Actualizado 18/12/2016 17:04:07 +00:00 CET

Un pequeño retraso en la hora de entrada al colegio ayudaría a la calidad del sueño

Quince minutos más de sueño ayudan a mejorar la salud mental
Foto: ISTOCK Ampliar foto

¿Tu hijo va al colegio con demasiado sueño? ¿Su cara a lo largo del día denota un cansancio? Este problema se podría solucionar con algo tan sencillo como un pequeño retraso de la hora de entrada al colegio, ¿cómo de pequeño? Pues de tan solo 15 minutos tal y como asegura un experimento realizado en la Universidad China de Hong Kong en donde se ha demostrado que este cuarto de hora tiene beneficios en la salud del alumnado.

Mejor salud mental

Este grupo de investigadores quiso comprobar cómo podría afectar este leve cambio en el día a día de los niños y si este podría tener beneficios en el descanso de los menores. Para ello recogió información de 1.377 alumnos de dos institutos distintos, uno de ellos que tenía una hora de entrada a las 07:45 de la mañana y otro a las 07:55. En el primero se retrasó el inicio hasta las 08:00, mientras que en el segundo se mantuvo igual.

Estos quince minutos se quitaron de la hora del almuerzo para no alterar el momento de salida de los estudiantes de este instituto. Durante una semana, 617 estudiantes del centro que había modificado sus horarios y 556 del que no fueron analizados mediante escáneres que medían su actividad nocturna y el modo en el que dormían. Además todos ellos tuvieron que responder a cuestionarios en donde hablaban de sus sentimientos y si estaban más o menos cansados durante la jornada.

Pasados cinco meses, en los cuales se mantuvo este horario, los investigadores volvieron a analizar durante otra semana estas mismas variaciones para ver cómo había influido este cambio en la hora de entrada. Durante este tiempo los alumnos que comenzaban su jornada a las 08:00 habían conseguido dormir 10 minutos más que los que habían mantenido su rutina.

Estos 10 minutos que habían conseguido de más sueño había conseguido que estos estudiantes presentasen una mayor salud mental que los que no. Así lo reflejaron los distintos escáneres y cuestionarios respondidos por su parte. Además, los docentes de este centro también indicaron que en estos cinco meses los problemas de conducta y menos problemas en la convivencia dentro del instituto.

Horarios nocturnos

Otra de las conclusiones a las que llegó este estudio es que ningún adolescente es capaz de dormir las 8- 10 horas que recomiendan los especialistas en sueño. Esto provoca que los estudiantes compensen los fines de semana quedándose en la cama más de lo recomendado. Esto provoca un hábito irregular que puede afectar gravemente a su día a día. Por ello es importante educar para ir a la cama:

- Nada de cenas copiosas. Una cena ligera ayudará a que la digestión no dificulte el sueño de los estudiantes.

- La tele apagada por la noche. Presenciar programas o películas antes de acostarse hace que los estudiantes se activen y tengan más difícil conciliar el sueño.

- La cama, para dormir. Nada de llevarse el móvil a la cama y chatear con los amigos, una vez que el estudiante entre en su cuarto por la noche es para dormir, no para proseguir el ocio.

- Una agradable charla. Charlar entre los familiares tranquilamente ayudará a alcanzar el estado necesario para dormir en los estudiantes creando las condiciones oportunas para ello.

Damián Montero

Te puede interesar:

La importancia del sueño infantil

Qué hago si mi hijo no quiere dormir la siesta

Tabla de sueño infantil

Los bebés no deben dormir con luz

Trastornos del sueño infantil