba identidad a la persona y ahora se trata de buscar nuevos roles que ayuden a la persona a desarrollarse, buscar nuevas ocupaciones que lleven a la persona a sentirse competente.

- No perder su vinculación con una red social de apoyo: familia, amigos, conocer gente nueva...

- La pérdida de lo material puede abrir la puerta a lo humano. Y pueden llegar a sentir que, durante una situación difícil, se está cerca de los demás y se cuenta con su apoyo.

- Aprovechar este momento para liberarse y sentirse más libre ante el bombardeo de necesidades irreales que esta sociedad consumista nos impone, y empezar a valorar más lo que verdaderamente importa, como es una familia unida también en las dificultades.

- También puede ser una oportunidad de crecimiento en la comunicación en familia. Hablar y compartir tiempo con nuestros hijos y darles la sensación de unidad familiar y cariño también en las dificultades. Eso les aporta una enseñanza muy valiosa.

- Cuidar que la impotencia, frustración y sentimientos desagradables no lleven a la cadena de reproches dentro de la familia, sino fomentar la expresión de la afectividad con la familia.

- Tratar de mantener una actitud positiva, dando más peso a las ventajas de la situación, aun siendo realista. Luchar por ver lo positivo y convencerse de que esta circunstancia es algo temporal y pasajero; aunque no sabemos el tiempo que durará, acabará.

Esther Arnáiz Beltrán. Psicóloga del Insitituto Coincidir

Te puede interesar:

- Vivir para trabajar: el síndrome de Burnout

- Test personal. ¿Qué representa el trabajo para ti?

- 7 consejos para conciliar familia y trabajo

- Emigrar para trabajar

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.