5 años, la edad en la que los niños toman conciencia del dinero

A partir de los 5 años los niños desarrollan un carácter respecto al dinero.
ISTOCK

El dinero es un valor muy importante dentro de las familias. Ser un despilfarrador o entender la necesidad del ahorro, sin caer en un excesivo egoísmo económico, puede suponer la diferencia entre llegar holgadamente a final de mes o no. Por ello, conviene enseñar a los niños lo que significa este recurso es clave para su desarrollo y poder mantener un hogar al llegar a la vida adulta.

Sin embargo, ¿a partir de qué edad pueden empezar estas lecciones? ¿Cuándo aprende un niño lo que significa el dinero y la importancia del mismo? La Universidad de Michigan ha determinado que es en torno a los 5 años cuando los más pequeños toman consciencia de lo que es este recurso y empiezan a desarrollar un comportamiento respecto al mismo siendo derrochadores, ahorradores o tacaños.

El dinero: emoción por encima de necesidad

¿Qué hace que un niño desarrolle un comportamiento derrochador o tacaño? ¿Podría el sentimiento de necesidad provocar el deseo de compra o simplemente la emoción de adquirir algo nuevo? Para responder a la pregunta se recurrió a una muestra de 255 niños de entre 5 y 10 años y se les sometió a un test empleado en adultos para determinar el carácter relacionado con el dinero.

Los niños recibieron un dólar y les ofrecieron la oportunidad de guardarlo o de cambiarlo por un juguete. Al mismo tiempo se les hizo varias preguntas sobre gasto y ahorro. Los niños que optaron por deshacerse del billete y adquirir el objeto, ofrecieron respuestas que indicaban un comportamiento derrochador. También quedó de relevancia que esta actitud no era causada por la necesidad, sino por la emoción.

Los test de los niños derrochadores demostraron que el gasto se relacionaba con la emoción que suponía para ellos adquirir un nuevo artículo. Por su parte, los ahorradores manifestaban este comportamiento porque manifestaban un menor sentimiento de satisfacción tras las compras. Es decir, es en torno a los 5 años cuando los niños empezaban a desarrollar una actitud respecto al dinero.

En este sentido, los investigadores destacaron que si bien la actitud de sus padres no influía en la aparición de este comportamiento, la educación puede jugar un papel importante. En el caso de los desarrolladores, los progenitores pueden enseñar la importancia del ahorro y que quizás gastar sin control puede suponer que en el futuro se queden algo que de verdad necesiten

Por otra parte, aquellos niños que manifiesten un comportamiento ahorrador deben recibir una enseñanza enfocada a la solidaridad para evitar que caigan en el egoísmo. Una cosa es guardar dinero para poder conseguir en el futuro algo que se desea o necesita, otra encontrar sólo la satisfacción en no gastar y en tener un gran colchón económico.

Enseñar a ahorrar: el valor del dinero para los niños

El ahorro es una cuestión importante en los niños ya que de este aspecto puede derivarse que en el futuro puedan sobrellevar la economía familiar sin sobresaltos:

- La paga. Nada mejor para enseñar a ahorrar que permitir a los niños gestionar sus gastos. Una paga semanal o mensual para que los pequeños adquieran aquello que quieren enseñará que en ocasiones es mejor guardar para conseguir algo mejor que realizar una compra inmediata.

- Reconocer lo necesario. Los padres deben enseñar la diferencia entre lo necesario y lo deseado. Unas zapatillas pueden parecer muy bonitas, pero si se tienen varios pares ya en casa no son necesarias.

- Llevarlos a la compra. Los padres son ejemplo, por ello, permitir que los niños acudan a la compra permitirá que reciban una lección en directo sobre lo que supone el ahorro mediante la adquisición de lo necesario y de nada más.

- Predicar con el ejemplo. No se puede pedir a los niños que ahorre cuando los mismos padres gastan sin conciencia.

- Enseñarles a entender la publicidad. Los niños tienen que aprender a ver televisión y a enfrentarse a los anuncios. Los menores han de entender que no todo lo que ahí se expresa es real y que en ocasiones se prometen cosas que no siempre se cumplen.

Damián Montero

Te puede interesar:

El valor del dinero y los niños

El dinero, educar en valores

Educación financiera: tu relación con el dinero según tu edad

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.