Tres de cada 4 menores usaron el móvil durante la madrugada en días de colegio

Muchos menores usan su móvil la noche antes de ir al colegio.
ISTOCK

Se les llama nativos digitales por la capacidad de uso que tienen de las nuevas tecnologías. Pareciera que antes de nacer, ya recibieron una clase para manejar ordenadores, tablets o smartphones. No cabe duda de los beneficios que tiene el aprender a manejarse con estos dispositivos desde temprana edad y posteriormente beneficiarse de estas técnicas en su vida académica.

Sin embargo, en algunos casos se sobrepasa la barrera de la utilidad y los niños realizan un uso inadecuado de las nuevas tecnologías empleándolas cuando se supone que deberían estar realizando otras actividades. Muchos menores emplean sus móviles, aun cuando tendrían que estar durmiendo antes de una jornada escolar que requerirá de ellos unas pilas recargadas.

Alteración del ritmo académico

Desde Smart Me Family se explica que hasta el 73% de los menores utilizaron sus smartphones en alguna momento entre la 1 y las 6 de la madrugada en noches previas a jornadas escolares. Datos que aumentan durante el fin de semana y que tienen un claro resultado, una influencia en el ritmo académico de los más pequeños de la casa, quienes ven modificado su estado físico y mental por la falta de descanso.

Desvelarse para atender el smartphone supone que el niño no descansa las 8 horas recomendadas por los especialistas. Esto termina derivando en una disminución de la capacidad de aprendizaje y retención, en el colegio. En algunos casos puede suponer la aparición de crisis de ansiedad, entre otras cosas, alterando la calidad de vida de los más pequeños de la casa.

Si esta situación se prolonga, los efectos pueden afectar de forma permanente a la salud mental de los alumnos. Se hace evidente, por tanto, vigilar el uso que los más pequeños hacen de los smartphones, especialmente a la hora de dormir y recordar que en la cama se descansa, no se contestan mensajes ni se ven vídeos en plataformas de internet.

Uso correcto de dispositivos

Los expertos aconsejan que no se emplee ningún tipo dispositivo electrónico media hora antes de dormir. De esta forma se evita la sobreestimulación que producen estos terminales el cerebro y que hace más difícil poder conciliar el sueño. Es recomendable establecer una hora límite para este uso y explicar a los más pequeños los motivos, que no suponga una prohibición sin ninguna explicación.

Habitualmente, el uso de estas tecnologías por la noche es puramente lúdico: navegación por redes sociales, contestar mensajes a compañeros, visualización de vídeos, etc. Los padres deben dejar claro que un smartphone es un instrumento para estar comunicado, y en todo caso, buscar información. La esfera del ocio debe quedar en segundo plano y nunca en el primero.

Por ello, los padres también deben dar ejemplo. Llegada la noche, los móviles mientras más lejos mejor y sólo deben ser atendidos en casos de urgencia. Crear un ambiente de charla alejado de las tecnologías ayudará a que el niño se olvide de este uso, además favorecerá la entrada de su organismo en una fase de cansancio que favorezca la conciliación del sueño momentos después.

Damián Montero

Te puede interesar:

- Enganchados a la tecnología

- Adictos a la tecnología

- Smartphone, cómo educar para un uso responsable

- Smartphone y niños, ¿a partir de qué edad?

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.