Actualizado 01/08/2020 11:50 CET

Descubre cómo desarrollar la atención de tus hijos a través del juego

El juego es una buena herramienta para mejorar la atención de los niños.
El juego es una buena herramienta para mejorar la atención de los niños. - ISTOCK

El juego es una actividad que divierte y enseña a partes iguales. Son muchas las habilidades que se pueden desarrollar a través de estas prácticas y que pueden dar lugar a un mejor aprendizaje, desde una perspectiva lúdica. Por ejemplo, gracias a estas rutinas, los padres pueden favorecer el progreso de sus hijos en áreas como por ejemplo la atención.

Este es uno de los asuntos tratados por la psicóloga Silvia Álava, quien enseña a trabajar en la atención de los más pequeños desde una perspectiva más lúdica. Son muchos los procesos cognitivos que forman parte del juego y que se benefician del desarrollo de estas actividades. Aprender a usar estas prácticas en beneficio propio es una de las grandes ventajas que pueden aprovechar los padres.

Proceso cognitivos y juego

Álava define la atención como la capacidad para mantener el foco en una determinada actividad en un determinado momento. Esta se puede desarrollar bien de manera activa, por parte de la persona que decide centrarse en este punto, o bien porque alguien desde fuera le pide esta "misión". Al igual que otras habilidades de ser humano, puede entrenarse de diversas maneras, entre ellas, el juego.

Cabe destacar que existen tres tipos de atención:

- Atención selectiva. Consiste en fijarse en lo que en estos momentos es importante.

- Atención sostenida. Cantidad de tiempo que puede fijarse el foco en determinada actividad y asegurando una buena calidad en la atención.

- Control de la interferencia. Capacidad de mantener el foco, olvidando todos los estímulos alrededor que pudieran suponer una distracción en la atención.

Un buen ejemplo para trabajar la atención es el uso de láminas en las que haya que encontrar un determinado objeto en un mar de "interferencias". Este tipo de actividades se caracterizan por colocar lo que se ha de buscar entre elementos similares, colores fuertes que puedan distraer la atención de los niños y distintos estímulos que pondrán a prueba la atención selectiva de los más pequeños.

Estrategias de atención

Siguiendo con el ejemplo de las láminas, los más pequeños de la casa pueden aprovechar estas actividades para poner en marcha distintas estrategias para trabajar la atención. Un ejemplo es la manera en la que el niño va "anulando" todas las interferencias que pueden entorpecerle y, al mismo tiempo, ir recorriendo todo el escenario de una manera efectiva.

Otros ejemplos de juegos para el desarrollo de la atención en los más pequeños son:

- Buscar las diferencias. Un buen ejemplo de cómo trabajar la atención selectiva en donde el niño tendrán que encontrar pequeños puntos entre dos imágenes, aparentemente idénticas.

- Puzles. En este caso se trabaja tanto la atención selectiva como la atención sostenida. Los más pequeños de la casa tendrán que atender a la forma de las piezas y durante bastante tiempo si quieren tener éxito en esta actividad.

- Colorear. Además de trabajarse la atención selectiva, los más pequeños de la casa podrán desarrollar una mejor motricidad fina para evitar salirse de las líneas a la hora de rellenar de color el modelo que tienen ante ellos.

- Cubo de rúbik. Uno de los grandes retos para la atención, ser capaz de descubrir qué movimientos deben realizarse para poder completar cada una de las caras que componen este cubo.

Damián Montero

Te puede interesar:

- Remedios contra el aburrimiento de los niños

- Ideas para potenciar la creatividad en casa

- 14 juegos para ejercitar la memoria de tu hijo