Fuegos artificiales y pirotecnia, no son un juguete

Fuegos artificiales y pirotecnica, artículos peligrosos para los niños
Foto: ISTOCK Ampliar foto

Brillan, tienen colores hipnóticos y siempre se relacionan con eventos importantes. Los fuegos artificiales y la pirotecnia se han convertido en unos invitados a habituales en fechas como la Navidad, en donde estos productos se han convertido en un instrumento a través del cual demostrar la alegría de estos días. Sin embargo hay que saber muy bien que estos artículos no son un juguete.

Aunque el diseño de muchos de estos artículos y sus colores pueden indicar que son productos sin mucho riesgo, lo cierto es que fuegos artificiales y pirotecnia son productos muy peligrosos. Especialmente para los más pequeños, quienes se enfrentan a nada menos que un artefacto explosivo que puede causarle daños importantes que hagan que la Navidad se convierta en un recuerdo triste.

Peligro de la pirotecnia

Atendiendo a la European Injury Database, organismo de la Unión Europea, en el Viejo Continente se producen cada año un total de 2.900 lesiones en niños de entro 0 y 14 años relacionadas con la pirotecnia. Accidentes que tienen lugar pese a que existen leyes en todos los países de esta zona que regulan estos artículos y que con frecuencia se incumplen, especialmente a la hora de comprar estos productos a los más pequeños.

Las zonas que más se exponen al peligro de la pirotecnia son los ojos, el cabello, la cara y las manos. En estas partes del cuerpo normalmente se producen quemaduras provocadas por la cercanía a la zona de explosión. Especialmente las extremidades son las que más pueden sufrir ya que estos productos pueden detonar mientras se sujetan.
Quemaduras, pérdida de miembros como dedos, problemas de visión; estas son las lesiones que más se relacionan con la pirotecnia. La época del año en la que más accidentes se producen es la Noche Vieja.

Normas de seguridad para pirotecnia

En el caso de que se decida apostar por la pirotecnia para un evento especial, se han de tener claras una serie de normas. La primera de ella y que nunca debe olvidarse es que los niños nunca deben manipular estos artículos ni estar demasiado cerca en el momento en el que detonen. Estas serán otras pautas que se deberán tener en cuenta a la hora de emplear estos artículos:

-   Establecer un perímetro de seguridad desde donde se pueda disfrutar del espectáculo sin riesgo de quemaduras. Para ello se podrá emplear alguna señal que no se pueda cruzar.

-   Vigilar a los niños para que no se salten el perímetro de seguridad y en ningún momento manipulen estos artículos.

-   Seguir todas las instrucciones que acompañen a los artículos pritoécnicos.

-   Usar los fuegos artificiales lejos de la vivienda y de productos inflamables o susceptibles de arder como hojas secas. Siempre en una superficie llana.

-   Una vez encendida la mecha, alejarse del artículo y colocarse en la zona de seguridad. En el caso de que no se haya producido la detonación habrá que rociar con agua este artículo antes de manipularlo y desecharlo, nunca reutilizarlo.

-   Vestir ropa sin capucha ni cordones.

-   Nunca llevar los fuegos artificiales en el bolsillo o mochilas ya que la fricción puede encender la mecha.

-   No usar pirotecnia en el caso de que haya mascotas cerca ya que estas sufren con el ruido provocado.

Damián Montero

Te puede interesar:

- Cómo prevenir accidentes infantiles en el hogar

- Consejos contra los accidentes domésticos

- ¿Podemos hacer niños prudentes?

- Primeros auxilios en bebés

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.