Smartphones, unos compañeros poco recomendables para el sueño infantil

El uso de las nuevas tecnologías en la noche es una mala idea.
ISTOCK

Desde primera hora de la mañana las nuevas tecnologías están presentes en nuestro día a día. ¿Quién no se ha sentado junto al desayuno a mirar las noticias? ¿O para buscar una información sobre un trabajo académico? Sin embargo, hay determinados contextos en donde es recomendable mantenerlos lejos de nosotros.

Por ejemplo, a la hora de ir a dormir se recomienda que los smartphones queden fuera de la habitación. No solo porque su presencia puede hacernos caer en la tentación y hacer que los usemos, impidiendo conciliar el sueño. Desde el estudio publicado Proceedings of the National Academy of Sciences indican varios puntos por los que se recomienda que estos dispositivos no estén presentes mientras duermen los más pequeños de la casa.

Luz y melatonina

Tras analizar 1.058 casos en donde se cruzaba la calidad del sueño y el uso de los smartphones de esas personas se pudo comprobar que el uso de pantallas antes de dormir temía un efecto directo sobre la calidad del descanso. La luz desprendida por dispositivos como smarphones o tablets alteraba la producción de melatonina, hormona encargada de regular el sueño.

Además, el uso de estos dispositivos activan el cerebro, lo que se traduce en un mayor dificultad para poder conciliar el sueño al ser más difícil entrar en estado de relajación. Lo que a la larga produce que la persona esté en un estado de alerta casi constante. Por último también se destaca la mala calidad del sueño en tanto que el smartphone pueda sonar por la noche.

Muchas son las notificaciones que pueden llegar a lo largo de la noche, produciendo sonido que altera a la persona que está durmiendo. Por último, tal y como se dijo al principio, un smartphone cerca provoca que el niño realice constantes consultas que lo lleven a alterar su propio ritmo de descanso.

Consejos para un buen uso

Enseñar a los más pequeños a hacer un buen uso de las nuevas tecnologías es muy importante. Estos son algunos consejos para conseguir este fin:

1. Los dispositivos tecnológicos deben ser adecuados al nivel de desarrollo del niño y a sus necesidades de aprendizaje.

2. Los posibles riesgos y normas de uso se tratarán y negociarán con ellos.

3. Las tecnologías se situarán en espacios comunes y cuando sean pequeños se recomienda que su uso sea compartido con los adultos.

4. El tiempo de conexión (no hay ninguna receta), se habrá de compartir con el de NO conexión.

5. Hay que enseñarles a relacionarse con otras personas en las redes sociales como les gustaría a ellos que los tratasen.

6. No toda la información que hay en Internet es fiable. Hay que enseñarles a ser críticos.

7. Intentar estar al día de la evolución tecnológica, para facilitar el aprendizaje a nuestros hijos.

8. Ser nosotros un ejemplo de uso responsable de internet.

9. Estar alerta de cualquier síntoma de posible adicción.

10. Ser coherente con el uso razonable del que hacemos de la tecnología y con las conductas que exigimos a nuestros hijos.

Damián Montero

Te puede interesar:

Esto es lo que aprende un niño con el uso del ordenador

Padres y nuevas tecnologías, ¿predicas con el ejemplo?

-10 consejos para ser una familia tecnológica feliz

- Nuestros hijos y sus pantallas: el verdadero secreto educativo

Contador
Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.