Así han cambiado las redes sociales las relaciones en la familia

Las redes socials han cambiado las relaciones entre las familias.
ISTOCK

Muchas son las herramientas que han desembarcado en nuestra vida gracias a las nuevas tecnologías. Desde enciclopedias cargadas de información, hasta portales en donde se pueden ver divertidos vídeos. La expansión de estas plataformas también ha traído instrumentos como las redes sociales al día a día de las familias, espacios donde compartir momentos con conocidos y poder comunicarnos con los mismos.

Por supuesto, la llegada de las redes sociales al ámbito familiar ha cambiado las relaciones entre los miembros de la misma. Ya sea porque los jóvenes pasan demasiado tiempo en estos espacios virtuales, olvidándose de compartir tiempo con los suyos o porque se ha generado un espacio en donde todos pueden compartir con sus conocidos momentos que han disfrutado juntos.

Tiempo en redes sociales

Tal y como indican Mary Blanca Ángel-Franco y Yoly Eucladis Alzate-Marín en su estudio Relaciones familiares y sociales en adolescentes usuarios de redes sociales virtuales (RSV), la llegada de las redes sociales supuso la aparición de un espacio para comunicarse y compartir información. Una herramienta que ha terminado alterando el comportamiento de las generaciones más jóvenes, que han crecido junto a ellas.

Un cambio que por supuesto ha tenido eco en su espacio familiar y en las relaciones que mantiene con el resto de sus parientes. Entre las características de este nuevo paradigma en el hogar es la aparición de conflictos en temas como comunicación entre los distintos parientes y la realización de actividades de forma conjunta o la invasión de la privacidad al visitar los perfiles.

De forma paradójica, estos investigadores destacan que las redes sociales han alterado las relaciones familiares al permitir una vía de comunicación con los parientes más lejanos. Pero, por otro lado, se produce un alejamiento de aquellos miembros del hogar más cercanos. Cuando los jóvenes ponen su atención en las pantallas, no mantienen conversaciones con el resto de personas a su alrededor.

También son reseñable las distintas imágenes que tienen los distintos miembros de la familia sobre las redes sociales. Mientras que los miembros más jóvenes no creen que estas plataformas tengan efectos negativos, un 24% de los padres que fueron encuestados en este trabajo sí que reconocen estas consecuencias. Los adultos consideran que sus hijos abusan de estas herramientas y no dedican el tiempo suficiente a las actividades conjuntas, terminando por aislarse.

Por otro lado, las redes sociales también han traído un conflicto sobre el respeto a la privacidad. Muchos padres quieren saber qué uso están dando los hijos a las redes sociales. Por ello crean perfiles para vigilar de cerca esta utilización, algo que los jóvenes consideran una invasión de su espacio íntimo.

Prevención de problemas

Muchos de estos problemas se relacionan con el abuso de redes sociales por parte de los jóvenes. Saber prevenir esta adicción es importante y los adultos pueden ayudar a sus hijos para esta finalidad de la siguiente forma tal y como indican desde la Universidad Católica de Valencia:

- Limitar el uso de aparatos y pactar las horas de uso del ordenador.

- Fomentar la relación con otras personas.

- Potenciar aficiones tales como la lectura, el cine y otras actividades culturales.

- Estimular el deporte y las actividades en equipo.

- Desarrollar actividades grupales, como las vinculadas al voluntariado.

- Estimular la comunicación y el diálogo en la propia familia.

Damián Montero

Te puede interesar:

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.