El peligro de fumar en el coche con niños

Foto:
Foto: HACER FAMILIA Ampliar foto

Un estresante atasco, un viaje que parece no terminar jamás Son motivos que fomentan que sean muchos los padres que siguen fumando en el coche en presencia de sus hijos. Según un estudio, el humo del tabaco potencia el empeoramiento del asma en los niños, incrementa la probabilidad de que padezcan infecciones respiratorias o de oído y, en el peor de los casos, el síndrome de muerte súbita del lactante.

Los pediatras especialistas recuerdan que los niños respiran más rápido que los adultos y aspiran más productos químicos nocivos por kilogramo de peso al encontrarse su sistema respiratorio en proceso de madurez. Por esto, bajar la ventanilla del coche no es suficiente. Es importante mantener a los niños alejados de zonas donde habitualmente se fume, haya o no fumadores en ese momento, para evitar el “humo de segunda mano”.

Consecuencias de la exposición del humo en los niños

- Síndrome de muerte súbita del lactante. Es la causa principal de fallecimiento en los bebés de entre un mes y un año.

- Infecciones de oído. La exposición al humo del tabaco incrementa el número de infecciones de oído y el tiempo de curación. Causa inflamación y obstrucción provocando dolor e infección. Las infecciones de oído son la causa más común de pérdida de audición.

- Infecciones de asma. La exposición al humo en los niños incentiva en un 20 por cierto más a que padezcan los niños crisis asmáticas.

- Infecciones respiratorias. El humo del tabaco puede causar infecciones como la neumonía, bronquitis y bronquiolitis en los más pequeños.

- Irritaciones de mucosas. Incrementa la probabilidad de que los niños padezcan irritación en la garganta, ojos y nariz. Además, en los ojos puede llegar a provocarles escozor y excesivos parpadeos. 

- Mayor número de ingresos hospitalarios. En niños de hasta 18 meses, la exposición al humo del tabaco es responsable de hasta 15.000 hospitalizaciones al año en EEUU.

- Ausentismo escolar. Faltan seis veces más a la escuela los hijos de padres fumadores y van al médico con más frecuencia.

Si eres padre, deja de fumar

Los expertos recuerdan que la mejor solución que poseen los padres fumadores es dejar el tabaco. No obstante, si no están dispuestos o no se ven capacitados a dejarlo, es importante que se adopten medidas para eliminar el humo tanto de casa como del coche e intentar practicar este hábito en espacios al aire libre.

Noelia de Santiago Monteserín

Te puede interesar:

- Receta para dejar de fumar

- Remedios contra los mareos de los niños en el coche

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.