La hora del baño: el juego también se mete en la bañera

Foto:
Foto: HACER FAMILIA Ampliar foto

Suele ser al final del día y para la mayoría representa un momento de relax, pero los que somos padres sabemos que esto no siempre es así y, lo que debería ser un momento agradable, se convierte a veces en una lucha diaria.

Esto dependerá de la edad del niño. Habitualmente para el bebé el baño es casi siempre un momento de relajación, de disfrute y de estrechamiento de lazos con sus papás mediante palabras, canciones o masajes relajantes. Pero cuando crece y sabe lo que significan las reglas, empieza a tomar pequeñas decisiones y pueden aparecer las dificultades para meterlo en la bañera.

Pero el baño debería ser una agradable rutina que esté relacionada con un momento positivo. Entonces ¿cómo lo hacemos? Simplemente añadiendo el juego a la hora del baño. Así no solo estarán descubriendo nuevas sensaciones chapoteando en el agua, sino que obtendrán otros beneficios mientras se cumple con la función higiénica.

Leer más: La puerta pequeña

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.