La rutina de los niños: 4 consejos para no abandonarla en verano

4 Consejos Para No Abandonar La Rutina En Verano
Foto: ISTOCK Ampliar foto

Llegado el verano, muchos padres se preguntan cuáles son los hábitos más adecuados para que practiquen sus hijos durante el periodo vacacional. Algunos optan porque sigan cumpliendo los mismos horarios y asumiendo las mismas tareas, otros, por ser más tolerantes y dejarles una mayor flexibilidad de horarios para disfrutar de los meses de vacaciones. Lo ideal es adoptar un término medio pero, ante todo, que no se rompa la rutina en los niños. Te ofrecemos 4 consejos para no abandonar la rutina en verano.

La importancia de establecer una rutina para los niños

Establecer una rutina en los niños no es algo trivial, sino que responde a una necesidad: tener interiorizados una serie de hábitos y tareas resulta fundamental para los más pequeños, ya que hace que se sientan seguros y tranquilos, así como que perciban una sensación de estabilidad. Fijar unos horarios y repetir unos hábitos hacen que el niño alcance un equilibrio emocional y se le esté dotando de una importante ayuda para la construcción de su personalidad.

El psiquiatra Rudolf Dreikurs reconoce la importancia de inculcar una rutina en los niños, pues constituye uno de los pilares fundamentales en la construcción de su personalidad: "La rutina diaria es para los niños lo que las paredes son para una casa, les da fronteras y dimensión a la vida. La rutina da una sensación de seguridad. La rutina establecida da un sentido de orden del cual nace la libertad".

4 consejos para no perder la rutina

Durante el curso escolar, el niño está concienciado y sabe cuáles son las tareas que tiene cumplir al llegar del colegio: la merienda, las tareas, el tiempo de juego o la ducha. Pero, en ocasiones, cuando llega el verano, esta rutina se rompe y el niño se muestra más nervioso e irascible, precisamente porque se le ha roto su esquema de rutina diaria y porque tiene una falta de estabilidad.

En el cumplimiento de la rutina, padres y educadores adquieren un papel fundamental. Por ello, es muy importante que llegadas las vacaciones de verano se fijen unos horarios y se alcance un equilibrio entre el trabajo, el ocio y el descanso.

4 consejos para que los niños no pierdan la rutina en verano

El Colegio Europeo de Madrid y la Escuela Infantil Europea BEBIN ofrecen cuatro consejos para que el verano no se convierta en un caos:

1. Adquirir responsabilidades
Una buena opción para que los niños se entretengan y no abandonen responsabilidades es aprovechar el verano para que colaboren en las tareas de la casa. Labores como doblar la ropa, hacer la cama o acompañar a los mayores a comprar pueden convertirse en distracciones constructivas para los más pequeños de la casa.

2. Los horarios
Los padres podrán ser flexibles con los horarios siempre que el niño duerma las horas necesarias y lleve un ritmo de descanso, higiene y comidas que se ajuste a su edad y a las costumbres y hábitos familiares. Con respecto a las horas de sueño en verano, se recomienda que los niños duerman más porque la actividad física es mayor, por lo que es una cuestión de necesidad. Aunque este punto depende también de las rutinas que se hayan adoptado.

3. Reforzar sus conocimientos
Es recomendable animara los niños a leer algún libro que les guste durante las vacaciones para que no olviden lo aprendido durante el curso, y a su vez consoliden sus conocimientos. Además, para reforzar el vínculo familiar y fomentar el hábito educativo de los niños en verano se pueden realizar las siguientes actividades: viajar, visitar lugares en plena naturaleza, museos interactivos, o practicar ejercicios multiaventuras.

4. Mantener alguna rutina en las tareas escolares
En verano es recomendable que los niños continúen haciendo algunas tareas escolares para mantener la rutina y no olvidar aquello que han aprendido durante el curso. Además, se recomienda fundamentalmente que lean de forma comprensiva algún libro que verdaderamente les guste, para desarrollar así el hábito lector que será muy beneficioso para el futuro. También es recomendable plantearles preguntas prácticas, sencillas y divertidas para practicar las matemáticas.

Sin embargo, los profesionales del Colegio Europeo de Madrid aseguran que "los niños tienen una capacidad de adaptación mucho mayor que la nuestra y que gracias a su motivación, ilusión y deseo de saber adquieren su capacidad de trabajo en las dos primeras semanas de curso

María Redondo

Te puede interesar:

- Los niños son más sensibles al cambio de hora

- La rutina del baño en los niños: una oportunidad para educar en valores

- Ideas para que tus hijos no se aburran en verano

 

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.