Actualizado 31/03/2022 12:12

3 juegos divertidos para fomentar la autonomía de tus hijos

3 Ideas Para Jugar Y Fomentar Su Autonomía
3 ideas para fomentar su autonomía jugando - ISTOCK

A lo largo de sus primeros años de vida, los niños son completamente dependientes, ya que necesitan continuamente ayuda y supervisión por parte de un adulto para ejecutar las distintas tareas que se les presentan. Por ese motivo, es crucial para su desarrollo inculcarles desde que son pequeños modos de actuar y principios de autonomía, lo cual, además, les ayudará en gran medida según vayan creciendo.

En este proceso, los padres desempañan un rol fundamental como guías y observadores, proporcionando a sus hijos las herramientas necesarias para superar los retos a los que tienen que hacer frente diariamente. Algunas de las iniciativas diarias que pueden trabajarse desde casa para adquirir hábitos de autonomía son, por ejemplo, enseñar a los niños a guardar sus juguetes después de usarlos, peinarse solos, hacer su cama, recoger su habitación, acompañar a los padres a la compra o atarse los zapatos, entre otros.

Además, siempre que sea posible debemos adaptar el entorno a su altura, es decir, crear un entorno preparado para facilitarles también el uso de los objetos y herramientas del día a día y la realización de cualquier función como llegar al grifo para llenar un vaso de agua o colgar su abrigo en el perchero al llegar a casa.

3 juegos divertidos para fomentar su autonomía

Para completar este proceso de autonomía, el componente de entretenimiento y diversión de las actividades es esencial, ya que así conseguiremos más fácilmente captar su atención, al tiempo que ayudará a los niños a procesar de manera más sencilla la nueva información.

Aquí os dejamos algunas ideas de juegos que permiten fomentar la autonomía desde la diversión:

1. Los boles mágicos

¿Qué material necesitas? Una bandeja, dos boles o jarras de igual o similar tamaño y piezas de algún material pequeño y manejable, como por ejemplo garbanzos o judías en crudo (o el ingrediente sólido que prefieras, pero que sea manejable).

¿Cuál es el objetivo? A través de este juego se busca promover la concentración y coordinación de diferentes movimientos de los niños ayudándoles a realizar actividades cotidianas de manera autónoma como, por ejemplo, rellenar los vasos de agua a la hora de la comida.

¿Cómo proceder? Coloca los dos boles en una bandeja, uno de ellos con garbanzos. Siéntate con tu hijo/a en el suelo o en una mesa y silla que os permita estar a la misma altura. A continuación, pasa los garbanzos de un bol a otro mientras le explicas cada uno de tus gestos a tu hijo. Es importante repetir la acción con ambas manos y durante varias veces hasta que él se sienta capacitado para hacerlo. Una vez que proceda a ejecutar la acción anímale y hazle sentir que él puede con todo. Conforme vaya progresando, es interesante aumentar la dificultad, cambio los garbanzos por arroz, luego por sémola y por último por agua.

2. El recorte misterioso

¿Qué material necesitas? Varias cartulinas de colores, un lapicero y unas tijeras de punta redonda especiales para niños.

¿Cuál es el objetivo? A través de este juego se busca enseñar a utilizar las tijeras de manera controlada e independiente a la vez que despertar su imaginación al descubrir la figura que se esconde detrás del recorte. Este ejercicio es, además, un magnífico aliado para ayudar a los niños a aprender y escribir.

¿Cómo proceder? Dibuja sobre las cartulinas figuras sencillas y divertidas para que el niño recorte. Seguidamente explica al niño cómo debe proceder y deja que sea él quién proceda a recortar. Aumenta el nivel de dificultad de las figuras conforme vaya superando los diferentes retos que le plantees.

3. Los botones divertidos

¿Qué material necesitas? Un marco de madera con dos pedazos de tela y botones de tamaños, formas y colores diferentes o prendas con botones que tengas por casa.

¿Cuál es el objetivo? Desarrollar la motricidad del niño y concederle la independencia de poder vestirse él mismo sin depender de nadie.

¿Cómo proceder? Explica al niño cómo abrochar y desabrochar los botones, describiéndole todos los gestos que hay que llevar a cabo para hacerlo. Invítale a hacerlo. Repite este juego hasta que el niño sea capaz de abrochar sus botones él solo.

A través de este tipo de juegos los niños adquieren poco a poco la autonomía e independencia que les será necesaria para hacer frente a su día a día, siendo cada vez más capaces de desenvolverse y tomar decisiones por sí mismos.

Marina Berrio
Asesoramiento: Equipo de TEMS, The English Montessori School

Te puede interesar: 

Ideas para estimular la autonomía de los niños

La autonomía de los niños, sus secretos y objetivos

8 claves para que los niños sean autónomos

- 10 enseñanzas de María Montessori para los padres de hoy

Más información