Cómo afrontar una experiencia Erasmus en el extranjero

Me voy de Erasmus
ISTOCK

La experiencia Erasmus en el extranjero se está convirtiendo en una de las oportunidades que más ansían los estudiantes universitarios. De hecho, entre los beneficios de la Erasmus destacamos que supone una oportunidad increíble para abrir la mente, mejorar las habilidades lingüísticas, y, además, para muchos jóvenes significa tomar contacto por primera vez con la independencia y la autonomía.

Salir al extranjero con una beca Erasmus supone una época de grandes cambios y los estudiantes deben conocer cómo hacerles frente a estos nuevos cambios. Estos son algunos consejos para aquellos que se aventuran a estudiar fuera.

Una decisión bien pensada

Vivir fuera de casa durante un año se plantea como una experiencia emocionante, aunque también puede dar vértigo y producir temor. Es lo que suele ocurrir cuando nos planteamos salir de nuestra zona de confort, sobre todo cuando debemos cambiar de país, cultura, costumbres... y tengas que afrontar al principio la soledad en un entorno donde al llegar es probable que no conozcas a nadie. 

Antes de tomar la decisión de realizar un año de Erasmus hay que estar muy seguros de que la nostalgia por nuestro hogar, amigos y familia no van a hacer que nos volvamos atrás. Es importante saber que es normal sentir esa nostalgia, que el 70% de los estudiantes la experimentar al comenzar en una nueva universidad, por este motivo hay que ir mentalizado.

Prepara tu Erasmus: organiza y planifica

El proceso de papelo para conseguir una beca Erasmus es laborioso y lento. Hay que hacer papeleo, mantener reuniones, estar pendiente de los correos electrónicos... y todo ello debe estar organizado en el tiempo para presentar toda la documentación en fecha. Ser organizado, llevar una carpeta y crear una agenda solo para tu Erasmus te facilitará mucho la organización

Y es que no hay normas generales, porque para cada país se necesita una documentación distinta y cada univesidad tiene sus propios requisitos. Por tanto, debes asegurarte de que has completado correctamente todos los documentos relacionados con tu viaje, con tu universidad y con la embajada. A nivel económico, también se pide en algunos destinos abrir una cuenta bancaria en una oficina loca, darse de alta en oficinas de impuestos o adquirir un número de teléfono con una empresa de telefonía local.

Busca un alojamiento a través de un sistema seguro

Antes de tu llegada, es fundamental buscar alojamiento para establecernos durante el año de Erasmus. Entre los que buscan piso para compartir, es fácil encontrar estudiantes que han sufrido estafas en alquileres. Lo cierto es que están a la orden del día, para los estafadores los estudiantes extranjeros son un objetivo fácil.

Los estafadores juegan con el factor tiempo previo a los viajes de Erasmus, el estrés de los estudiantes y su capacidad de persuasión para que entreguen dinero por un "supuesto" alojamiento de su gusto. 

Una vez confirmada en la universidad elegida, la recomendación es ser rápido en la búsqueda de alojamiento porque lo bueno desaparece pronto. No obstante, algunas universidades ofrecen una cantidad limitada de alojamiento en el campus, otras no, por lo que es importante tratar de encontrar una habitación que se adapte a las necesidades del estudiante.

Para localizar un alojamiento que te guste, ten claras tus prioridades, por ejemplo habitación con baño privado, para seleccionar solo los que te interesen. 

Minimiza las barreras lingüísticas

En los primeros meses, durante la adaptación, suele ser habitual que la barrera idiomática se nos haga cuesta arriba. Para salir de la zona de confort del idioma nativo, revisa vocabulario del idioma del país de destino y una vez allí comienza dando pequeños pasos como hablar con vecinos, en tiendas de tu nuevo barrio y no te aisles: piensa que otros muchos estudiantes de Erasmus están en tu misma situación. 

Establece una nueva rutina

Son muchos los cambios que introducirás en tu vida cuando salgas con una beca Erasmus. Los horarios de alimentación y sueño, las nuevas comidas... y otras costumbres quizás varien tu biortimo. 

Sin embargo, si pronto consigues mantener buenos hábitos de vida, te adaptarás pronto. Cuando se estudia en el extranjero, resulta muy útil hacer una compra semanal y preparar las comidas al comienzo de la semana. Preparar tu propia comida, te ayudará a mantener tus hábitos alimenticios. Una dieta equilibrada te proporcionará la energía que necesitas y te mantendrá sano.

¡A divertirse!

Viajar es una excelente oportunidad para pasarlo muy bien. Descubrir nuevos lugares, costumbres y amigos, convertirán tu experiencia en un momento formidable. Aprovecha tu Erasmus para divertirte con sentido común y tendrás gratos recuerdos para toda la vida.

Andrea Parés López. Student.com

Te puede interesar:

- Diez universidades españolas entre las mejor valoradas por los Erasmus

- 5 beneficios de estudiar un año en el extranjero

- Los beneficios de la Erasmus

- Aumenta el presupuesto de las becas Erasmus

Contador
Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.