Actualizado 26/08/2021 18:03 CET

Evita las intoxicaciones alimentarias en verano con estos consejos

Estos son los mejores consejos para preservar los alimentos en verano.
Estos son los mejores consejos para preservar los alimentos en verano. - ISTOCK

El calor es uno de los ingredientes del verano y que nos anima a hace diversas actividades, como ir a la playa o dar agradables paseos aprovechando el frescor de la naturaleza. Sin embargo, también puede ser uno de los causantes del mal estado de muchos alimentos. A esto hay que sumar que el relax típico de esta época del verano, lo que se traduce en el caldo de cultivo idóneo para diversa intoxicaciones alimentarias.

Aunque a menudo se piense que estas suceden con más frecuencia fuera del hogar, dentro del mismo las intoxicaciones alimentarias son comunes. Y es que los ingredientes antes mencionados hacen que este mal estado en las comidas sea más comunes. Por ello, desde la Organización de Consumidores y Usuarios, OCU, se anima a extremar la precaución y a estar atentos para evitar los diversos problemas de salud que pueden sucederse.

Cuidado con las rutinas

OCU afirma que hay una mayor incidencia de las intoxicaciones por consumo de alimentos en el hogar, que fuera de él. Pero, ¿por qué se estropean estas comidas? Uno de los motivos más comunes es que durante el verano se relajan las costumbres, los horarios son más laxos y se descuidan muchas medidas de higiene. A esto hay que añadir que las altas temperaturas que favorecen el crecimiento de microorganismos en estos platos.

A esto hay que añadir que a veces la cadena del frío se interrumpe con más facilidad. Estas son algunas de las combinaciones más peligrosas y que favorecen la proliferación de gérmenes:

- Temperaturas elevadas. La mayoría de las bacterias se reproducen mejor a 37º. Para dificultar su proliferación se han de mantener por debajo de los 5º aquellos alimentos que precisan de refrigeración y, por otro, alcanzar al menos los 65º mientras se cocinan.

- Nutrientes y humedad. Donde hay restos orgánicos, si además hay humedad, es más fácil que se reproduzcan los gérmenes.

- Tiempo. Algunas bacteria se dividen muy rápidamente, y en poco tiempo pueden alcanzar un número importante para provocar daños en la persona.

Decálogo de seguridad alimentaria

Estos son algunos consejos de la OCU para asegurar la calidad en los menús durante el verano:

- Extrema la higiene personal propia. Hay que asegurar un lavado cuidadoso de las manos si se va al baño, al tocar animales, plantas, tierra etc. Y siempre antes de manipular alimentos.

- Después de cocinar, refrigerar la comida cuanto antes, no dejarla a temperatura ambiente, ya que es la más peligrosa.

- Si se acude al campo o la playa, llevar la comida en recipientes muy limpios y herméticamente cerrados. Hay que asegurar el frescor en la nevera o cesta con la comida, con acumuladores o una bolsa de hielos, o refrigera con agua del mar o río.

- Las sobras de comida, a la nevera, o a la basura.

- Hay que dejar los alimentos tapados y bien protegidos, así se evitarán las visitas de los insectos, que pueden transmitir la intoxicación.

- Evitar la contaminación cruzada en platos o cubiertos en los que se haya usado con alimentos crudos, no usar otra vez con los cocinados sin haberlos lavado. Usar vajilla limpia al servir las salsas, ensaladas o guisos.

- Recalentar solo la porción que se vaya a consumir.

- En la compra, dejar para el final los alimentos que necesitan refrigeración y date prisa para volver a meterlos en frío.

- Hay que tener especial cuidado con los productos con salsas, con mayonesas, con los asados y con las preparaciones que incluyen alimentos cocinados y crudos a la vez.

- Al estar en un lugar donde el agua no ofrezca garantías, se aconseja tomarla embotellada y sin hielo. El mismo cuidado debe aplicarse también con las verduras frescas y los moluscos.

Damián Montero

Te puede interesar:

- Claves para evitar la obesidad infantil

- Obesidad infantil: la mayoría de los médicos responsabiliza a los padres

- 10 consejos para prevenir la obesidad en adolescentes

Contador