Actualizado 08/02/2021 13:14 CET

San Valentín, una oportunidad de ser ejemplo de amor y generosidad ante los hijos

Ideas para vivir el día de San Valentín en familia
Ideas para vivir el día de San Valentín en familia - ISTOCK

Ahora que se acerca San Valentín, es una buena oportunidad para pensar en como la bondad y el amor nos movilizan para acercarnos a los demás de una forma desinteresada y con la motivación de dar más que buscando recibir.

Como padres tenemos la oportunidad de enseñar este valor a nuestros hijos y sin duda hacerlo a través de nuestro ejemplo es la mejor manera. Mostrar amor por los demás es una forma de practicar la gratittud, ser empático, mostrar afecto en situaciones difíciles, comprometerse con alguna buena causa... es llevar a la práctica una educación basada en la bondad y el amor.

Ideas para vivir el día de San Valentín en familia

Estos son nuestros consejos para conseguir trasmitir bondad y amor en San Valentín haciendo partícipe a toda la familia:

Practica la gratitud

Cuando una persona tenga un acto de bondad hacia ti, no dudes en agradecerlo. Además, comenta cómo te has sentido cuando ha ocurrido y charla un poco sobre ello. Tus hijos tendrán ejemplos concretos de generosidad, sabrán lo bien que sientan y les animarás a que lo practiquen en un futuro.

Muéstrate empático

Para ser bondadoso es imprescindible ser empáticos. La empatía nos ayuda a conectar con los demás y a ver más allá de la fachada.Una forma excelente de mostrar amor hacia tu familia es practicar la empatía en el día a día. Por ejemplo: si tu hijo está disgustado porque ha suspendido un examen puedes quitarle importancia ("no te pongas así por algo que tiene solución") o mostrar empatía ("entiendo que estás disgustado porque no esperabas ese resultado"). Presta atención a estos hechos cotidianos porque se pueden convertir en momentos muy didácticos.

Muéstrate afectuoso en situaciones difíciles

La crispación, el cansancio o los momentos tensos, pueden agriarnos el carácter y volcarlo en casa. Entendemos que no siempre será fácil pero cuando te dirijas a tus hijos, incluso cuando se porten mal, intenta hacerlo desde el afecto y el cariño. Se mantendrá un clima familiar positivo y les llegará el mensaje de que nuestro amor hacia ellos es incondicional.

Practica la creatividad

Favorece situaciones o experiencias en las que tus hijos puedan poner en práctica su amor y generosidad hacia los demás. Una vez más, las actividades cotidianas pueden ser un momento muy educativo. Por ejemplo: si se le ha roto un juguete a su hermano, puedes animarle a que le ayude a arreglarlo; cuando te diga que un compañero se ha caído en el patio, puedes darle la idea de ayudarle y consolarle la próxima vez...

Comprométete con alguna buena causa

Si ven que te involucras en acciones de ayuda y generosidad hacia los demás, les estarás mandando el mensaje de que el amor y cuidado hacia el resto de personas es posible. Si además, os comprometéis toda la familia con alguna causa, mejor que mejor.

Muéstrate respetuoso/a con su padre/madre

Con independencia del tipo de relación que tengas con el progenitor de tu hijo, esfuérzate para que el amor y el respeto se mantengan siempre. Tú actitud hacia los seres queridos de tus hijos, es muy importante. Sé explícito en tus muestras de cariño y afecto. Sin duda, hacer esto es uno de los ejemplos más potentes que puedes darles.

Por úttimo, reflexiona sobre la importancia que le das al amor y la generosidad en tu proyecto educativo. Si es algo relegado a segundo plano o si por el contrario, es una guía que te orienta en la crianza de tus hijos. Cuando invertimos en bondad, siempre se gana.

Paula Gordillo Montilla. Psicóloga clínica. Fundación Educamos en Familia

Te puede interesar: 

5 motivos para celebrar el día de San Valentín

Gestos románticos para el día a día

Empatía, la clave para triunfar

La generosidad, trucos para enseñar a los niños

Contador