Cardiopatías congénitas, vigilar lo que ocurre a los padres para predecir qué pasará al niño

Cómo poder prevenir con las cardiopatías congénitas.
ISTOCK

Prevenir siempre es mejor que curar. Aunque es cierto que no se puede poner una tirita antes de que aparezca la herida, siempre se pueden atender a una serie de señales que hagan a los padres prevenir de cara al futuro. Es el caso de las cardiopatías congénitas, que al aparecer en muchos padres, existe una alta posibilidad de que reaparezcan en los más pequeños de la casa.

Desde el Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona se ofrece una lista de enfermedades cardíacas que de afectar a los padres, deben ponerlos en alerta ya que existe una alta probabilidad de que estas afecciones estén presentes en sus hijos. Una forma de ir adaptando la vida en casa a estas circunstancias y prevenir los riesgos relacionados con estos problemas de salud.

Las cardiopatías que debes tener cuenta

Desde esta institución hospitalaria se ofrecen una serie de cardiopatías congénitas que tienen un alto riesgo de pasarse de generación a generación y que deben tenerse en cuenta a la hora del embarazo:

- Miocardiopatías. Enfermedades que afectan al músculo del corazón,
miocardio). Dentro de ellas se encuentran la miocardiopatía hipertrófica, la miocardiopatía dilatada, la miocardiopatía no compactada, la miocardiopatía arritmogénica de ventrículo derecho y la miocardiopatía restrictiva.

- Canalopatías. Enfermedades de los canales iónicos que afectan al funcionamiento del corazón y pueden producir arritmias letales. Entre ellas, los síndromes de QT largo, QT corto, Brugada y taquicardia ventricular catecolaminérgica polimorfa.

- Aortopatías. Enfermedades de la aorta (la arteria que lleva la sangre oxigenada a todo el cuerpo) que producen su dilatación y suponen un riesgo de ruptura de la misma. Las más conocidas de este grupo son el síndrome de Marfan y el de Loeys-Dietz.

Riesgo de las cardiopatías congénitas

Desde el Hospital Sant Joan de Déu se advierten de los posibles riesgos que conllevan las cardiopatías congénitas:

- Mayor posibilidad de muerte súbita, en muchas ocasiones sin haber producido ningún aviso previo. Si bien en personas mayores de 35 años la causa más frecuente de muerte súbita es la cardiopatía isquémica (como consecuencia de la aterosclerosis de las arterias coronarias), en personas jóvenes lo son las cardiopatías familiares.

- Posibilidad de más de un caso, una cardiopatía congénita puede afectar a varias personas de la misma familia (especialmente entre hermanos). De ahí que la valoración de un caso incluya otras pruebas en parientes cercanos. A partir de la identificación de una persona afecta es imprescindible estudiar a sus familiares, hacer un árbol genealógico e identificar aquellos antecedentes con muerte inexplicada, sobre todo a edades tempranas.

- Presentación es muy heterogénea. Las personas que presentan afectación del mismo gen, también muestran mutaciones diferentes y manifestaciones heterogéneas. Este hecho hace que, una vez que se realiza el diagnóstico de una persona afecta, su manejo no dependa tanto de que presente el gen afecto como de las manifestaciones que produzca en la persona.

Damián Montero

Te puede interesar:

- Cómo cuidar el corazón de los niños

Día mundial del corazón: 14 curiosidades sobre el corazón para explicar a los niños

- Un soplo en el corazón de los niños

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.