Un estudio alerta de la ineficacia del ibuprofeno para tratar el dolor de espalda

El ibuprofeno podría tener más perjuicios que beneficios
Foto: ISTOCK Ampliar foto

Habitualmente cuando algo duele o se tiene algún tipo de malestar, la vista se vuelve hacia el botiquín para encontrar un medicamento para solucionar esta situación. Entre los más comunes en esta zona de la casa están los antinflamatorios como el ibuprofeno. Este producto es muy usado para dolores musculares en la zona de la espalda y el cuello.

Sin embargo un nuevo estudio realizado por el Instituto George de Salud Global, en Australia, el ibuprofeno no ayuda a la hora de tratar el dolor de espalda y además tiene efectos secundarios que hacen pensar en si es conveniente tomar este medicamento ya que podría dar más problemas de los que soluciona.

Efecto placebo

Este grupo de investigadores lleva años investigando la influencia del ibuprofeno en el dolor de espalda y si efectivamente lo soluciona. Hasta la fecha han realizado 35 ensayos clínicos en los que han participado más de 6.000 personas. El análisis de todos estos datos ha dado como resultado la conclusión de que este producto es poco eficaz a la hora de tratar estos problemas.

De hecho los resultados de estos ensayos demostraron que sólo en uno de cada seis casos el ibuprofeno había conseguido calmar de forma significativa el dolor de espalda de los participantes. Este estudio también puso de relevancia los efectos secundarios de este medicamento y que hacen que su consumo incremente el riesgo de sufrir algún tipo de problema gastrointestinal y úlceras. La ingesta de este producto también se conlleva tener 2,5 posibilidades más de padecer algún episodio de sangrado.

Prevenir es la mejor medicina

Según los investigadores viendo la ineficacia del ibuprofeno para tratar el dolor de espalda y cuello, y los efectos secundarios que conlleva, es mejor recurrir a otros métodos para estos problemas. El mejor mecanismo según este equipo es la prevención. En el día a día se debe cuidar la postura de todas las formas posibles, empezando por la postura de la misma.

Los expertos recomiendan como la mejor postura aquella en donde la cabeza y hombros están alineados con la pelvis, caderas y rodillas. El esternón debe quedar apuntando hacia delante y abdomen recogido. Se debe evitar aquella en donde las nalgas no estén en la parte trasera de la silla y en donde la espalda no quede apoyada en el respaldo. También se ha de evitar recoger las piernas y colocarlas encima de la zona acolchada del asiento para colocarse sobre ellas. La cabeza siempre ha de estar recta y mirar al frente e intentar evitar que los hombros queden sostenidos por detrás de la pelvis. De esta forma se conseguirá evitar el sufrimiento de la columna vertebral y el dolor en esta zona del cuerpo.

En cuanto a los niños, se debe tener especial cuidado en las mochilas del colegio. El peso que porten los alumnos nunca debe ser excesivo y estos productos también deben contar con unas buenas asas, acolchadas para proteger los hombros y asegurar un correcto reparto de la carga sin que una zona reciba más que la otra.

También se recomienda el uso de mochilas con ruedines para un transporte más fácil del material escolar y evitar que esta carga recaiga sobre la espalda haciéndola sufrir. El mobiliario escolar también debe ser adecuado y evitar dolor de espalda. Se desaconseja el uso de mesas y sillas estándares ya que las distintas alturas de los alumnos pueden provocar que no todos puedan usar el respaldo de sus asientos.

Damián Montero:

Te puede interesar:

- Cefalea tensional, ¿cómo tratar el dolor de cabeza?

- Qué hacer si tu hijo tiene fiebre

- Paracetamol en el embarazo: posibles riesgos

- Más ejercicio físico equivale a menos dolor de espalda

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.