Actualizado 21/11/2021 22:33 CET

Demostrado por la Ciencia, jugar con tus hijos te une a ellos

El juego en familia vincula en la familia.
El juego en familia vincula en la familia. - ISTOCK

Jugar con los hijos es una de las actividades de las que más puede disfrutar un padre y una madre. Estos momentos de ocio no solo suponen risas, sino que además generan grandes recuerdos que quedan en la memoria de todos. Además, es una de las mejores opciones que aseguran un fuerte vínculo dentro del hogar. Pero, ¿es todo una sensación o de verdad se genera una cercanía entre los miembros de la familia?

Según el estudio publicado en la revista Developmental Psgochology, y que ha sido realizado por la Universidad de Illinois, el juego con los hijos ayuda a fomentar el vínculo entre los padres y los más pequeños de la casa, garantizando un buen desarrollo emocional, llegando incluso a coordinar los comportamientos fisiológicos y emocionales entre los familiares. Un motivo más para invertir tiempo en desarrollar este lazo en casa.

¿El juego es bueno para desarrollar un vínculo?

Según el estudio de la Universidad de Illinois, el juego favorece la coordinación de las reacciones fisiológicas y de comportamiento entre los padres y los hijos en edad preescolar. Datos que surgen tras el análisis de 100 madres con niños de entre 3 y 5 años que tuvieron que pasar por diversas pruebas en las que tuvieron que desarrollar una serie de actividades junto a los pequeños. Al mismo tiempo, fueron comprobadas las respuestas parasintética y la frecuencia cardíaca.

Según los resultados, cuando estas madres jugaban con sus hijos, de forma instintiva ambos comenzaban a responder a las señales del otro, dando lugar a una interacción positiva que redunda en un fuerte vínculo en la familia, garantizando un buen desarrollo socioemocional en los más pequeños de la casa.

"Generalmente, cuando madres y niños se coordinan en el comportamiento, trabajan juntos, se reparten los turnos y comparten un cariño positivo, la actividad fisiológica del niños sigue los cambios fisiológicos de la madre", concluye Yannan Hu, una de las autoras que ha participado en este trabajo. Unos resultados que invitan no solo a jugar con los hijos, sino a aprovechar los resultados de estas actividades para disfrutar de los diversos beneficios en el día a día, frutos de la coordinación.

¿Qué beneficios tiene jugar en familia?

Jugar en familia no solo asegura los beneficios que muestra el estudio de la Universidad de Illinois, sino que promueve otros como los siguientes:

- Fomenta la autoestima. Con el juego compartido padres e hijos interactúan de un modo único, algo que les aporta seguridad.

- Estas actividades hacen vivir situaciones positivas de apego y seguridad, lo que facilita el intercambio de experiencias y le aporta tranquilidad

- Estimulan las habilidades sociales y emocionales. La familia es el primer entorno donde el niño desarrolla una imagen de sí mismo y del mundo en el que vive.

- Fomenta la creatividad y el éxito escolar. El ambiente que se crea con el juego hace posible que el niño se relacione de una forma creativa con el mundo. Su imaginación se favorece y su capacidad de razonar. - Jugar en familia ayuda a mejorar la competencia social.

Damián Montero

Te puede interesar:

- La danza: así beneficia a nuestro cerebro

- Juegos con niños para una tarde en casa

- Juegos para pasarlo en grande con los niños en la piscina

- 8 juegos de agua refrescantes para el verano

Contador

Para leer más