Una sonrisa caída o asimétrica puede alertar de un ictus

El ictus puede detectarse con una sonrisa
El ictus puede detectarse con una sonrisa - ISTOCK

Una sonrisa caída, asimétrica o no poder sonreír puede ayudar a detectar un ictus, dado que son algunos de los posibles síntomas de un ictus. El ictus es la primera causa de muerte en la mujer en España. Fallecen más del doble de mujeres por ictus que por cáncer de mama y unas 14 veces más que por accidentes de tráfico.

Sin embargo, un gran número de mujeres pasa por alto los posibles síntomas o no le dan la importancia que merecen, ya que a menudo socialmente se relaciona el ictus principalmente con los hombres.

Si sospechamos que una persona puede estar sufriendo un ictus, pedirle que sonría es una manera sencilla de detectar si ha perdido fuerza o movilidad en los músculos de la cara. Sonreír es un movimiento muy complejo, en el que se coordina el movimiento de diversos músculos y para el que se necesita la implicación de un gran número de neuronas. El hecho de que la persona no pueda sonreír, tenga una sonrisa caída o asimétrica debe alertarnos de la posibilidad de que esté sufriendo un ictus y de la necesidad de llamar a los servicios de emergencia al 112.

Para detectar un ictus, pídele que sonría

Detectar el ictus con la sonrisa caída o asimétrica

Detectar sus posibles síntomas y actuar con rapidez puede salvar vidas y reducir las consecuencias de sufrir un ictus. Las primeras 3-6 horas después de un ictus son clave. Por cada minuto en el que se reduce o detiene la circulación de sangre en el cerebro de una persona se pierden 1,9 millones de neuronas y 14 billones de conexiones neuronales, y una hora sin circulación supone un envejecimiento cerebral de 3,6 años.

Ante la detección de los posibles síntomas del ictus es de vital importancia llamar al 112 y facilitar la atención lo más rápido posible. Estos son los posibles síntomas a tener en cuenta:

1. No poder levantar uno de los dos brazos.

2. Pérdida de fuerza en un lado del cuerpo: brazos, piernas, manos, etc.

3. Sonrisa caída o asimétrica.

4. Problemas al hablar, como decir una palabra inventada o sin sentido, o no poder hablar.

5. Dolor de cabeza intenso y repentino.

La identificación de los síntomas de alarma del ictus es clave para actuar con rapidez y poder evitar la muerte, así como las posibles secuelas en las primeras horas tras el ictus. Cada minuto cuenta. Además, dado que todavía muchas mujeres pasan por alto los síntomas, es preciso dirigir la atención hacia ellas, dado el desconocimiento que todavía existe sobre la prevalencia del ictus entre el género femenino.

La Federación Española de Ictus (FEI) destaca la importancia de que "todo el mundo esté concienciado de los síntomas, puesto que incluso quienes ya han pasado por un ictus pueden volver a sufrirlo". 

Marina Berrio

Te puede interesar:

- El ictus ha aumentado un 40% en los últimos 15 años

- El ejercicio en la niñez reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.