Actualizado 26/07/2021 11:04 CET

10 habilidades vitales para conectar con otros fuera del mundo digital

Pautas para relacionarnos con los demás fuera de Internet
Pautas para relacionarnos con los demás fuera de Internet - ISTOCK

Vivimos en un mundo digital y, aunque nos brinda muchas bondades, también ha significado menos oportunidades para conectarnos cara a cara. Al mismo tiempo, la pandemia no ha ayudado mucho en este sentido y por este motivo, es más importante que nunca enseñar a nuestros hijos la importancia del otro tipo de conexión, la que no ocurre a través del wifi.

Hacer amigos no es fácil, pero para lograrlo podemos ofrecerles habilidades vitales para que puedan conseguirlo por sí mismos. Una vida saludable es saber adaptarse al mundo de hoy con resiliencia y sin perder la capacidad de relacionarnos con los demás fuera de Internet.

10 habilidades vitales para relacionarnos fuera del mundo virtual

1. Tolerancia. Es fácil conectarse con personas de ideas afines, pero a veces las personas que conocemos tienen experiencias y visiones del mundo muy diferentes a las nuestras. No se trata sólo de tolerar las diferencias, también se trata de encontrar formas de conectarse con ellas y disfrutarlas.

2. Interés. Mostrar interés por las personas de tu entorno o por las que te acaban de presentar forja conexiones y lazos que pueden conducir a cosas maravillosamente inesperadas.

3. Saber escuchar. Aunque no es preciso conectar con todas personas, es necesario saber escuchar desde el respeto y no por el simple hecho de hacerlo o simplemente porque la persona es diferente. La escucha activa ayuda a conectarse con los otros de una manera más intensa y diferente.

4. Mostrar comprensión. Analizar la situación, te ayudará a comprender mejor lo que está sintiendo. Si su respuesta está provocada por un evento pasado, anímalo a que note qué se siente diferente. Es una buena oportunidad para enseñarles cómo los recuerdos y las experiencias previas pueden inmiscuirse en el presente y por qué es importante comprobar las cosas.

5. Abre su mente. Fomenta sus opiniones, incluso si son diferentes a las tuyas. Escucha y dale un espacio para hablar y experimentar con la diferencia y la diversidad. Muéstrales cómo abrirse a otras personas y a otras opiniones.

6. Admira la belleza. La belleza nos ayuda a conectar y podemos verla en la naturaleza, la música, el arte y, sobre todo, en las personas. Hermoso no significa perfecto. La belleza es defectuosa, diferente, fascinante, poco convencional, interesante, enérgica, inconformista y desigual. Está en todos nosotros, pero diferimos en combinaciones y cantidades. Mantener el foco en las fortalezas de las personas hace que nuestra vida sea mejor. Las conexiones sean más ricas y diversas, y nuestros hijos tomarán prestada nuestra lente. Lo que vemos, ellos también lo verán.

7. Fomenta el detalle. Anímalos a recordar nombres y cosas especiales de las personas: las cosas favoritas, las que no les gustan, las divertidas, etc. La información puede hacer más fácil la conexión con los demás.

8. Potencia su vocabulario emocional. Cuanto mayor sea su capacidad para reconocer y nombrar sus emociones, mayor será su capacidad para reconocerlas en otros y responder en consecuencia. Observa lo que ellos u otros podrían estar sintiendo y nombrar lo que veís, por ejemplo: "Esa persona parece muy decidida y disciplinada". También podéis practicar y observarlo cuando estéis leyendo libros juntos o viendo una película.

9. Desarrolla la empatía. Ponerse en la piel de los demás les ayudará a responder mejor a situaciones con las personas. Cuando les cuenten algo que ha sucedido, enséñales cómo responder sin forzarlos y alienta un punto de vista diferente.

10. Fomenta un ambiente positivo. Queremos que nuestros hijos sepan lo maravillosos que son y lo importantes que son para nosotros. Alimenta sus corazones para que sean abiertos y cálidos con capacidad para conectarse con los demás y anímales a ver las fortalezas y las bondades de otros también.

En resumen, ser capaz de conectarse con la gente es algo que puede resultar más fácil para algunos que para otros, pero las habilidades sociales siempre se pueden aprender. Para eso, nosotros, como padres, abuelos, cuidadores, maestros, estamos en una posición poderosa para hacerlo posible.

Las relaciones son una parte tan importante de la vida y ser capaz de iniciar y mantener relaciones saludables es una habilidad vital. Todos los niños tienen diferentes formas de aprender, pero de los que más aprenderán serán de los adultos que los rodean, que les ayudarán a nutrirlos en el camino.

Gabriela García González. Autora del libro El Poder de Tu Resiliencia y de La Mejor Coach para tus Hijos ¡eres tú! es una referente del Coaching para Niños y el Empoderamiento infantil y Femenino. Educadora, Experta en Desarrollo Personal integral, Conferencista internacional y Formadora de Emprendimientos desde el Ser para mujeres.

Te puede interesar:

- Cómo aprender a ser sociable desde la cuna

- Trucos para fomentar la comunicación en familia

- El arte de escuchar a los hijos

- Aprender a relacionarse: ideas para sociabilizar a los niños

Cómo aprenden los niños a través del juego