Smartphone y niños, ¿a partir de qué edad?

 

Educación

Smartphone y niños, ¿a partir de qué edad?

Los Smartphone son el regalo estrella para los niños actualmente, todos quieren uno y todos los padres se plantean si deben comprárselo a sus hijos. Por un lado, pueden ser una herramienta para el ocio y el aprendizaje, sin embargo, también implican una serie de peligros. Por eso, es necesario conocer qué edad es la adecuada para que los niños tengan su primer Smartphone.

Smartphone a los 10 años, la edad de inicio

La edad a la que los niños tienen su primer Smartphone se ha adelantado notablemente en los últimos años, hasta poder establecer esa edad de inicio en los 10 años. Así, los últimos datos recogidos indican a este respecto que 3 de cada 10 niños españoles de diez años tienen ya un móvil en sus manos.

Esta cifra, según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), que evalúa el uso de nuevas tecnologías por parte de menores de 10 a 15 años, se incrementa aún más cuando los niños alcanzan los 12 años. Llegados a esta edad, prácticamente el 70 por ciento de los niños, nativos digitales, disponen de esta herramienta. Igualmente, a los 14 años podemos volver a observar como la cantidad de niños que tienen un Smartphone, crece (83%).

Smartphone a los 12 años, la edad más común

El paso de Primaria a Secundaria, a los doce años, implica una nueva demanda de móviles por parte de los niños, ya al inicio de la adolescencia. En ese momento, no tener móvil se puede traducir en una causa de rechazo social. La forma que estos preadolescentes tienen de comunicarse tiene como base el Smartphone: WhatsApp es el servicio de mensajería instantánea más utilizado a estas edades. Por eso, no tener móvil implica no poder formar parte los grupos de WhatsApp o diversas redes sociales, y no estar, por tanto, conectado con el resto de su grupo de iguales.

Los riesgos de tener un Smartphone para los niños

Sin embargo, aunque a los doce años cualquier niño ve una necesidad social de tener un teléfono móvil, por otro lado, los riesgos que implica tenerlo hace que los padres deban plantearse si es el momento adecuado. Muchas veces, a esta edad no saben aún hacer un uso responsable del móvil, cayendo normalmente en los problemas habituales:

-  Descanso insuficiente. Los niños, cuando tienen un Smartphone no saben ponerse límites y algunos lo usan incluso por la noche, quitándose horas de descanso.

-  Incumplimiento de las obligaciones. Un móvil es, además, una gran distracción. Estar haciendo los deberes con el dispositivo al lado se suele traducir en un descuido del estudio y de cualquier otra actividad diaria.

-  Descuido de la intimidad. Un uso irresponsable del teléfono: colgar imágenes comprometidas en redes sociales o contactar con desconocidos, pueden llevar a los menores a descuidar su intimidad.

-  Comunicación deficiente en la familia. El móvil puede ser una efectiva forma de comunicación, sin embargo, a veces puede tener el efecto contrario. Aquellos niños que utilizan el Smartphone continuamente, sin restricciones durante las comidas o el tiempo en familia, contribuirá a que la comunicación en casa sea cada vez más deficiente.

Smartphone a los 14-15 años, la edad recomendada

Todos estos motivos son los que han llevado a los expertos a retrasar el uso del móvil todo lo que se pueda, fijando una edad ideal a la que, consideran, los niños ya están preparados para hacer un uso responsable de un Smartphone, siempre y cuando los padres se lo enseñen.

Esa edad adecuada para que los niños tengan su primer móvil es a partir de los 14-15 años. Los expertos aseguran que, a partir de esta edad, los niños ya son capaces de utilizarlo de forma más sensata y con mayor madurez. Por lo general: se han adaptado al instituto, tienen un grupo de amigos más definido y un entorno establecido.

4 reglas que los padres deben enseñar a sus hijos sobre los Smartphone

1.  Apagarlo por la noche. Es necesario que aprendan que cuando llega el momento de irse a la cama el móvil debe quedar apagado. Por la noche, es importante que los niños descansen y dejen los mensajes o cualquier cosa pendiente para el día siguiente. Estar esperando que suene el móvil puede generarles ansiedad, por eso, lo mejor es que desconecten por completo.

2.  Enseñar con el ejemplo. Igualmente, cuando los padres llegan a casa deben dejar en un segundo plano el teléfono. Ya no están en el trabajo, ahora es un momento para compartir en familia. Dar un buen ejemplo será determinante para que los hijos aprendan cuándo y cómo deben utilizar el móvil.

3. Cuidar la privacidad. Es importante que, una vez que los niños tengan móvil, conozcan las maneras más adecuadas para proteger su privacidad. Compartir fotos, contactos o ubicaciones va a poner en riesgo su información privada, por eso es importante que aprenda a usar el Smartphone de manera responsable.

4.  Móvil sólo el fin de semana. El mejor momento para que, al menos al principio, los niños utilicen el Smartphone es los fines de semana. Así, no será un elemento de distracción a la hora de estudiar, ni a la hora de dormir e, igualmente, no será un impedimento para la comunicación padre-hijo.

Patricia Núñez de Arenas

Te puede interesar:

- Nativos digitales, una generación de hijos diferente

Smartphone, cómo educar para un uso responsable

- El primer teléfono móvil de los niños: enséñales a usarlo

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies