Actualizado 10/08/2020 13:01 CET

La anemia emocional de los niños frente a los medios de comunicación

El aluvión de noticias en los medios de comunicación acaba por insensibilizar a los niños
El aluvión de noticias en los medios de comunicación acaba por insensibilizar a los niños - ISTOCK

Atentados, guerras, terremotos, violaciones de derechos, inundaciones... son muchos los informativos que abren con este tipo de noticias. Los niños y adolescentes forman parte de su audiencia y como espectadores que asisten cada día a este tipo de acontecimientos se muestran cada vez más insensibles ante ellos y casi ni se inmutan. ¿Qué podemos hacer?

En el mundo digital donde se desarrollan nuestros nativos digitales se pueden generar muchas carencias emocionales. Los niños están expuestos a una gran cantidad de imágenes y contenidos (violentos, sexistas, catastrofistas...), tanto en los informativos como en sus series, películas y videojuegos favoritos, con los que ya no se alteran ni se conmueven. No obstante, existen antídotos contra las barreras que impiden desarrollar a los niños sus emociones.

La influencia del entretenimiento a través de los dispositivos digitales es decisiva en la infancia y en la adolescencia. Acompañarles durante el visionado para estimular su pensamiento crítico es fundamental para evitar que se hagan insensibles a contenidos poco recomendables. 

La anemia emocional a través de los medios de comunicación

Los adolescentes conforman el rango de edad más vulnerable con respecto al contenido de series, películas y videojuegos, sin olvidar todo lo que comparten a través de las redes sociales. Los valores morales de una persona se consruyen en gran parte durante la juventud y durante este proceso influyen muchos elementos como el ambiente en el que se mueven, las amistades que tienen, los maestros, sus actividades en tiempo de ocio, y por supuesto, la familia.

En un trabajo académico dirigido por María Solano Altaba, actual Decana de la Facultad de Humanidades de la Universidad San Pablo CEU, se hizo un estudio sobre El rol de las Familias en las series de televisión. Se analizaron quince de las series más vistas en el 2018 de las plataformas de pago HBO y Netflix, y se llegó a la siguiente conclusión: en un 93% del contenido estudiado tenía lugar la banalización del sexo, asociándose a la fiesta y a las drogas, y normalizando las relaciones extra matrimoniales.

En cuanto a la normalización de la violencia, no hay más que pensar cuáles son las series más vistas a lo largo de los últimos años, así como las actuales. Juego de Tronos, Breaking Bad, La casa de Papel o Peaky Blinders contienen un elevado nivel de violencia. Con esto no se propone que se deba prohibir a los adolescentes ver esas series, porque en el mundo tecnológico de hoy en día, está fuera del alcance de los padres controlar todo lo que ve en la televisión, en el I-Pad o en el móvil un adolescente de quince años.

La clave está en promover el pensamiento crítico en los adolescentes para que sepa diferenciar lo real lo de lo que no lo es. Sin embargo, cuando los niños son pequeños, conviene realizar un control paternal más exhaustivo del contenido al que acceden los más pequeños a través de Internet, o de las series, videjojuegos y películas que visualizan.

Antídotos contra las barreras de la anemia emocional

Amparo Catret en su libro Emocionalmente inteligentes: una nueva dimensión de la personalidad humana propone cuatro elementos para lograr que tu hijo adquiera poco a poco una inteligencia emocional que le enseñe a discernir lo real de lo ficticio y crezca y madure de forma sana.

1. La inteligencia emocional. El conocimiento de los sentimientos propios y las habilidades para percibir los de los demás es fundamental para gestionar las emociones. Precisamente, las emociones son las protagonistas del mundo interior por lo que si un niño se hace insensible a los contenidos violentos, estará mermando su inteligencia emocional. Educar en los sentimientos y en la afectividad es esencial para lograr una sana madurez.

2. La autoposesión. Consiste en aprender a reconocer los sentimientos y conectar con el sufrimiento de los demás o su felicidad. Es importante que poco a poco cada niño aprenda a conocerse a sí mismo para desarrollar su inteligencia emocional.

3. La empatía. Configura otro elemento esencial para prevenir la anemia emocional de los niños. Ponerse en lugar de los demás y desarrollar el pensamiento crítico puede ayudar a que ese contenido no les resulte indiferente. El desarrollo de la empatía ayuda a mejorar su humanidad.

4. El arte de la comunicación. Dado que no puedes prohibirle a tu hijo de 17 años ver Juego de Tronos, sí puedes sentarte a hablar con él sobre lo que más os llame la atención y así ayudarás a tu hijo a saber discernir.

Natalia Pérez García

Más información en el libro Emocionalmente inteligentes: una nueva dimensión de la personalidad humana, de la autora Amparo Catret

Fuentes:
- Ponencia de Gonzalo Sagardía en el IV Congreso de The Family Watch. 28 de marzo del 2019." 

- La familia en las series de televisión: Análisis de los principales títulos en la temporada 2018-2019. Natalia Pérez García, dirigido por María Solano Altaba.

Te puede interesar:

- Videojuegos: educar jugando

- 5 claves para explicar la violencia en el mundo a los niños

- El control de los padres en las redes sociales