5 consejos para superar una situación traumática

Situaciones traumáticas
ISTOCK

Cuando los desastres naturales son protagonistas de las noticias y los Incendios, huracanes, inundaciones, tornados... afectan a gran cantidad de personas y nos tocan de cerca, la tragedia entra en nuestras vidas. Familias enteras se ven afectadas y esto tiene graves consecuencias psicológicas y emocionales. ¿Cómo superar estas situaciones traumáticas?

Las personas traumatizadas sienten que la herida o heridas del pasado les provocan dolor en el presente y les nublan la construcción de un futuro. Ante una situación traumática, no conseguimos colocar la situación cognitivamente de algún modo, porque a menudo son situaciones imprevisibles, absurdas, sin sentido y que no se pueden afrontar. Como consecuencia, nos desarma y nos da un sentido de vulnerabilidad. Esto es lo que sucede dentro de nosotros cuando vivimos un trauma, porque no conseguimos darle un sentido.

Síntomas del estrés postraumático

La re-experimentación del trauma, síntoma principal del trastorno de estrés postraumático (TEP), se identifica principalmente por los siguientes síntomas, señales y pensamientos: recuerdos recurrentes, pesadillas, flashback, pero también se manifiesta cuando la persona es incapaz de enfrentarse a estímulos o recuerdos que estén asociados con él y aparece una sensación fuerte de angustia, sudor, palpitaciones, mareos...

Artículo relacionado:
- Los niños y el trauma infantil

Otros síntomas son:
- Amnesia temporal. Cuando alguna parte importante del acontecimiento se ha olvidado.
- Desesperanza. Cuando no se puede mirar el futuro con optimismo.
- Evitación. La persona lucha por evitar los pensamientos, lugares, personas... que le puedan recordar una situación o hecho determinado, esta evitación es tan fuerte que incluso la persona es incapaz de poder explicarlo cuando se le pregunta.
- La vida afectiva se restringe y la falta interés invade cada momento del día.
- Sensación de condena. La persona tiene la sensación de estar condenada para siempre por la situación sufrida.

¿Cuándo se debe acudir a un psicólogo?

La fase aguda de una situación traumática puede durar hasta unos tres meses y se caracteriza por estas reacciones: dificultad para dormir, imagen traumática recurrente, dificultad para concentrarse, sudoración e irritabilidad. Donde además, se evita visitar lugares o ver personas que le recuerden lo vivido. Pasado ese tiempo, si no se ha podido elaborar la situación de forma adaptativa nos encontraremos con un verdadero trastorno de estrés postraumático. Por este motivo, la recomendación de acudir a un psicólogo está muy ligada al tiempo. 

Podemos decir que nuestro cerebro dispone de una capacidad natural de elaborar información de forma adaptativa, lo que ocurre es que en estas situaciones esa capacidad natural se bloquea, incluso por las secreciones hormonales que se producen en ese momento de fuerte estrés, y como consecuencia de todo ello, se genera una emoción negativa que va acompañada de una creencia negativa hacia uno mismo del tipo "no puedo" "no se cuidar de mí mismo", "soy débil" "no valgo nada" " nunca lo conseguiré".

El objetivo de la terapia es producir ese desbloqueo, de forma que las emociones comiencen a fluir y toda esa carga emotiva de rabia, dolor, malestar, tristeza, comience a desensibilizarse y se disminuya así la emoción negativa, permitiendo eliminar esa creencia negativa sobre uno mismo que la situación ha producido y transformarla posteriormente en una creencia positiva y adaptativa.

5 pasos para superar una situación traumática

El pasado no se puede cambiar, pero lo que si podemos es cambiar la percepción de éste. Cambiar nuestra forma de ver lo que sucedió y verlo de un modo más distante, donde ya no se produzca ese fuerte malestar, se reconozca que ha sido una experiencia dolorosa, pero desde un modo más constructivo, sobre todo para uno mismo. En definitiva, como dice el profesor Giorgio Nardone: "la única forma de liberarte de un dolor es tener el coraje de pasar por el medio".

1. Hablar: cuando estamos inmersos en ese estado necesitamos alguien de fuera que nos acompañe, nos ayude y nos escuche.
2. Intentar olvidar voluntariamente lo ocurrido lo que hace es empeorar más la situación, cuanto más las personas nos esforzamos en olvidar una cosa, más la recordamos, "quien describe su propio dolor, aunque llore, está a punto de consolarse".
3. Concienciarse de la responsabilidad de las cosas. Hay cosas que no dependen de nosotros que unas cambian y otras no.
4. Trabajar la voluntad para volver a la normalidad.
5. Aprender a gestionar bien las dudas y pensamientos negativos que nos vienen de forma natural: "si yo hubiese hecho esto o lo otro*", "Si yo no*", "Si hubiese podido preverlo*".

Jorge López Vallejo. Psicólogo. López Vallejo Psicología

Te puede interesar:

Estrés postraumático: cómo lograr sobreponerse

- Cómo hacer que los pensamientos negativos desaparezcan

Estrés postraumático, aprende a reconocerlo

Establece prioridades: cómo olvidarte del estrés

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.