Actualizado 22/06/2022 10:56

Síntomas en el exterior pero origen en el interior, las alergias que acechan en casa

El 20 por ciento de los niños padece alergia
ISTOCK

El niño sale a la calle y empieza a experimentar síntomas de alergias. Sin embargo al revisar los posibles agentes que pueden provocarlos, ninguno de ellos es el culpable. ¿Entonces, qué se puede hacer? La respuesta está tras la puerta de casa, en el hogar en donde vive día a día. En este entorno existen multitud de agentes que pueden causar estos problemas de salud.

Entre las más comunes la alergia a los ácaros, seres minúsculos que se convierten en estos casos en unos terribles compañeros de vivienda que pueden hacer que los niños no disfruten ni en el hogar ni fuera del mismo al arrastrar los síntomas al exterior. A los padres de todos estos menores la Asthma and Allergy Foundation of America ofrece este compendio de respuestas ante las posibles preguntas relacionadas con este asunto.

¿Es alergia a ácaros?

La primera pregunta que deben hacerse todos los padres es si realmente son los ácaros quienes realmente producen esta alergia. Para ello nada mejor que fijarse en los síntomas y en los momentos en que se producen. Estos problemas se manifiestan a través de señales como estornudos, goteo o congestión nasal, picazón de la garganta o los oídos, urticaria, inflamación de los párpados, picazón en los ojos y tos, silbido (sonidos similares a silbidos que ocurren al respirar) y falta de respiración.

Como se ha dicho, estos síntomas pueden presentarse tanto dentro como fuera de casa. Pero son más habituales cuando el menor ha pasado varias horas en el hogar e incluso tras la noche, momento en el que el niño ha estado durmiendo junto a todos estos agentes alérgenos.
Estos son algunos elementos en el hogar que pueden ser el hábitat de los ácaros:

- Colchones y almohadas

- Muebles tapizados

- Alfombras y tapetes

- Cortinas

- Juguetes de peluche

Todos estos elementos deben mantener una higiene habitual y especialmente estar exentos de polvo. Siempre que exista esta suciedad, es muy posible que los ácaros también estén presentes. En caso de que los síntomas se agraven más, aun manteniendo una higiene habitual, el especialista puede recomendar el uso de medicinas con el fin de hacer menos agresiva la alergia.

Mascotas y alergia

Otro alérgeno posible en el interior del hogar, y que puede acompañarnos al exterior son las mascotas. Desde la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica se explica que animales como el gato, o el perro, compañeros habituales y que pueden causar causa alergias tras el contacto directo o indirecto.

La caspa de los animales es la responsable principal de la alergia a animales. Las escamas que forman las mascotas tras renovar la piel se quedan flotando en el aire, y las personas las respiran, con lo cual pueden sufrir síntomas de alergia. Otras sustancias que dan alergia se pueden encontrar en la saliva de los animales o en sus lágrimas.

Ante estos casos se debe usar un tratamiento de rescate cuando aparecen síntomas, un tratamiento preventivo según la severidad de los síntomas, y también existe tratamiento inmunoterápico con vacunas frente a algunos animales. Los especialistas recomiendan siempre decidir bajo la supervisión de un experto.

En caso de no remitir los síntomas, se puede valorar reducir el contacto de los niños con los animales en la medida que sea necesaria. Se recomienda que el la mascota no entre en la habitación del menor alérgico, y que bajo ningún concepta duerma allí. Conviene ventilar todas las habitaciones del hogar a menudo.

Damián Montero

Te puede interesar:

Alergia, alivio con terapias naturales

Alergia infantil o catarro

Niños con alergia a la leche

Alergia a los alimentos

Más información