Factores familiares que afectan al desarrollo escolar

Relación entre familia y colegio
ISTOCK

En las últimas dos décadas las familias españolas han cambiado con rapidez. Ahora hay menos niños que viven en la misma casa com sus dos padres biológicos. Utilizando datos del Censo de Población de 2011, el Observatorio Social de "la Caixa" analiza hasta qué punto influye la estructura familiar en el desarrollo escolar infantil y qué importancia tiene este factor en comparación con otros como el nivel de estudios de la madre y los recursos económicos.

España está cambiando con rapidez y también sus familias. Todavía no hace mucho tiempo que la inmensa mayoría de los niños españoles seguía viviendo en la misma casa que su padre y su madre biológicos hasta que la abandonaban para crear su propio hogar. En muchos otros países de Europa las familias ya habían sufrido una drástica transformación, pero España aún parecía bastante tradicional en la estructura familiar.

Sin embargo, desde comienzos de la década de 1990 los rápidos cambios que ha experimentado el país han sido tan sorprendentes que ahora las familias españolas se parecen mucho más a las de los países del norte de Europa.

La separación y el divorcio afecta al desarrollo escolar

En España, el número de divorcios es igual de elevado que en países como Dinamarca, Alemania y los Países Bajos, y bastante mayor que el de países como Italia y Grecia, antes parecido al nuestro. España se acercó especialmente a los países más septentrionales después de la aprobación en 2005 del llamado *divorcio exprés*, que agilizó y facilitó este trámite.

Aunque la separación y el divorcio libran a menudo a los niños del contacto directo con progenitores enfrentados, no vivir en la misma casa que la madre o el padre tiene desventajas. Las familias monoparentales tienen más probabilidad de ser pobres y los niños suelen mantener menos contacto con el progenitor que no vive con ellos (Amato, 2010). Un único progenitor también puede ser menos eficaz en las labores de supervisión y tutela de sus hijos, simplemente porque dispone de menos tiempo para dedicarles durante su etapa escolar y durante su vida.

Criarse con o sin los dos progenitores en casa

Estos problemas suscitan la preocupación de que el cambio familiar pueda afectar al bienestar de los niños y a sus perspectivas vitales. ¿Cómo les va en la escuela a niños que viven en diferentes estructuras familiares y qué importancia tiene este factor en comparación con otros factores como los recursos económicos y la formación de los progenitores? ¿Por qué cabe esperar que el número de progenitores que vive con el menor influya en su desarrollo escolar?

El entorno familiar de los niños que cohabitan con un único progenitor no es igual que el de los menores que viven con su padre y su madre biológicos. Algunas de las diferencias propias de esa situación influyen en el desarrollo escolar de los niños (Härkönen et al., 2017). En primer lugar, si los padres supervisan los deberes de sus hijos y participan en actividades relacionadas con su desarrollo, tienen mejores notas escolares.

Esa "crianza intensiva" puede ser más difícil para progenitores que no viven en la misma casa. Para las madres o los padres solos que sí viven con sus hijos, la crianza intensiva también puede resultar difícil, porque llevar una casa solo deja poco tiempo libre para enseñar a los niños.

El desarrollo escolar y los recursos económicos

Un segundo factor que puede incidir en el desarrollo escolar infantil son los recursos económicos. Es más probable que las familias monoparentales sean pobres, porque suelen depender de los ingresos de un adulto, no de dos. La pobreza puede generar mucha tensión dentro de la familia y repercutir en el comportamiento de los niños y su desarrollo escolar (Conger et al., 2010).

El dinero facilita que las familias vivan en barrios ricos, permite que los padres contraten a profesores de apoyo y también que apunten a los niños en actividades extraescolares. Todos esos factores incrementan las posibilidades de que a los niños les vaya bien en la escuela.

Adaptación psicológica a la nueva situación

Por último, la mayoría de los menores que no viven con la madre o el padre biológicos han sufrido la separación de sus progenitores. Los hijos suelen necesitar algún tiempo para adaptarse a esta nueva situación, y esto también podría afectar temporalmente a los resultados académicos. Los niños que viven en hogares monoparentales tienen una probabilidad menor de terminar la educación obligatoria (ESO) a su debido tiempo.

En resumen, existen razones que inducen a pensar que el hecho de vivir con uno o los dos progenitores influye en el desarrollo escolar del menor. En España.entre los niños que viven con un progenitor y los que viven con el padre y la madre biológicos se observa un 5% de diferencia respecto al índice de finalización del ciclo escolar. Se puede decir que es una diferencia relativamente pequeña, pero ¿cómo debemos interpretar tal porcentaje? ¿Acaso significa que sí importa con quién viven los niños?

El nivel de estudios de los padres

Uno de los aspectos llamativos de los cambios observados en las últimas décadas es que las familias con un nivel de estudios bajo han cambiado mucho más que las que tienen un nivel superior. En 2011, casi el 40% de los niños cuya madre carecía de títulos académicos no vivían con su padre biológico, frente al 17% de los que tenían una madre con título universitario.

Es bien sabido que los niños de padres con formación tienen más posibilidades de ir bien en la escuela. Los progenitores con educación superior transmiten capacidades y actitudes a sus hijos y pueden ayudarles a manejarse en el sistema educativo. Si muchos de los niños de hogares monoparentales tienen progenitores con poca formación, esto podría explicar que tengan menos probabilidades de terminar el ciclo escolar a su debido tiempo. En consecuencia, no está tan claro si el número de progenitores que conviven con el menor influye realmente en sus resultados escolares o si estos son peores por otros factores.

Te puede interesar:

- La separación de los padres y su impacto en los hijos según su edad

- Los divorcios aumentan el fracaso escolar

- La influencia de la actitud de los padres en las notas de sus hijos

- El papel que desempeñan los padres a la hora de elegir una carrera universitaria

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.