Actualizado 03/12/2021 14:25 CET

Aprender a compartir en Navidad

Haz que disfruten regalando...
Haz que disfruten regalando... - ISTOCK

La Navidad es un tiempo mágico no solo para que los niños vivan y desarrollen su ilusión, sino también para que  adquieran y desarrollen su espíritu de solidaridad y capacidad de compartir.

Compartir es un hábito que los niños deben aprender poco a poco, es decir, deben interiorizarlo y ponerlo en práctica. Al principio no es fácil, hay que trabajar este valor desde que son muy pequeños cuando todo es "mio, mío" y requiere tiempo, madurez y ejemplo por nuestra parte, y de un aprendizaje por parte del niño para entenderlo.

A la hora de enseñar al niño a compartir no solo hemos de tener en cuenta su edad y desarrollo madurativo, sino también su forma de ser ya que hay niños que comparten sus cosas con los demás de manera casi innata o natural, mientras que otros se muestren más reservados al principio. 

Lo más importante que debemos comprender los padres es que a compartir no se "enseña" mediante chantajes, castigos, órdenes autoritarias o presiones. Por supuesto, tampoco quitando a nuestro hijo sus juguetes de las manos para dárselos a otros niños.

Compartir es un gesto altruista y voluntario que el niño debe poner en práctica de forma libre. Obligar o forzar a nuestro hijo a compartir sus cosas con otros niños no es la forma correcta de inculcarle este valor.

Ideas para ayudar a los niños a compartir

1. Pregunta a tus hijos por las preocupaciones de sus amigos. Si ve alguno triste, que le dedique tiempo, si observa a alguno que está solo, que juegue con él, si a otro le cuesta las matemáticas y a él se le dan bien, que le ayude.

2. Foméntales que escojan de vez en cuando, la peor parte: el peor postre porque su hermano también lo quiere, conformarse con unas galletas porque solo queda un trozo de bollo y es para otro, dejar a sus amigos que decidan el juego y no él etc...

3. Cuando tu hijo ayude en casa o preste un servicio sin pedírselo antes, alábale.

4. Ya sabemos que la mejor manera de educar es con el ejemplo. Nuestros hijos nos tiene que ver actos de generosidad en nosotros, que les dedicamos tiempo, que damos dinero a la parroquia u ONG, de lo que nos cuesta, que dedicamos tiempo a los demás.

Este tiempo de Navidad es una buena oportunidad para invitar a los niños a practicar la generosidad. Haz la carta a los Reyes con tus hijos y pensar verdaderamente qué cosas necesitan, qué juguetes les hace mejores, y que sean generosos: no se puede pedir todo. También, que sepan desprenderse de juguetes que no les sobran, para dárselos a niños más necesitados.

Patricia Palacios

Te puede interesar: 

- Educar en valores, la generosidad

- Aprendiendo a compartir

- Claves para educar a los niños en valores y virtudes

- 10 consejos para educar a los niños en valores

Para leer más