Actualizado 30/05/2024 14:16

Cómo distinguir entre niños con Altas Capacidades, Superdotación y Alto Rendimiento

Archivo - La inteligencia superior de los niños: descubre las diferenciasLa inteligencia superior de los niños: descubre las diferencias - ISTOCK - Archivo

La terminología relacionada con el rendimiento y las capacidades de los niños en el ámbito educativo puede resultar confusa, ya que cada término tiene sus matices específicos. Por eso cuando hablamos de inteligencia infantil es importante distinguir entre superdotado, altas capacidades y alto rendimiento.

Mientras que un niño superdotado es aquel que presenta una capacidad intelectual significativamente superior a la media y esta capacidad se mide generalmente a través de un coeficiente intelectual (CI) que suele ser superior a 130, el término "altas capacidades" es más amplio y puede incluir a los niños superdotados, pero también se refiere a aquellos que demuestran un potencial excepcional en una o más áreas específicas, como la matemática, la música, el deporte, etc. Un niño con altas capacidades no necesariamente tiene que tener un CI superior a 130, sino que puede destacar significativamente en ciertos dominios.

Sin embargo, un niño de alto rendimiento es aquel que consigue excelentes resultados académicos y sobresale en sus estudios, pero no necesariamente posee un CI excepcional ni se caracteriza por una creatividad o habilidades especiales fuera del ámbito académico.

¿Sospechas que tu hijo puede ser de Altas Capacidades?

¿Has observado en tu hijo/a alguna de las siguientes características? Estas son algunas de las características que manifiestan los niños y niñas con Altas Capacidades.

- Manifiesta una gran curiosidad, preguntando por diversos temas. 
- Es capaz de aprender muy rápido cuando le interesa algo. 
- Presenta cambios bruscos de humor. 
- Es muy sensible. Le afecta mucho el estado de ánimo de los demás y tienen una gran empatía hacia el sufrimiento ajeno.
- Tiene una gran memoria. 
- Se expresa bien, utilizando el lenguaje con gran precisión. 
- Puede presentar dificultades en las relaciones sociales a edad temprana. 

Las investigaciones realizadas señalan que los niños y niñas con Altas Capacidades presentan algunos problemas como por ejemplo sentirse diferentes a los demás y esto puede hacer que se sientan aislados y solos. Esto, a su vez, puede provocarles ansiedad, inseguridad y dificultades emocionales que no saben cómo gestionar. Como consecuencia de todo esto, pueden presentar déficits socioemocionales que pueden dar lugar a un comportamiento inadecuado a nivel social, emocional e interpersonal.

Al contrario de lo que cabría esperar, tienen una alta probabilidad de sufrir fracaso escolar al obtener unos resultados por debajo de lo que se espera por su alta capacidad. Esto podría tener relación con factores como la presión, la exigencia de los progenitores y profesores y por sus dificultades personales y sociales.

Por todo ello, es importante detectar de forma temprana la Alta Capacidad con el fin de poner en marcha programas de educación específicos para solucionar los problemas que presentan.

A nivel estructural no podemos hablar de Alta Capacidad hasta los seis años, pero si es posible diagnosticarlo antes por el grosor del córtex cerebral. Es importante intervenir en el momento que el diagnóstico nos indique la existencia de Alta Capacidad acudiendo a un psicólogo especializado.

Diagnóstico de Altas Capacidades

El diagnóstico de la Alta Capacidad se realiza mediante una evaluación global de tres enfoques: 

- Evaluación cognitiva para determinar el Cociente Intelectual (CI), el cual nos da una aproximación sobre el grado de desarrollo del cerebro y las funciones cognitivas que tiene el niño o niña y relacionándolo con el resto de la población. Se considera que es Alta Capacidad con resultados iguales o superiores a 130. 
- Evaluación de la personalidad con el objetivo de ver cómo está estructurada y cuáles son sus rasgos. 
- Evaluación de creatividad que nos va a indicar cómo funciona su hemisferio cerebral derecho y sus implicaciones en el desarrollo de la personalidad.

Es importante diferenciar la Alta Capacidad de la Superdotación. La Alta Capacidad es la potencialidad de hacer algo, la Superdotación es el desarrollo de esa capacidad. También es importante diferenciar entre la Alta Capacidad y el Alto Rendimiento. Los niños y niñas con alto rendimiento son aquellos que presentan una alta inteligencia y una gran capacidad de trabajo, pero que no entran dentro de la Alta Capacidad.

Los niños con Alto Rendimiento son aquellos que destacan por obtener unas notas brillantes, tienen buen comportamiento y socializan bien. En cambio, las Altas Capacidades no suelen tener este perfil, ya que como se ha comentado anteriormente suelen tener problemas de comportamiento y dificultades con las relaciones sociales.

Problemas comunes de los niños con Altas Capacidades

La problemática de los niños y niñas con Altas Capacidades es compleja y presenta diferentes desafíos, tanto para los propios niños y niñas como para sus familias y el sistema educativo.

Estos son algunos de los problemas más comunes a los que se enfrentan: 

- Falta de identificación y reconocimiento al no ser identificados de forma temprana debido a la falta de programas de detección y evaluación adecuados. Esto puede resultar en una falta de apoyo y oportunidades para desarrollar todo su potencial. 

- Desafíos emocionales y sociales ya que pueden sentirse aislados o incomprendidos por sus compañeros y llevarlos a tener dificultades para establecer relaciones de calidad. También, como consecuencia, pueden experimentar ansiedad, perfeccionismo y altas expectativas tanto de ellos mismos como de los demás. 

- Adaptación del currículo escolar, ya que al ser niños y niñas que avanzan más rápido que el resto de sus compañeros les puede resultar aburrido por falta de desafíos, lo cual puede llevarlos a la desmotivación y a problemas de comportamiento. 

- Dificultades para encontrar compañeros con su mismo nivel intelectual, lo que puede llevarlos a sentir aislamiento y sentimiento de no encajar. 

- Falta de recursos y apoyo especializado ya que muchos centros educativos no cuentan con los recursos y apoyos necesarios para atender la Alta Capacidad lo que hace que no tengan un desarrollo óptimo de sus habilidades y puede llevarlos a la frustración. Por todo ello, es importante abordar estos desafíos para garantizar que estos niños y niñas puedan alcanzar su máximo potencial y llevar una vida plena y feliz.

María Zafra Tallón. Psicóloga General Sanitaria de Psicólogos Pozuelo

Más información en el libro de Pilar Martín Lobo, Niños inteligentes: guía para desarrollar sus talentos y altas capacidades.

Te puede interesar: 

- Las 8 inteligencias de los niños, juegos para potenciarlas

- Carmen Sanz Chacón: "Se detectan tres niños por cada niña de altas capacidades"

Niños superdotados: características de su comportamiento

- Actividades que estimulan la inteligencia del bebé

Contador

Leer más acerca de: