Enfermedades tecnológicas: las dolencias de las TIC

Las enfermedades tecnológicas: dolencias de las TIC
THINKSTOCK

Enfocar la vista frente a la pantalla del ordenador, la tableta o el smartphone durante periodos prolongados de tiempo, usar el mouse o ratón sin apoyar el antebrazo o someter la espalda a la tiranía del teclado son sólo algunos actos continuos que nos pueden causar enfermedades tecnológicas: las dolencias de las TIC.

No solo vamos increíblemente cargados a todos lados sino que, además solemos ir mirando la pantalla de nuestros smartphones y tabletas, y al mismo tiempo por nuestro trabajo estamos muchas horas pendiente de estos dispositivos. Esto da lugar a muchos dolores a los que a priori no encontramos explicación.

Estas dolencias se conocen como enfermedades tecnológicas y afectan a personas de todas las edades desde niños hasta adultos. Entre los niños, la enfermedad tecnológica más extendida es la enfermedad tecnológica del dedo pulgar. ¿Quieres saber que otras enfermedades tecnológicas existen y en que consiste la enfermedad tecnológica del dedo pulgar? ¿Crees que padeces uno de estos problemas y quieres ponerle remedio?

Qué son las enfermedades tecnológicas

Las enfermedades tecnológicas son síndromes o trastornos físicos que tienen su origen en posturas inadecuadas y movimientos mal realizados de manera inconsciente. Por eso cuando, por ejemplo, vayamos a pasar en la oficina muchas horas frente al ordenador, se recomienda dedicar unos segundos a recapacitar sobre nuestra postura y a respirar profundamente. Debemos levantarnos de nuestra silla con frecuencia para oxigenar nuestros huesos y músculos. Y así deben hacerlo también los niños cuando pasan muchas horas enganchados a la tecnología frente a los videojuegos (cosa que, por supuesto, no resulta beneficiosa en absoluto).

Los principales causantes de las enfermedades tecnológicas

Las causas de las enfermedades tecnológicas

1. El monitor. Ocasiona problemas por enfocar la vista frente a la pantalla de la PC por un largo período de tiempo. Causa irritación en los ojos, síndrome del ojo seco por falta de parpadeo y produce fatiga ocular. Todo ello pueden desencadenar fuertes dolores de cabeza. La fatiga ocular es también consecuencia del contraste entre una mala iluminación de las oficinas y la luminosidad del monitor.

2. El ratón. Una mala posición al usar el mouse o ratón puede llegar a causar lesiones en lla muñeca conocidas como el "síndrome del túnel del carpiano". Se produce por un repetido esfuerzo en el manejo del ratón.

3. El teclado. Puede resultar una verdadera tortura para la espalda, cuando el usuario no está bien sentado frente al ordenador.

Problemas por abuso de una mala postura utilizando las TIC

Los problemas que se derivan de una mala postura ocasionada por el abuso de las tecnologías son:

-   La degeneración de la columna vertebral
-   La inflamación de los tendones
-   Atrapamiento de los nervios

Las enfermedades tecnológicas, el dolor de cuello y el dolor cervical

Estos dolores, que son los que provoca por ejemplo el hecho de ir constantemente pendiente del teléfono móvil, son los más comunes entre los pacientes que acuden a las consultas de fisioterapeutas y quiroprácticos.

Cuando tanto niños como adultos estamos frente al ordenador curvamos mucho nuestra espalda. Es importante por eso contar con una cómoda silla ergonómica que se ajuste a las necesidades de nuestro cuerpo. Normalmente, no nos preocupamos por mantener el cuello en su posición natural, es decir, en línea con nuestra columna. Aunque no estemos en todo momento bien sentados si conviene que cuando nos demos cuenta de que estamos manteniendo una postura inadecuada la corrijamos inmediatamente. Los hombros son también importantes, porque tendemos a encogerlos cuando deberían estar siempre alejados de nuestras orejas. Las escápulas tienen asimismo que estar siempre conectadas.

La enfermedad tecnológica del dedo pulgar: consejos

Nuestros dedos están constantemente en movimiento. Pasamos horas frente al WhatsApp, lo que puede causar una lesión conocida como Whatsappitis, y consultando nuestros perfiles en redes sociales. Por eso, nuestros tendones sufren muchísimo. Nos pueden doler las muñecas y una zona de la mano que se conoce como eminencia tenar. Es esa parte más gordita entre el dedo pulgar y la muñeca. Para evitar que esos dolores no vayan a más podemos:

-   Hacer descansos y utilizar las tecnologías cuando sea necesario
-   Hacer estiramientos al levantarnos y antes de irnos a dormir
-   Mantener la espalda recta apoyada en la silla
-   Recurrir a los reposamuñecas o almohadillas para el ratón del ordenador

Para combatir la enfermedad tecnológica del dedo pulgar conviene prestar atención a la zona que está entre los huesos del pulgar y del dedo índice. Se encuentra a unos cuatro centímetros de la membrana que los une, hacia el interior de la palma de la mano. Si flexionas el pulgar de la mano contraria puedes presionar este punto. Lo encontrarás porque es muy sensible a esa presión.

Cuando pases mucho tiempo frente al ordenador, presiona cada rato seis veces el valle de la armonía de cada mano. Así no solo logras relajar la palma de la mano sino que además reduces la posibilidad de sufrir dolores de cabeza, los causados por ejercer presión mandibular y posibles dolores de tripa por estreñimiento o digestiones pesadas. ¡Todas las soluciones están en la palma de nuestra mano! Al fin y al cabo, las manos y los pies son los lugares de nuestro cuerpo en los que más terminaciones nerviosas tenemos.

Elisa García

Te puede interesar:

- Smartphone, cómo educar para un uso responsable

- Whatsappitis, una lesión por uso abusivo del WhatsApp

- Smartphone y niños, ¿a partir de qué edad?

- Nativos digitales, una generación de hijos diferente

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.