El liderazgo en los niños, cómo formar a un líder

Cómo formar a un líder
Foto: THINKSTOCK Ampliar foto
correo

Las habilidades de liderazgo en los niños son una combinación de muchas características personales que permiten que los niños (y también los mayores) sean capaces de racionalizar ideas y pensamientos, y ser constructivos. De hecho, si un niño tiene características de liderazgo o es incentivado para tenerlas, tendrá muchas más posibilidades de beneficiarse de sus logros cuando sea mayor.

Aunque algunos de los factores que influyen en el liderazgo de los niños son propios e innatos, pero lo cierto es que puede desarrollar otros muchos con el tiempo; el truco está en que los padres incentiven lo suficiente a los hijos. Cómo formar a un líder no es una tarea sencilla, pero con esfuerzo tu hijo puede ser un perfecto líder, alguien capaz de llevar las riendas de lo que se proponga con responsabilidad y buen hacer.

7 claves para formar a un buen líder desde la infancia

1. Da ejemplo de líder. Todos los expertos coinciden en lo mismo: dar ejemplo. Si quieres incentivar el liderazgo en tus niños, lo primero que debes hacer es ser líder, darle ejemplo de cómo comportarse en ciertas situaciones, enseñarle la forma correcta de hacer las cosas y que, si tú puedes, él también.

2. Comunicación de liderazgo. Los verdaderos líderes son unos maestros en la comunicación. Invita a tus niños a aprender a comunicarse de forma efectiva y significativa, y enséñale que el primer paso para esto es escuchar. No puede haber comunicación si no nos hemos parado primero a ver qué dicen los demás para responderles adecuadamente, y esto es básico.

Además, también se les enseña comunicación si se les deja que hablen. Muchas veces tomamos todas las decisiones por nuestros hijos, pero dejar que ellos expresen su opinión y explicarles el por qué de la nuestra les acostumbra a razonar, a escuchar a los demás y a comunicarse de forma efectiva.

3. Enséñale a negociar para ser líder. Cuando uno es líder no puede esperar sólo recibir, sino que se trata de aprender a negociar: dar y recibir a partes iguales reduce los desacuerdos y ayuda a que todo el mundo se sienta mejor. Esto es algo que debe aprenderse desde pequeño; tu hijo debe saber negociar con los compañeros e incluso en casa para llegar a un acuerdo en el que todas las partes queden medianamente satisfechos.

4. El líder debe aprender a trabajar en grupo. Hoy en día, cualquier persona que quiera triunfar en la vida debe saber trabajar en grupo. Los grupos de trabajo son espacios que aportan grandes retos ya que no todos los participantes actúan al mismo nivel. Por esto, emprendedores como John Rampton animan a que apuntes a tu hijo desde pequeño a actividades en grupo, ya sean deportivas, musicales o de cualquier ámbito. Es muy importante que los niños aprendan a identificarse con los intereses del grupo y, así, unirse a otras personas para "remar todos juntos" en la misma dirección.

5. Manejar la estrategia es un valor ser líder. Ser capaz de planificar y crear estrategias son dos de las habilidades de liderazgo más importantes. Tomarse tiempo para discutir, planear y crear estrategias es vital, y más fácil será si el niño está acostumbrado a hacerlo desde pequeño, tal y como explica June Saunders en su libro Developing Leadership Skills.

En ocasiones, cuando nuestros hijos tienen por delante tareas complicadas se desaniman y los padres tendemos a ayudarles, pero este es el mejor momento para enseñarle a aprovechar su tiempo y la estrategia de trabajo. Muéstrale que puede dividir la tarea en partes y organizarla en el tiempo, que puede hacerla por sí mismo si tiene la confianza suficiente para hacerlo y si le dedica tiempo. Enséñale que, con trabajo y perseverancia, todo se puede conseguir.

6. La lectura amplia los conocimientos del líder. Motiva a tu hijo para que lea. Los líderes leen, y mucho. De hecho, multitud de estudios han mostrado las ventajas de la lectura en los niños que desde pequeños la han practicado con regularidad. Si quieren incentivar el liderazgo en tu hijo, invítale a que lea mucho y que vaya variando de temas y estilos.

Aún así, no esperes a que sea mayor para decirle que lea. Es importante que en casa el pequeño tenga ejemplo: ver a los padres leyendo o que éstos les lean cuentos o historias interesantes es vital para el aprendizaje de la vida y, por supuesto, también del liderazgo.

7. El optimismo es una buena cualidad para el líder. Si querer es poder, para querer hay que estar motivados a que lo conseguiremos. Con esta base, es importante transmitir a nuestros hijos la importancia de los pensamientos optimistas, pues también la ciencia ha demostrado que están conectados con el éxito. Ahora bien, optimista no quiere decir que se le escondan los fallos, sino que nuestro hijo aprenda a sobrellevarlos y encontrarles el lado positivo: un error siempre nos enseña un nuevo camino para volver a intentarlo.

Ángela R. Bonachera

Te puede interesar:

- Cómo llegar a ser un líder

- Los valores de un buen líder

- Madera de líder: cualidades y virtudes de un buen líder

Para leer más

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.