Actualizado 22/04/2020 9:37:28 +00:00 CET

El empujón que necesitaba la Educación para entrar en la era digital

El cambio tecnológico de la Educación que viene
El cambio tecnológico de la Educación que viene - ISTOCK

La digitalización completa de la enseñanza en gran parte del mundo ha llegado de la noche a la mañana. Lo que no habían conseguido a través de conferencias y discursos los profesores y pedagogos más entusiastas de la tecnoeducación lo ha logrado la pandemia de coronavirus en tiempo récord. Ha sido el empujón que necesitaba la Educación para entrar en la era digital. 

La declaración del estado de alerta ha pillado al sistema educativo sin una estrategia digital concreta y, de un día para otro, los docentes han visto obligados a improvisar sus clases de forma telemática, en medio de una situación de caos, confusión e incertidumbre.

Según datos de la UNESCO más de 1.500 millones de alumnos de 191 países se han visto afectados por el cierre de sus escuelas. En total, el 91,3% de todos los alumnos matriculados del mundo. En general, y salvo algunas excepciones como Estonia, como ejemplo de uno de los países más digitalizados en Educación, la mayoría de las naciones se enfrentan a los mismos problemas. El coronavirus se ha extendido con tal rapidez que no ha sido posible planificar una alternativa razonada a la formación presencial.

Descartada la reapertura de los centros educativos antes del verano, está claro que el curso acabará de manera "remota". Y en medio de esta transición conviene reconocer el esfuerzo realizado por profesores y centros educativos para salvar el curso de todos sus alumnos haciendo uso de los medios y conocimientos tecnológicos de que disponen para dar clases online, mandar trabajos, planificar exámenes en remoto... con el objetivo de facilitar la promoción de todos sus alumnos sin recurrir al aprobado general.

Artículo relacionado:
- Clases online: ¿cómo conseguir que los niños se las tomen en serio?

La Educación entra de lleno en la era digital

A la luz de lo ocurrido y en previsión de lo que pueda pasar en el futuro por nuevos confinamientos hasta que tengamos la vacuna, la transformación digital de la educación es absolutamente necesaria. Pero no debemos quedarnos solo en la parte técnica y formal de adaptar una clase presencial a una videoconferencia, la educación tecnológica tendrá que dar un paso de gigante en innovación educativa desarrollando una metodología de trabajo propia.

Este grandísimo experimento de tecnopedagogía a gran escala, porque implica a todos los colegios, institutos y universidades de todo el mundo, va a emerger tras la pandemia de coronavirus dando lugar a una nueva realidad educativa, que no se parecerá a la de antes.

El objetivo es crear una nueva experiencia educativa que sirva para aplicarse en los centros cuando vuelvan a abrir sus puertas. Así hay que tener en cuenta que un profesor perderá su exclusividad en el aula si sus clases se comparten en Internet, al tiempo que por otro lado logrará que convertirse en autor de Copyright de sus materiales didácticos y de su forma de explicarlos para deslumbrar a la comunidad educativa y enriquecer su prestigio como docente.

La escalada de la tecnoeducación

Según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), el 91 por ciento de los hogares españoles cuenta con una conexión a iInternet, sin embargo solo el 80,9 por ciento de estos hogares dispone de un ordenador. Teniendo en cuenta estas cifras y pensando en la gran mayoría que debe acabar el curso en remoto en este periodo de transición hacia la nueva tecnoeducación, los expertos recomiendan esta estrategia educativa, adaptando las nuevas tecnologías a la educación por etapas y edades de los niños.

1. Educación Infantil

Los alumnos de Educación Infantil son, por su edad,  los que más supervisión por parte de un adulto necesitan, ya que cuentan con una menor autonomía. Además, en su día a día tienen mucho contacto con su profesor/a y con sus compañeros de clase, lo que a nivel emocional resulta muy beneficioso.

La propuesta para estos cursos incluye videoconferencias entre profesores y alumnos con el objetivo de continuar despertando el interés y la pertenencia al grupo, ya que estar conectados con sus compañeros les ayudará anímicamente a los pequeños durante este periodo de encierro. Es recomendable que sus profesores/as les envíen propuestas metodológicas, vídeos con sus canciones y cuentos favoritos, siempre grabados por ellas para que no pierdan ese contacto que en esta etapa se considera tan importante.

2. Educación Primaria

Durante la etapa de primaria será esencial implementar soluciones tecnológicas que permitan a los alumnos realizar videoconferencias con sus profesores, recibir los materiales necesarios y  solucionar sus dudas. Para los cursos de 1º a 4º de Primaria deben contemplarse plataformas de entrega de tareas y de recursos para multidispositivos con el objetivo de flexibilizar el proyecto educativo y de atender a las necesidades particulares de cada familia. Los alumnos deben recibir vídeos explicativos de sus profesores, actividades y proyectos. Y al mismo tiempo acceder a las videoconferencias con los profesores y a las entregas de tareas.

El objetivo, además de trabajar el contenido, es que los alumnos puedan continuar con su aprendizaje más competencial (conocimientos, habilidades, actitudes y valores) y desarrollen habilidades básicas para la vida.

3. Educación Secundaria y Bachillerato

En los cursos de Secundaria y Bachillerato, disponer de la tecnología adecuada será fundamental para poder continuar con el ritmo de trabajo que requiere su nivel de estudios. La idea es que a través de las diferentes plataformas educativas, los alumnos puedan acceder a los materiales necesarios, ya sean clases online, videoconferencias para consultar dudas o herramientas para la autoevaluación del aprendizaje realizado. En Secundaria y Bachillerato, los alumnos deben utilizar diferentes Apps tanto para la creación de su propio aprendizaje como para su propia evaluación con contenidos interactivos, porfolios digitales, etc.

Marisol Nuevo Espín
Asesoramiento: Lucía García, profesora y pedagoga de Brains International School

Te puede interesar: 

Internet segura: recíclate con tus hijos