Desarrollo de la personalidad en niños, cómo detectar posibles problemas

Los problemas de personalidad pueden detectarse con antelación
ISTOCK

Tener un hijo, educarlo y hacer de él una persona de provecho es un proceso muy bonito pero para nada fácil. Hay muchos puntos a tener en cuenta y numerosos aspectos en los que hay que incidir para poder solventar posibles problemas en el desarrollo de los niños. Incluso en las edades más tempranas se puede trabajar por paliar algunas de estas dificultades.

Por ello, desde la Asociación Española de Pediatría, AEP, se señalan algunos de los problemas en el desarrollo de la personalidad de los niños en etapa preescolar. Puntos a tener en cuenta en la etapa entre los 3 y 6 años en donde los pequeños experimentan cambios muy importantes en su forma de pensar.

¿Hay que preocuparse?

Si bien los niños pueden presentar un mal comportamiento que puede poner en alerta sobre un trastorno de la personalidad, también hay que recordar que son niños. Los más pequeños van ganando autonomía, quieren sacar el máximo provecho a esta capacidad. Sus ansias de investigación pueden dar lugar a una actitud que no sea del agrado de los padres.

Entre estos problemas más frecuentes en niños pequeños el más clásico es la oposición a seguir las normas, por ejemplo el no querer dejar de jugar para ocuparse de las tareas. Otros comunes son los miedos excesivos que impiden una correcta socialización y que merecen la plena atención e los padres. ¿Qué es lo que asusta a los pequeños? ¿Se va a convertir esta actitud en un terror permanente?

En estos casos los especialistas recomiendan hacer uso de la la psicoeducación, tratar de averiguar por qué el niño se comporta de ese modo y qué pueden hacer para ayudarle. En el caso de los medios, el entrenamiento en técnicas de relajación adaptada. También debe introducirse el aprendizaje de habilidades sociales para solventar los problemas derivados del terror a moverse en grupo.

El origen de los problemas

Nada mejor para solventar los problemas de personalidad es identificar posibles orígenes de estros trastornos de personalidad. Desde la AEP se destacan los siguientes:

- Factores biológicos. Posibles alteraciones durante el embarazo y el parto, al igual que los antecedentes familiares de enfermedades mentales influyen en el comportamiento de los niños. En casos de existir estos precedentes, habrá que irse preparando para identificar los problemas de personalidad y trabajar por solucionarlos.

- Factores ambientales. Algunos niños son especialmente susceptibles, y que adaptan su personalidad a cambios en su entorno como un nuevo grupo de amigos o la muerte de una persona cercana.

Damián Montero

Te puede interesar:

La personalidad del hijo pequeño

Personalidad, cómo eres según tu mes de nacimiento

- El orden del nacimiento podría explicar las distintas personalidades entre hermanos

 

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.