El bocadillo en el recreo y su importancia

El bocadillo en el recreo  es importante para afrontar la jornada escolar
Foto: ISTOCK Ampliar foto

Ya llegó la vuelta al cole. Vuelta a la rutina, a las clases y a las horas de aprendizaje. El horario lectivo requiere estar mucho tiempo concentrado atendiendo a las distintas materias de la escuela e interiorizando conocimientos. Un gasto de energía que hay que afrontar con una buena alimentación. Empezar el día con un buen desayuno es fundamental para afrontar el primer tramo del horario lectivo, pero a media mañana y en la merienda un bocadillo nos ayuda a disponer de la energía para la segunda parte de la jornada.

Sin embargo, en ocasiones no se le concede la importancia que tiene esta comida a media mañana o a media tarde en la vida de los alumnos. El bocadillo no solo supone un aporte energético para afrontar las últimas horas de clase de la mañana o los deberes por la tarde, sino que además forma parte de una de las cinco comidas diarias que se recomiendan realizar. Rellenarlo de ingredientes saludables es fundamental para completar una alimentación sana.

La importancia del bocadillo en el recreo y en la merienda

Tanto la merienda como el tentempié del recreo a media mañana son comidas que deben aportar el 15% de la energía necesaria diaria. Además, los especialistas en nutrición aseguran que nuestro organismo necesita un aporte energético cada dos o tres horas para mantener estables los valores de glucosa en sangre.

En el caso de los niños, tanto para afrontar la segunda parte de las clases de la mañana después del recreo, como para tener energía para sus actividades extraescolares y los deberes, realizar estas dos pequeñas comidas diarias les prepara para un buen rendimiento tanto físico como mental.

 

¿Qué debe llevar el bocadillo de los niños?

El pan es la base del bocadillo y una importante fuente de hidratos de carbono. Está en la base de la pirámide nutricional, por lo que se recomienda incluirlo en nuestra dieta a diario, sobre todo, cuando está elaborado con el cereal completo. El pan integral es el más recomendable y entre sus principales beneficios destaca que ayuda a controlar el colesterol, evita el estreñimiento, aporta energía gracias a sus hidratos de carbono de absorción lenta y ayuda a controlar la diabetes.

El relleno de los bocadillos debe ser variado para no crear monotonía, eligiendo siempre los que se consideran más saludables.

- Rellenos de embutido: conviene optar por el jamón york y elpavo que tienen proteínas, hierro, vitamina B, son bajos en grasas y muy ligeros.

- Rellenos de queso.  Este derivado de la leche es una excelente fuente de calcio y un alimento recomendable en la dieta de cualquier niño. Elige los quesos frescos y bajos en baja, antes que los curados.

- Rellenos de atún. Buena fuente de Omega 3 y proteínas para los niños.

- Rellenos de vegetales. Los bocadillos vegetales con lechuga, tomate, pepinillos, pimientos... también pueden resultar deliciosos y muy sanos.

Damián Montero

Te puede interesar:

- 10 ideas para meriendas de los niños más allá de las galletas

- La merienda: cuida la salud de los niños

- Enseñar a los niños a comer

- Los 7 grandes errores para eenseñar a los niños a comer

- 5 trucos para que tus hijos prueben platos nuevos

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.