El aceite de oliva, beneficios para la salud

El aceite de oliva en nuestra salud
Foto: THINKSTOCK Ampliar foto

Los beneficios del consumo de aceite de oliva, tan característico de nuestra dieta mediterránea, son muchos, y por eso es sano incluirlo en nuestra alimentación. El aceite de oliva y, sobre todo el aceite de oliva virgen extra, es rico en aintioxidantes, vitamina E y ácidos grasos.

Es algo indiscutible que la alimentación juega un papel fundamental en nuestra salud y en el fomento o reducción de enfermedades y otros procesos de degeneración física. Y en los más pequeños de la casa, no es distinto. Por ello, cada vez se recomienda introducir el aceite del oliva en la dieta de los niños a edades más tempranas, incluso, a las madres durante el embarazo y el periodo de lactancia.

Cuánto aceite de oliva consumir

La equilibrada composición grasa y de otros componentes, hacen del aceite un gran recurso para el desarrollo de dietas. La diferencia que supone el virgen extra es que al estar menos tratado, conserva mejor los componentes bioactivos del fruto original.

Es una de las grasas vegetales más antiguas y compone la fuente principal de lípidos de la dieta mediterránea. Por lo que, consumirlo de forma exagerada no resultará beneficioso para nuestra salud, ya que aumentaríamos de peso. Se estima que un uso recomendable del aceite de olvida ronda los 50 gramos diarios, unas tres cucharadas.

El aceite de oliva en los niños

En el caso del aceite de oliva, cada vez encontramos más evidencias sobre su acción positiva en el organismo, hasta el punto de considerarse el principal responsable de los efectos beneficiosos de la dieta mediterránea tradicional.

El aceite de oliva es beneficioso para los niños porque es positivo para el desarrollo correcto del sistema óseo y estimula el crecimiento y la absorción de calcio. Ayuda a prevenir la obesidad infantil y el sobrepeso, ya que se encarga de mejorar las funciones metabólicas del sistema endocrino.

Beneficios del aceite de oliva

- El juego de la aceituna es capaz de ejercer efectos muy positivos sobre el funcionamiento hepático, pancreático y biliar. La acción estimulante sobre la secreción del páncreas y la mejora de la bilis, favorece la asimilación de las grasas consumidas durante la alimentación. En el caso del hígado, parece evidente una mejora en su capacidad de desintoxicación, lo cual supone una importante contribución en la salud.

- Conserva las neuronas ralentizando los procesos de envejecimiento cerebral.

- Favorece la mineralización y del desarrollo esquelético durante el crecimiento, así como,protege ante la perdida de calcio en edades más avanzadas.

- Ayuda a mejorar los procesos digestivos y a mitigar los estreñimientos crónicos.

- Actúa en beneficio de la diabetes.

- Previene de ciertos tipos de cáncer, como en el caso del cáncer de mama.

- Ayuda al sistema cardiovascular. Es capaz de nivelar los distintos tipos de colesterol, reduciendo aquellos con efectos perjudiciales sobre el organismo, el tiempo que mejora la presencia del popularmente llamado colesterol bueno.

- Previene la arterioesclerosis, es decir, la formación de depósitos grasos en el interior de las venas y las arterias que reducen la circulación sanguínea.

Noelia de Santiago Monteserín

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.