Actualizado 30/08/2021 14:17 CET

La AEP recomienda la vacunación masiva de los niños mayores de 12 años

Vuelve al cole con la vacuna puesta
Vuelve al cole con la vacuna puesta - ISTOCK

La vuelta al cole será presencial en septiembre de 2021. Ahora, cuando estamos empezando a superar una quinta ola de la pandemia de coronavirus con altísimas incidencias en los más jóvenes, ya que la mitad de los casos se han registrado en menores de 30 años, estas son las recomendaciones de la AEP (Asociación Española de Pediatría) para el inicio del curso escolar.

La actual situación de la transmisión del virus, por la irrupción y predominancia de la variante Delta, que parece ser mucho más infecciosa y contagiosa que sus predecesoras, así como la continua aparición de nuevas variantes con potencial patogénico y posible escape vacunal todavía por descifrar, han obligado a la AEP a ser más cautos al examinar cómo debe producirse la vuelta a las escuelas en septiembre de este año.

Avanzar con la vacunación de los adolescentes que, de todos los escolares, son el grupo con mayor índice de contagios y hábitos más proclives a la transmisión es la principal recomendación del grupo de trabajo de la Asociación Española de Pediatría (AEP) para la Reapertura de la Escolarización. Los datos recientes disponibles sugieren que cerca de dos tercios de los adolescentes han recibido ya la primera dosis y que aproximadamente la mitad de los adolescentes en edad escolar estará completamente vacunada para el inicio escolar.

Recomendaciones de la AEP para la vuelta al cole

Sin embargo, ante la evidencia de que en la actualidad circula predominantemente la variante Delta del coronavirus, con características muy diferentes a las previas, y con afectación demostrada en la edad pediátrica, la AEP se ha visto obligada a reforzar las siguientes recomendaciones para que el curso escolar 2021-22 pueda comenzar de forma 100% presencial para todos los alumnos de todas las edades:

1. Mantener una vigilancia y monitorización estricta de las infecciones en las escuelas, tal y como se realizó en el curso pasado.

2. Establecer medídas básicas de prevención como el uso de mascarillas obligatorias en niños a partir de los 6 años de edad, tanto en interiores como en exteriores; la ventilación proactiva y habitual de los espacios cerrados, las medidas de limpieza e higiene adicionales, la máxima distancia interpersonal posible entre alumnos, y el establecimiento de grupos burbuja (del menor tamaño posible) para disminuir la interacción generalizada entre alumnos y garantizar una buena trazabilidad de los casos positivos y sus contactos así como su aislamiento preceptivo.

3. Fomentar la vacunación masiva de los niños a partir de los 12 años de edad, y garantizar una buena cobertura vacunal entre el personal adulto trabajador de las escuelas. La posibilidad para los vacunados (niños o adultos) de no tener que aislarse en caso de ser un contacto de un caso positivo debería ser un aliciente adicional para convencer a aquellos que puedan tener dudas sobre la idoneidad de vacunar a los menores.

4. Reforzar el mensaje de que cualquier persona enferma (ya sean niños, docentes u otro personal adulto) no debe acudir a la escuela en caso de enfermedad, por lo menos hasta que se demuestre que no está infectada por el SARS-CoV-2; y si lo está hasta completar aislamiento.

5. Monitorizar y acompañar los problemas de salud mental de los alumnos y personal escolar, mientras sigan vigentes estas normas estrictas y la crisis sanitaria. Somos conscientes de que algunas de nuestras recomendaciones pueden ser de difícil aplicación, y que, por ejemplo, mantener las mismas ratios de profesores y alumnos, o un tamaño reducido de los grupos burbuja va a ser complejo, primero por la reducción propuesta por el Ministerio de Educación de la distancia interpersonal (que disminuye de 1.5 m a 1.2 m, lo que conllevará más niños por clase) y segundo porque requeriría una inversión de fondos significativa para la contratación de personal adicional.

Sin embargo, y ante la incertidumbre causada por la variante Delta y su mayor transmisibilidad, el Grupo de Trabajo de la AEP para la Reapertura de la Escolarización declara que "hay que ser cautos y vigilantes porque desconocemos si las medidas que se aplicaron el año pasado seguirán siendo igual de efectivas a la hora de contener la transmisión intraescolar en este nuevo contexto".

Por ese motivo, dado que les parece fundamental mantener la apuesta por una educación exclusivamente presencial con todos los beneficios que esta conlleva para los alumnos, añaden que "nos parece a su vez necesario seguir aplicando estrictamente las medidas que tan bien funcionaron el curso anterior, a las que se añadirían la vacunación de los adolescentes, al mismo tiempo que monitorizar de forma proactiva lo que esté pasando en las aulas. Si las tendencias observadas son parecidas a las del año pasado, podrán progresivamente relajarse muchas de estas medidas".

En todo caso, las mejoras implementadas por la pandemia en cuanto a mayor ratio profesor/alumno, menor hacinamiento en las aulas, hábitos de higiene, ventilación de espacios, traslado de actividades escolares al aire libre, etc., son actuaciones excelentes que aseguran una mejor calidad educativa; uno de los pilares básicos de las necesidades sociales de la población más sensible- la infanto-juvenil- , por ello, deberían plantearse como definitivas e incluirse en las directrices de funcionamiento escolares en nuestro país para siempre. La AEP apela con esta reflexión a las autoridades sanitarias y educativas, su responsabilidad en este asunto de máximo interés para niños y familias.

Marisol Nuevo Espín
Asesoramiento: Grupo de Trabajo de la AEP para la Reapertura de la Escolarización: Quique Bassat, Juan Gil Arrones, Concha Bonet, Juan Ruiz Canela, María José Mellado.

Te puede interesar: 

- 10 consejos para tranquilizar a los niños en la vuelta al cole 2021

Contador