Actualizado 25/04/2022 15:31

Trastorno del aprendizaje no verbal, cuando las palabras no bastan para educar

El trastorno del aprendizaje no verbal puede alterar el día a día de los niños que lo padecen.
El trastorno del aprendizaje no verbal puede alterar el día a día de los niños que lo padecen. - ISTOCK

Existen muchas formas de comunicarse. La más habitual es usar las herramientas propias de nuestro idioma, pero también podemos interactuar con otros de forma no verbal. De esta forma, aunque no hayamos dicho nada, podemos indicar que estamos enfadados, o reconocer que otra persona se ha molestado con nosotros. Sin embargo, en algunas ocasiones estas habilidades fallan.

De esta forma, se estaría hablando de un trastorno de aprendizaje no verbal, que se caracteriza por una disfunción específica en las habilidades motrices, de coordinación, visuoespaciales y por dificultades en las relaciones sociales. Desde la Fundación Cantabria Ayuda al Déficit de Atención e Hiperactividad, CADAH, advierten que aunque se posean habilidades lingüísticas óptimas, es posible advertir este problema.

Aparición del trastorno del aprendizaje no verbal

Durante la infancia algunos niños presentan alternaciones en la psicomotricidad y en algunas tareas como el dibujo. Ya en la edad adulta esto se puede traducir en la presencia de dificultades para establecer relaciones familiares, de amistad y de pareja. También es habitual que la convivencia con el resto de personas se vea alterada. Y, con frecuencia, existe una alta predisposición a padecer problemas psicológicos (afectivos, emocionales, o sociales).

En el área socio-emocional, el trastorno del aprendizaje no verbal, pueden encontrar varias afecciones como las siguientes:

- Escasa expresividad facial y corporal

- Tono de voz neutro y monótono

- Temor o evitación ante las situaciones nuevas

- Recordar la información pero no sabe por qué es importante

- Comunicar la información de un modo socialmente inapropiado

- Dificultad para adaptarse a los cambios

- Prestar atención a los detalles pero no capta la idea general

- Pensar en términos literales y concretos

- No detectar señales sociales como las expresiones verbales y/o no verbales

- No darse cuenta de las reacciones de las otras personas

- Dificultad para tomar decisiones

Todas estas dificultades en el área social derivan de una comunicación no verbal deficitaria que dificulta la comprensión de las claves no idiomáticas de cualquier relación. Sutilizas, dobles sentidos, el significado de una mirada, ironía, sarcasmo, bromas, reconocimiento de emociones, interpretación de gestos y expresiones corporales o problemas de empatía son solo algunas situaciones derivadas.

Tratamiento del trastorno del aprendizaje no verbal

Los profesionales de la Fundación CADAH señalan que el tratamiento debe enfocarse desde la perspectiva multimodal debido a la necesidad de intervenir sobre casi la totalidad de las áreas del afectado:

- Terapia psicológica

- Entrenamiento neurocognitivo/neuropsicológico

- Entrenamiento en habilidades sociales

- Intervención educativa

- Intervención familiar (entrenamiento de padres)

La detección precoz y la intervención temprana son factores clave para alcanzar una mejoría funcional y una mejor evolución del trastorno.

Damián Montero

Te puede interesar:

- 6 consejos para mejorar la comunicación con tus hijos

- La comunicación en la familia

- 5 consejos para leer en voz alta con tus hijos

- Cómo hablar a un bebé: 5 consejos para empezar a comunicarte con tu hijo

Contador