Estimulación orofacial, cómo mejorar la pronunciación en niños

Como mejorar la pronunciacion con simples ejercicios.
ISTOCK

Aprender a hablar no sólo es conocer el significado de las palabras y utilizarlas en la situación adecuada. Este proceso también significa utilizar una correcta pronunciación para que los interlocutores reconozcan la conversación y puedan seguirla. ¿Cómo se puede mejorar en este terreno? La estimulación orofacial se presenta como una gran ayuda.

Tal y como indican desde el Centro de Logopedia de la Torre la motricidad orofacial es una disciplina profesional de la logopedia que se encarga de la prevención, evaluación y tratamiento de las alteraciones de la musculatura oro-fonatoria. Esta rama se centra en el funcionamiento del sistema estomatognático, es decir, el conjunto de órganos que posibilita hablar, respirar, comer, masticar, deglutir, succionar, respirar, besar, etc.

Terapia miofuncional

Desde este centro profesional se indica que la estimulación orofacial ayuda a que los más pequeños a mejorar su pronunciación y para aquellos pequeños que presenten malformaciones como las siguientes:

- En los tratamientos de ortodoncia, fundamentalmente en los casos que existe una respiración bucal y en los casos en los que hay que corregir la posición de la lengua. También cuando hay que corregir los problemas del habla o de la pronunciación.

- Trastornos o en patologías de origen neurológico central o periférico. Como en el caso de los accidentes cerebrovasculares (ACV) y traumatismos craneoencefálicos.

- En los trastornos congénitos. Como en el caso de pacientes con fisura palatina, labio leporino, etc. La Terapia Miofuncional debe hacerse precozmente, con el objetivo de mejorar la musculatura orofacial que interviene en los procesos de la deglución, del habla, es decir, disglosia y de la voz. En los casos que sea necesaria cirugía el tratamiento puede ser prequirúrgico y posquirúrgico.

- Malformaciones aciales y craneales de origen adquirido. Como en el caso de cirugía maxilofacial de cabeza o de cuello o por accidentes, que dejan como secuela alteraciones en la musculatura orofonatoria.

Ejercicios orofaciales

Estos son algunos de los ejercicios que se recomiendan realizar para mejorar la pronunciación y que deben repetir de forma asidua:

- Sacar y meter la lengua de la boca a distintos ritmos.

- Lengua a la derecha, lengua a la izquierda.

- Boca abierta. Llevar la lengua arriba y abajo.

- Boca cerrada. Llevar lengua a un lado y a otro.

- Pasar la lengua por los labios.

- Pasar la lengua por dentro de los labios.

- Hacer el trote del caballo.

- Hacer ejercicios de vibración de lengua.

- Abrir y cerrar la boca sin descolocar la lengua de la zona alveolar.

- Doblar la lengua hacia arriba.

- Barrer el paladar con el ápice de la lengua.

- Inflar las mejillas y desinflar.

- Sonreír sin abrir la boca.

- Sonreír con la boca abierta.

- Sonreír emitiendo las vocales "i", "a".

- Sostener un bolígrafo, lápiz o pajita con el labio superior.

- Tirar besos.

- Proyectar los labios hacia la derecha e izquierda.

- Con los labios proyectados abrir y cerrar.

- Hacer vibrar los labios.

- Abrir y cerrar la boca como si se bostezara.

- El labio superior esconde al inferior.

Damián Montero

Te puede interesar:

- Prepara a tu bebé para aprender a hablar

- El niño tarda en hablar bien, qué puedo hacer

- Etapas del lenguaje del bebé

- Dificultades en el desarrollo del lenguaje infantil

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.